La elección de FIFA es voto a voto

A 24 horas de la elecciones, Infantino y Salman buscan convencer a los indecisos
Luego del escándalo del Fifagate en mayo, y la detención de más de una decena de dirigentes sudamericanos, la FIFA llega a su nueva elección presidencial mañana en un ambiente más discreto. Mucho del lujo y de la ampulosidad quedó en el pasado, pero las negociaciones por detrás de escena se mantienen para elegir al sucesor de Joseph Blatter para los próximos cuatro años.

Y ante todo, las consecuencias de lo que pase el viernes siguen siendo gigantes para el futuro del fútbol mundial, envuelto en la crisis de credibilidad más grande de la historia.

Las negociaciones
A dos días para la elección presidencial, y con dos candidatos despegados -Gianni Infantino y el jeque Salman-, la lucha parece centrarse en la cuestión de los votos de África, que se presentan decisivos. "Soy optimista y tengo motivos para serlo más. Las conversaciones que he podido tener con presidentes de federaciones africanas han sido muy claras. He recorrido África del norte al sur, comencé en El Cairo y he terminado en Ciudad del Cabo", afirmó ayer.

Los números
Así, Infantino marcó un nuevo capítulo en esta carrera electoral. Porque hasta ahora, las cuentas parecían bastante claras: Salman decía tener el voto en bloque de África y Asia, luego de un memorándum de entendimiento entre ambas confederaciones. Con los 54 votos de África y los 46 de Asia, eso significaban 100 votos, cerca de la mayoría (la mitad más uno de los 209 votos, 105), pero lejos de los dos tercios necesarios para ganar en primer vuelta.

Además, queda por ver si la FIFA levanta las sanciones a Kuwait y a Indonesia por irregularidades internas. Si no lo hace, los votos de Asia serán 44 y la cifra total 207, por lo que para conseguir la mayoría serían necesarios 104.

Por otro lado Infantino tiene, a grandes rasgos, asegurada a la UEFA, que lo votó oficialmente como su candidato (53 votos) y a Conmebol, que lo ratificó en reunión de Congreso hace dos semanas (10 votos). De hecho, la Asociación Uruguaya de Fútbol ratificó ese apoyo la semana pasada, cuando lo votó en Asamblea de Clubes.

El acuerdo con Conmebol va más allá: es una alianza con Europa, con el objetivo de fortalecer el poder de los dos contentes más fuertes de lo futbolístico. Quedan puntos espinosos en el medio, como la cesión de jugadores de clubes europeos a las selecciones, pero tienen una plataforma común clara, como fortalecer su presencia en torneos internacionales, contra la mayor inserción del tercer mundo que significaría una victoria de Salman.

Además, el europeo se aseguró el voto de los siete miembros de la Unión de Naciones de Centro América (Uncaf), la parte latina de Concacaf. Los países del Caribe no se pronunciaron, al igual que EEUU, México y Canadá. Eso le da, en principio, en el entorno de 70 votos a Infantino, poderosos desde lo futbolístico pero lejos de asegurar una victoria.

El voto de el resto de Concacaf (34 votos) y de Oceanía (11) pasa a ser clave para definir la elección.

La negociación
Pero a partir de ahí todo empieza a entreverarse, sobre todo teniendo en cuenta que el voto es de cada federación nacional y no de las confederaciones, lo que le da gran margen de maniobra a los países por sobre sus organizaciones continentales. Por ejemplo, la ofensiva de Infantino en África ya le aseguró un voto, el de Sudán del Sur, que públicamente se volcó por el suizo. Pero además se especula que, a último momento, varios países pueden sorprender.

En América no todo es tan claro: Folha de Sao Paulo informó ayer que la Confederación Brasileña –con su presidente Marco Polo del Nero suspendido pero operando desde Brasil- se puede dar vuelta sí ve que los vientos soplan par Salman, y además arrastrar algún otro país. Mientras tanto, en Europa, la federación de Malta anunció que votará al Príncipe.

Lejos, Alí, Champagne y el sudafricano Tokyio Sexwale perdieron ayer su última batalla: un pedido ante el Tribunal Superior del Deporte (TAS) para que las cabinas de votación sean transparentes, lo que según ellos ayudará a la cristalinidad de la elección. No son candidatos con chances, aunque sus pequeños bolsones de votos pueden ser clave en la segunda vuelta.

Zurich volverá a estar en el centro de la escena en las próximas horas. El mundo del fútbol quiere que, por una vez, desde la capital suiza no lleguen nuevos escándalos. l

Los números

209
Votos. Para ganar en primera vuelta se necesitan dos tercios (138). Para ganar en segunda alcanza con mitad mas uno (104).

los dos principales candidatos y sus votos

Jeque Salman (97)
Lleva la delantera
En un primer conteo cuenta con los 44 votos de Asia (pueden ser 46 si se habilita a Indonesia y Kuwait) y 55 de África (todos menos Sudán). Son 98, a seis de la mayoría pero lejos de ganar en primera vuelta.

Infantino (70)
Gana apoyos
Según los cálculos primarios tiene 52 votos de Europa (todos menos Malta), 10 de Sudamérica (con Brasil en duda), 7 de Uncaf (Centroamérica) y uno de África (Sudán). Eso le da 70 votos, lejos del liderzago pero con impulso en el cierre.

votos en danza (40)
Otros candidatos y dudas
Oceanía (11 votos) y Norte América y Caribe (28) no definieron públicamente su voto y darán libertad a sus asociaciones. Eso y los votos de los candidatos menores (Alí tiene entre 2 y 4) también pueden definir la elección o una alianza en segunda vuelta.


Uruguayos presentes

Wilmar Valdez. Presidente AUF. Integrará el Ejecutivo de FIFA.

Alejandro Balbi. Secretario AUF. Integra delegación AUF.

Rafael Fernández. Vice AUF. Completa la delegación.

Eduardo Ache. Viaja como observador de Conmebol.

Populares de la sección