La disyuntiva de Urrutia: título o el riesgo para su carrera

El uruguayo enfrentó nuevamente el desafío de un óvalo en Estados Unidos
Santiago Urrutia obtuvo la quinta posición en la carrera disputada el sábado en el óvalo de Newton, Iowa, sede de la antepenúltima fecha del campeonato 2015 de la categoría Pro Mazda de los Estados Unidos, y se mantiene al frente del torneo.

La única competencia del fin de semana fue ganada por el tailandés Weiron Tan que completó las 100 vueltas al pequeño óvalo en un tiempo de 42m28.955s. El canadiense Dalton Kellett se ubicó en la segunda posición a 9.731s del líder, en tanto Patricio O'Ward, compañero de equipo de Urrutia, completó el podio.

Urrutia lidera ahora el torneo con 251 puntos, 27 más que el tailandés Weiron Tan. El californiano Neil Alberico es tercero con 218, en tanto el cuarto es el francés Timothé Buret con 210 unidades. La próxima fecha (penúltima) constará de dos carreras y se disputará en Mid-Ohio entre el 30 de julio y el 2 de agosto.

Análisis

En la jornada previa, el sitio oficial de la categoría resumía de esta manera la situación del piloto oriundo de Miguelete: "El debutante uruguayo Santiago Urrutia lidera actualmente el campeonato a través de una impresionante primera campaña en Norteamérica con el Equipo Pelfrey, tras competir en Europa en los últimos cuatro años. Urrutia venció dos veces, en el NOLA Motorsports Park y en el circuito de Gran Premio de Indianápolis, pero tuvo dificultades en mayo en el Lucas Oil Raceway, su única carrera en un óvalo".

Era una buena puesta a punto de la situación deportiva del piloto uruguayo. El líder del campeonato volvía a enfrentarse a un óvalo, el mayor desafío de su primera temporada en suelo norteamericano. Era uno de los exámenes más difíciles del año por la falta de experiencia de Urrutia en ese tipo de trazado y por el magro resultado que logró en su primera incursión en mayo, pero el uruguayo era consciente que dominar un óvalo es materia obligatoria para quien persiga el objetivo de convertirse en campeón en los Estados Unidos.

Urrutia salvó el examen con buena nota, cedió apenas tres puntos pero se mantuvo al frente del campeonato y está cada vez más cerca de lograr la ansiada corona, pero el análisis no estaría completo si el factor económico no se pone sobre la mesa.

En el escenario más optimista, si el coloniense logra el título, obtendrá como premio la mitad del presupuesto para subir a la Indy Lights, último escalón del programa de desarrollo de pilotos de Mazda que lleva a la IndyCar Series. Por el contrario, si Urrutia no es campeón, verá comprometida seriamente su carrera deportiva por la necesidad cada vez más acuciante de obtener apoyo económico y de que se cumplan los compromisos ya asumidos por sus patrocinadores.
Con la mochila de saber que su futuro deportivo pende de un hilo, Urrutia enfrentará las cuatro carreras finales, la última de las cuales se realizará el próximo 13 de setiembre en el circuito de Laguna Seca.

Acerca del autor