La esencia del US Open

Serena y Venus Williams juegan hoy por segunda ronda y son siempre atracción en Flushing Meadows, en un cambiante circuito femenino que sostiene la vigencia de su juego


No será la primera vez que el US Open se rinde a los pies de ambas. Si bien la edición 2012 del cuarto y último Grand Slam de la temporada recién empieza, desde la jornada del martes el torneo de la rama femenina presenta un clima que tiene un solo apellido: Williams.

Siempre protagonistas cada vez que regresan al cemento de Flushing Meadows, las hermanas Serena y Venus satisfacen las expectativas del público. En los últimos años es verdad que Serena, la menor, desplazó en juego, en ranking y en chances de títulos a Venus, pero cualquiera de las dos se queda con el apoyo del público.

Entre las dos cosecharon cinco coronas de singles en Nueva York, tres de ellas en poder de Serena.

Sus personalidades demoledoras, sus físicos, espigado el de Venus, portentoso el de Serena, más sus atuendos y peinados siempre llamativos, son un sello del US Open desde que irrumpieron entre las mejores del tenis mundial, a fines de la década de 1990.

Esta vez no es excepción y se deshicieron fácilmente de sus rivales de turno en primera ronda, claro está para el delirio de los seguidores estadounidenses. Prueba de ello es la programación de hoy, pues ambas son el plato fuerte de la jornada, en la que cerrarán cada turno de la cancha principal del estadio Arthur Ashe.

Serena saltará a la cancha en el último partido del programa del mediodía y Venus terminará la jornada, incluso como partido de fondo, luego del que jugará por segunda ronda el número uno del mundo, el suizo Roger Federer.

En un circuito femenino con muchos altibajos, las Williams son siempre atracción, tanto en singles como en dobles, pues, por si fuera poco, siempre juegan juntas y dan forma a una temible pareja.

El circuito femenino, cambiante, con muchas jugadoras plagadas de irregularidades en su juego, les permite seguir vigentes

Hoy pululan las tenistas de países del ex bloque soviético, a tal punto que a veces ya no se sabe ni quién es quién.

Sin embargo, la avasallante imagen de las Williams tiene que ver con su tenis, especialmente el de Serena.

Prueba de la falta de dominio neto de una jugadora es la lista de ganadoras de los torneos de Grand Slam. En los últimos siete nadie pudo repetir el plato.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios