La encrucijada de Luis Suárez

El delantero aceptó la sanción de 10 partidos y no jugará hasta la séptima fecha de 2013-2014; esta situación pone al jugador más afuera que adentro del fútbol inglés. Wenger, Mancini y Redknapp defienden al uruguayo

El corazón le dice a Luis Suárez que se tiene que quedar en Inglaterra para defender a Liverpool, un club que lo cobijó como a un gran ídolo. La realidad que vive a diario, el resto del fútbol inglés y las presiones que soporta, lo invitan a abandonar la Liga a la que llegó cargado de sueños y a la que le aportó goles y talento como solamente él puede.

Suárez renunció ayer a presentar un recurso contra la sanción de 10 partidos que le impuso el miércoles la Federación de fútbol inglesa (FA) por morder al defensa serbio de Chelsea Branislav Ivanovic, en el partido del domingo.

Al término del plazo de dos días que el delantero tenía para presentar argumentos contra el castigo, el organismo deportivo divulgó en un comunicado que Suárez, de 26 años, “no ha apelado la suspensión que determinó la comisión reguladora independiente esta semana”.

A través de las redes sociales, Suárez explicó su decisión: “Me gustaría explicarle a todos que decidí aceptar la sanción porque, mientras 10 juegos son claramente más graves que otras sanciones dadas en casos pasados donde jugadores han resultado seriamente lesionados, yo entiendo que mis acciones no son aceptables en el fútbol; entonces no quiero dar una impresión equivocada a la gente haciendo una apelación”.

A su vez, sostuvo que se encuentra “muy arrepentido” por el incidente.

También señaló que sabe que todas las cosas que le pasan en Inglaterra lo ayudarán a mejorar su conducta en la cancha. “Ahora mismo, yo solo quiero enfocarme en ser un mejor futbolista dentro y afuera de la cancha”, explicó.

Por último, Suárez señaló que quiere aprender de lo que ha pasado en los últimos 2 años y medio, desde que llegó a Liverpool. “Muchas cosas se han dicho y hablado sobre mí, yo solo he tratado de hacer lo mejor en la cancha. Espero regresar a jugar pronto”.

La sanción se aplicará de manera inmediata, por lo que el uruguayo ya no podrá participar en los cuatro encuentros que restan de temporada en la Premier League (ante Newcastle el domingo y luego frente a Everton, Fulham y QPR).

El resto de los seis partidos los cumplirá en el torneo del año que viene, juegue o no en Liverpool. Si lo venden a otro club, también deberá pagar esa sanción.

La pena a Suárez es una de las más duras que se han impuesto en la liga inglesa en los últimos tiempos e iguala a la que se decretó contra el exfutbolista inglés de Southampton David Prutton en 2005 por empujar al árbitro Alan Wiley.

Cabe recordar que la temporada pasada, Suárez ya recibió una sanción de ocho encuentros por dirigir insultos racistas al jugador de Manchester United Patrice Evra, castigo que  Liverpool tampoco apeló ante el organismo deportivo.

Para el entrenador de los reds, el norirlandés Brendan Rodgers, la FA “ha castigado al hombre, no la acción”, y se trata de una pena “que no tiene intención alguna de contribuir a su rehabilitación”.

Diversos técnicos de la liga inglesa han criticado la dura sanción contra Suárez: el francés Arsène Wenger, entrenador de Arsenal, consideró que “lo que ha jugado completamente en su contra es su historial. Esa es la única explicación que puedo encontrar para un castigo tan severo”, afirmó.
Para el técnico francés, la Federación “debe explicar si la sanción se basa en la gravedad de su conducta o bien en su historial, y valorar si es proporcionado en relación con castigos que se han impuesto a otros jugadores en el pasado”.

En el mismo sentido que Wenger, el técnico de Manchester City, Roberto Mancini, sostuvo que la decisión de la FA es demasiado rigurosa.

“A veces (la Federación) toma decisiones extrañas. En mi opinión, 10 partidos es mucho. No sé si lo ocurrido fue peor que otras situaciones”, señaló.

El entrenador del QPR, el inglés Harry Redknapp, indicó por su parte que ya se esperaba que la sanción contra Suárez resultara “feroz”. “Se veía venir que sería castigado con un martillo. Es una sanción bastante feroz, 10 partidos, pero tiene que aprender. Va a ser difícil para Brendan (Rodgers)”, afirmó Redknapp.

Suárez, que tiene contrato con Liverpool hasta 2016, carga con la mochila del fútbol inglés, mientras en el exterior sus goles seducen.


Populares de la sección

Comentarios