La FINA, Catar y la danza de millones

El Observador presenció la gala de premiación de los mejores atletas del año en deportes acuáticos en una ceremonia a todo lujo

Una banda de jazz en vivo, una cantante lírica, otras dos melódicas, un grupo de danza ruso, una atractiva violinista, el lujo de un mega hotel catarí, pantalla gigante, estrellas deportivas y una cena para miles de personas. Así celebró este lunes la Federación Internacional de Natación (FINA) la ceremonia de entrega a los mejores deportistas del 2014 en los distintos deportes acuáticos.

El Observador presenció la fiesta en el Hotel Grand Hyatt de Doha, la capital de Catar. Y el derroche realizado en la tierra de los petrodólares no dejó de asombrar un instante.

Claro, una nación que se da el lujo de organizar cinco mundiales de distintos deportes en cinco años y que prometió invertir US$ 50 mil millones para ser sede del Mundial de fútbol de 2022 todo lo puede. Lujo y glamour. Clase y distinsión.   

Así fueron desfilando los premiados, todas estrellas de renombre con peso internacional, más allá de que no pateen una pelota de fútbol. Gente que maneja cifras astronómicas en espónsores. 

 

Galardón                                            Deportista                País

Mejor nadador                              Chad Le Clos                  Sudáfrica

Mejor nadadora                            Katinka Hosszu               Hungría

Mejor waterpolista h                     Filip Filipovic                    Serbia

Mejor waterpolista m                    Maggie Steffens              EEUU

Mejor en nado sincronizado          Huang Xuechen              China

Mejor nadador aguas abiertas      Allan do Carmo                Brasil

Mejor nadadora aguas abiertas    Ana Marcela Cunha          Brasil

Mejor clavadista h                        Cao Yuan                        China

Mejor clavadista m                        Liu Huixia                      China

Mejor saltador de altura                Orlando Duque              Colombia

Mejor saltadora de altura              Rachelle Simpson           EEUU

 

Las autoridades del deporte catarí también se hicieron presentes para revistir al evento de caracter oficial. 

Y entre toda esa magnitud del evento, la figura de un uruguayo: Julio Maglione, el presidente de la FINA. Un hombre que reparte abrazos con los árabes y con los dirigentes deportivos de todas partes del mundo y a quien le tocó inaugurar la ceremonia con palabras de bienvenida. 

Es la poderosa FINA. Una exitosa organización que sostiene a la natación, uno de los dos pilares de  los Juegos Olímpicos junto al atletismo. Es el poder económico catarí. Y esa mezcla puede ofrecer una noche de gala de considerable magnitud. Desde un exquisito humus como plato de entrada, pasando por la interpretación de Con te partiro por una cantante lírica hasta la posibilidad de charlar mano a mano con el misímisimo Chad Le Clos. 

Y así, con movidas marketineras al más alto (y glamoroso) nivel, es que este deporte busca seguir siendo puntal olímpico y al mismo tiempo seguir progresando en materia de captación económica, desarrollo deportivo y expansión en el público por fuera del período de los Juegos. En Catar, encontró al socio perfecto.  

 

 


Fuente: Pablo Benítez, invitado a Doha, Catar

Populares de la sección

Comentarios