La dueña de la bandera

Déborah Rodríguez será la abanderada de Uruguay en los Juegos Panamericanos de Toronto
La atleta Déborah Rodríguez fue elegida para ser la abanderada de Uruguay en los Juegos Panamericanos que se llevarán a cabo en Toronto entre el 10 y el 26 de julio.

La designación oficial y la entrega del pabellón se realizará este martes, a la hora 12.30, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo.

Pero según pudo saber Referí la decisión ya fue adoptada por parte del directorio del Comité Olímpico Uruguayo (COU).

Déborah, de 22 años, era una candidata cantada por múltiples razones.

Lleva varios años de una carrera ascendente en las pistas de Uruguay y del mundo recorriendo las distintas categorías del atletismo con récords y podios.

"Empecé con el atletismo a los cuatro años y mientras, hice ballet, natación, judo, gimnasia artística y hándbol", le contó a El Observador el 14 de agosto de 2011 en una entrevista en la casa de sus padres en la Unión.

Hija del exfutbolista Elio Rodríguez y de Silvia Güelmo, exatleta, es hermana melliza de Ángel, volante de River Plate. El hermano más grande, Martín, jugó al básquetbol en Albatros.

En 2007 representó a Uruguay en el Mundial de menores de 2007 en República Checa y al volver pasó de Empole a Campus de Maldonado donde la entrena Andrés Barrios.

Pasaron ocho años y Déborah es actualmente la mejor de Sudamérica en dos pruebas: 400 vallas y 800 m.

Su paso a paso se hizo a fuerza de campeona en el 400 vallas.

Fue medalla de oro en Lima 2008 en el Sudamericano de menores (sub 18) y repitió el logro al año siguiente entre los juveniles (sub 20) en Brasil.

En 2009 le dio a Uruguay la segunda medalla de su historia a nivel mundial. Fue bronce en Bressanone, Italia quedándose con el récord nacional de Jessica Miller.

En 2010, entre los sub 23, fue medalla de plata de los Juegos Odesur de Medellín.

En 2011, en Miramar, fue bronce en el Campeonato Panamericano juvenil, el mismo día en que Uruguay se consagró campeón de América. Entre las mayores fue bronce en el Sudamericano de Buenos Aires.

En 2012 compitió en los Juegos Olímpicos de Londres por cupo invitacional. Llegó con una marca de 58.63 y estampó un 57.04 que la dejó 28ª y mejor sudamericana.

Posteriormente fue oro en el Sudamericano sub 23 de San Pablo en 400 vallas y llanos. En esta última marca se adueñó del récord nacional de Margarita Grun, vigente desde 1985.

En 2013, fue plata en el Sudamericano de Cartagena de Indias.

Sus dos últimos años fueron impresionantes. En los Juegos Odesur de Santiago 2014, que se ampliaron de categoría sub 23 a mayores, fue oro en 400 vallas y 800 m.

Meses después, en Barcelona conquistó el récord nacional de los 800 m, propiedad de Valeria Britos.

El broche de oro se lo puso en el Sudamericano sub 23 de Montevideo donde ganó tres oros en pruebas individuales (400 planos y vallas y 800 m), un récord para estos certámenes.

Este año fue parte de la mejor historia del atletismo uruguayo a nivel de Sudamericanos de mayores al ganaron dos oros en el certamen disputado hace un par de semanas en Lima.

Venía de una gira donde mejoró su récord nacional en 800 m y logró imponerse en esa prueba y en 400 vallas, con sendos récords.

En los Juegos Panamericanos buscará algo histórico para Uruguay: meterse en una final en una prueba (400 vallas) donde las mejores del mundo son de Estados Unidos y Jamaica. Pero Déborah se anima a todo.

La bandera uruguaya está en las mejores manos.

Acerca del autor