La fiesta del rugby llega a los 25 años

Old Boys festeja este viernes y sábado el 25° del seven de Punta del Este; el torneo supo contar con los mejores jugadores del planeta, luego sufrió la crisis pero se supo reinventar para ofrecer rugby de excelente nivel

Es uno de los inventos dorados del rugby uruguayo. Porque  en su momento, Old Boys entendió como nadie la magia del Seven, esa misma que muchos años después le permitió al deporte ovalado entrar a los Juego Olímpicos y encontrar una veta nueva a través del Circuito Mundial IRB, con nuevos ingresos por televisación y decenas de nuevos mercados, a los que antes el rugby ni se imaginaba pode ingresar.

El seven es show, vistosidad y diversión. Esas son las tres cosas que el azulgrana supo ver allá por 1989: convencer a las máximas estrellas del planeta (por entonces amateurs) a venir una semana a Punta del Este, disfrutar de la playa, de la noche y, durante cuatro o cinco horas del fin de semana, jugarse el honor adentro de la cancha del Campus.

Aquel genial invento de 1989 cumple hoy 25 años: desde la hora 16 en el Campus de Maldonado se pone en marcha esta tarde el tradicional Seven de Punta del Este.

De allá para acá.
Hoy no están la  Nueva Zelanda de Lomu, la Australia de David Campese o la Argentina de Pichot. El Seven es otro, porque el rugby es otro: maneja presupuestos millonarios y un calendario perfectamente cronometrado en una especie de Fórmula 1 que recorre el planeta, y al cual a Punta del Este le es absolutamente imposible ingresar, más allá de que, durante un par de años, un par de empresas argentinas que se asociaron comercialmente con Old Boys repetían como latiguillo –más para el marketing y los sponsors- que Punta podía volver a ser parte del Circuito Mundial.

Desde hace un par de años Old Boys trabaja solo, sin grandes departamentos de mercadotecnia o caras famosas que ayuden a vender. Punta no perdió el glamour, pero además recuperó esa “esencia de club” que tuvo en los primeros años. Desde hace un tiempo, el Seven de Punta es más parte del rugby uruguayo, más identificado con esa esencia amateur. Los azulgranas se han quemado las pestañas para seguir presentando grilla de equipos de buen nivel, y lo han conseguido.

Hace unos años fueron Samoa y Tonga. Ahora Sudáfrica y Argentina, con varios jugadores que son parte del Circuito. Además están Uruguay, Chile, Paraguay y Brasil, las mejores selecciones provinciales argentinas y los mejores clubes de ambas orillas del Plata, además de Old Boys, que presenta dos equipos: el “XXV años” y el “Centennial”, prueba de que nadie en el club quería perdérselo.

Los favoritos
Buenos Aires tiene un lazo especial con este torneo, que ha ganado en tres de las últimas cuatro ediciones, imponiéndose a equipos como Samoa y la propia Argentina. Los albicelestes llegan con la denominación de Pampas VII (la IRB no deja a los participantes de su Circuito participar con su nombre en otros torneos), y con un plantel en el que aparecen algunos de los jugadores que son parte del equipo principal de seven. Algo similar ocurre con Sudáfrica, que llega con un plantel de varias promesas y otros que acaban de debutar en el equipo principal.

Esos son los principales favoritos, pero el Campus de Maldonado sabe de equipos que no estaban en los papeles y que se meten hasta las instancias finales. Eso intentará un muy joven equipo de Los Teros, en plena reconstrucción y buscando rodaje para sus objetivos internacionales  de 2014.

Ante todo, el Seven será una fiesta para Old Boys. Y la chance de un merecido festejo por aquella genialidad de 1989.


Populares de la sección

Comentarios