La final de los Sudamericanos titulares

Diego Godín y Filipe Luis lo sufrieron en Atlético de Madrid; en la vereda opuesta festejó Casemiro que hizo un partidazo
Real Madrid y Atlético de Madrid revivieron la final de 2014 disputada en Lisboa, esta vez con la cancha de San Siro como escenario.

El uruguayo Diego Godín y el brasileño Filipe Luis repitieron como actores protagonistas, buscando una revancha que se diluyó en la tanda de penales, mientras que José Giménez no jugó.

Godín disputó su partido número doce con Atlético de Madrid en la presente temporada de Liga de Campeones y tuvo el papel de líbero para salir al apoyo de los carrileros o ayudar en el marcaje del montenegrino Savic sobre el atacante francés Karim Benzema, en la dura tarea de frenar a la BBC del club merengue.

Luis se exprimió desde el minuto 1 de partido, subiendo y bajando por el carril izquierdo e intentando crear peligro con sus incorporaciones en ataque.

Ese trabajo tenía además, como finalidad, bloquear el trabajo ofensivo del galés Gareth Bale, ajustado a las responsabilidades defensivas.

La historia de la final de Lisboa se repitió por partida doble para Filipe Luis, que además de no salir campeón por segunda vez, tuvo que retirarse en la prórroga.

Era el minuto 107 de partido, cuando el brasileño se tiró al césped para pedir el cambio por problemas en sus abductores.

Desde el banco tuvo que vivir los penales que dejaron a Atlético de Madrid sin su primera Champions League.

Carlos Henrique, conocido como Casemiro, fue la otra cara de la moneda, saliendo campeón tras una campaña que no arrancó bien para él y en la que terminó como titular indiscutible en la consideración de Zinedine Zidane.

Casemiro pudo ser un gran protagonista en la final de San Siro, cuando en el minuto 6 del partido tuvo una chance clara luego de un centro de Bale y obligó a Jan Oblak a lucirse para evitar la caída de su arco.

El partido del volante brasileño fue de mucha lucha en el centro de la cancha, donde tuvo que disputar cada pelota que pasaba por ahí con Gabi Fernández y Koke Resurrección.

Zidane armó una mitad de terreno con Toni Kroos y Luka Modrić para crear fútbol desde la zona medular, dejando solo a Casemiro a la hora de hacer los relevos.

En la tanda de penales, el '14' del equipo blanco dejó el protagonismo al resto de sus compañeros, no lanzó y esperó al tanto definitivo de Cristiano Ronaldo para festejar la undécima Liga de Campeones.

Tras un año cedido en Porto, el volante norteño regresó para ganarse un lugar de indispensable en el campeón.

Populares de la sección