La FIFA recuerda el gol de Ghiggia

El órgano rector del fútbol informó que este miércoles “el Centenario gritará el gol de Ghiggia” y publicó una nota del "Maracanazo"

La FIFA hizo mención a la iniciativa de gritar el gol de Alcides Ghiggia a Brasil en la final del Mundial 1950 en Maracaná, “el gol que nunca se gritó”, que se llevará a cabo este miércoles a la hora 20, antes del partido Uruguay-Jordania en el Estadio Centenario.

“Mañana, el Centenario gritará el gol de Ghiggia”, publicó este martes la cuenta de Twitter de la FIFA. Además, se adjuntó un enlace a la nota titulada “Un silencio ensordecedor”, en la que se repasa la final del “Maracanazo”.

“Pasar a la historia es el destino natural de los grandes triunfos. Pero lo difícil es que una derrota quede grabada para siempre en los libros y la memoria. Porque, claro, cuando Uruguay marcó el 2-1 y se proclamó bicampeón del mundo el 16 de julio de 1950 consiguió una gran e inolvidable victoria, sí, pero cuya conmemoración fue completamente eclipsada por las impresionantes consecuencias que tuvo en el bando derrotado, el brasileño. La historia de la final de la cuarta Copa Mundial de la FIFA es, sobre todo, la de una derrota inesperada y chocante. Y de un silencio colectivo como nunca ha habido en el fútbol”, dice la nota.

La publicación de FIFA también repasa expresiones de Ghiggia: “’Jamás en mi vida he visto un pueblo tan triste como el brasileño después de aquella derrota. Era para ponerse a temblar’, recordaría años después Alcides Ghiggia, autor del tanto que culminó la remontada uruguaya y dio el título a los suyos, y también de un puñado de frases pintorescas para describir aquella tarde carioca. ‘Tan sólo tres personas, con un único gesto, han hecho callar a un Maracaná con 200.000 espectadores: Frank Sinatra, el Papa Juan Pablo II y yo’”.

Con respecto al gol del delantero uruguayo que hoy será homenajeado, se indica: “Nadie esperaba lo que ocurriría en el minuto 34 de la segunda mitad. De nuevo, Ghiggia frente a Bigode. Y el uruguayo volvió a imponerse. ‘Por el medio, venía corriendo otra vez Schiaffino, esperando el pase hacia atrás, como en el primer gol”, cuenta Ghiggia. “Barbosa también pensó en la repetición de la jugada anterior y se adelantó para cortar el cruce. Vislumbré la oportunidad de chutar directo a gol’”.

“Disparó. Su único tiro entre los tres palos en todo el encuentro. El balón se introdujo entre el poste izquierdo y el portero brasileño. Había ocurrido lo imposible, y Barbosa cargaría para siempre con un exagerado peso de culpable. “Fue la manera que encontré de entrar en la historia de Brasil”, lamentaría, con humor melancólico, el ex guardameta años después. “En este país, la pena máxima para un crimen es de 30 años. Yo no soy un delincuente y ya he cumplido diez más. Tengo derecho a dormir tranquilo”, clamaría en una entrevista realizada en 1994, seis años antes de su muerte.

Homenaje a Ghiggia
El miércoles habrá un homenaje a Ghiggia

Populares de la sección

Comentarios