La escala del corazón

Diego Forlán será presentado hoy a la hora 13 en el Palacio Peñarol como nuevo jugador de Peñarol, hasta diciembre de 2016
De un lado le tiraron elogios, homenajes, piropos y sueños hasta hoy no correspondidos; él respondió siempre con gratitud, muestras de amor a los colores y cautela para no prometer en vano temas sensibles al corazón.

Los caminos de Diego Forlán y Peñarol se unirán hoy a la hora 13 en el Palacio Peñarol cuando el futbolista sea presentado como nuevo jugador mirasol hasta diciembre de 2016, en una cruzada que lo tendrá como referente.

Pero quienes crean que la firma del contrato será punto final a una novela cuyos guionistas trabajaron durante años, están equivocados.

La historia de Diego y Peñarol se empieza a escribir hoy y se lo nombra sin apellido, porque la historia del los Forlán con el club ya tuvo páginas doradas y momentos inolvidables.

Hace 20 años, Diego se vestía de aurinegro en Quinta División para cumplir su sueño de jugar en Peñarol, pero la responsabilidad de ser un pibe atípico para la media del fútbol le pasó factura.

Su deseo de terminar el colegio para luego formarse como abogado, carrera que fue derrotada por el brillante futbolista, lo empujaron a tomar la decisión de buscar un equipo que le quedara más cerca de su casa.

Pensó en ir a Defensor Sporting, el club más cerca de Carrasco, su barrio de nacimiento, pero la salida de los mirasoles tenía la negativa de no vestirse ni de violeta ni de tricolor.

Y recaló en Danubio como una escala donde escaparle a la presión de ser un Forlán, antes de cruzar el charco para debutar en Independiente.

El resto es historia conocida. Goles y títulos con el Manchester United de Cristiano Ronaldo y David Beckham, nivel de delantero estrella en el Villareal de Juan Román Riquelme y huella de lujo en un Atlético de Madrid que supo pisar fuerte en Europa.

Blanco preferido de los paparazzi y los sensacionalistas de turno, Forlán vivió un romance perfecto con la Celeste.

En la selección fue la cara visible del proceso más exitoso de los últimos 50 años y un jugador que respondió siempre que fue llamado a actuar.

"Mi viejo está entusiasmado, pero esto no lo hago por mi viejo, sino por mí. Soñaba con esto y me entusiasmaba. Si me hace feliz y a los que están al lado mío también, mejor" "Mi viejo está entusiasmado, pero esto no lo hago por mi viejo, sino por mí. Soñaba con esto y me entusiasmaba. Si me hace feliz y a los que están al lado mío también, mejor"

Pero la vida se compone de etapas y ayer Diego llegó a Montevideo para sellar un pacto con su corazón.

Salió de la zona vip del Aeropuerto Internacional de Carrasco y los periodistas se disfrazaron de zagueros para tirarse encima: "No llego a Peñarol por mi viejo, lo hago por mí. Si a mí me hace feliz y todos los que están alrededor están más felices todavía, para mí va a ser mucho mejor".
La carrera de Forlán está marcada por similitudes familiares que le tocan las fibras íntimas.

291 Goles. Fueron los que anotó Forlán en 750 partidos como profesional. El equipo que más lo disfrutó fue Atlético de Madrid con 96 gritos. Su registro más bajo fue en Inter de Milán con dos goles en 20 partidos. 291 Goles. Fueron los que anotó Forlán en 750 partidos como profesional. El equipo que más lo disfrutó fue Atlético de Madrid con 96 gritos. Su registro más bajo fue en Inter de Milán con dos goles en 20 partidos.

En 1997, año en que Peñarol se consagraba con el segundo Quinquenio de su historia, se dio el gusto de jugar en Independiente, club donde su abuelo fue ídolo.

En 2011 completó la tríada de campeones continentales, ya que ganó la Copa América que también habían ganado su abuelo y su padre.

Hoy cerrará su vínculo donde Pablo, padre y artífice de la llegada del delantero, se transformó en leyenda buscando que el camino familiar le regale otra página de disfrutables coincidencias.

Populares de la sección

Acerca del autor