La disyuntiva de los ídolos

Algunos destacados jugadores de la selección no tuvieron problemas de jugar antes o después en un grande uruguayo; otros optaron por un camino distinto

La posibilidad que se manejó en los últimos días acerca de que Diego Forlán desembarque muy pronto en Peñarol luego de una charla íntima con el candidato a la presidencia para las próximas elecciones del club del 13 de diciembre, Juan Pedro Damiani, abre una polémica acerca de los futbolistas que han sido ídolos a través de la selección uruguaya o se han destacado con ella y aceptan o no defender a uno de los equipos grandes del Uruguay.

Forlán, elegido el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010, nunca ocultó su amor por los colores aurinegros. Es más: tal como lo admitió Edgar Welker en la edición del domingo de El Observador, fue él quien lo llevó a las divisiones juveniles del club en 1993 en las que estuvo muy poco tiempo porque no lo tenían en cuenta.

Muchos años después, Peñarol lo distinguió como el socio número 40.000 en un acto en el cual participó el actual presidente Juan Pedro Damiani y el consejo directivo de entonces en el cual también estaba Welker.

Pero más allá de ser hincha de Peñarol, Forlán nunca jugó un partido oficial ni amistoso en la Primera mirasol.

Obviamente, en caso de que eso suceda, si toma la decisión de firmar con el club de las 11 estrellas, automáticamente dejará de ser ídolo para la otra mitad del país.

El jugador parece más dispuesto que nunca a jugar por primera vez en el fútbol uruguayo, máxime cuando su equipo japonés, Cerezo Osaka, descendió el sábado.

Algo diferente ocurrió cuando el Chino Recoba pasó a Nacional. En ese momento, no era tenido en cuenta en la selección e inclusive posó para en la tapa del suplemento deportivo del diario Últimas Noticias con la casaca aurinegra. Luego, el pase se truncó porque su contratista de entonces, Francisco Casal, pretendía hacer un paquete con tres jugadores más y el presidente mirasol, José Pedro Damiani, no lo aceptó. Entonces Casal se llevó a los cuatro a Nacional.

El Chino nunca fue ídolo de la celeste porque le tocó un período complicado de la misma e incluso se ganaba silbidos de la tribuna en la que estaban los hinchas de Peñarol.

Ruben Sosa fue el héroe de la Copa América de 1989 llevando de la mano a Uruguay a la final que perdió en Maracaná con Brasil casualmente un 16 de julio. También él, casi solo, fue quien clasificó al equipo de Tabárez al Mundial de Italia 90 jugando estupendos partidos ante Perú y Bolivia en las Eliminatorias.

Con el paso de los años recaló en Nacional –en el cual aún trabaja– y si bien en su primer año vio cómo el eterno rival ganaba su segundo quinquenio, al año siguiente, en 1998, le cortó el sexenio. A partir de allí, fue ídolo tricolor.

Enzo Francescoli tuvo todo para jugar en Peñarol, el club del que fue y es hincha. Le sucedió lo mismo que a Forlán, ya que, como no lo tenían en cuenta en las inferiores, se fue. Solo llegó a jugar un amistoso contra San Lorenzo cuando se cumplieron los 108 años aurinegros.

Ganó tres Copas América con Uruguay y aún es ídolo de River Plate de Argentina.  Sin  embargo, nunca aceptó jugar en Peñarol.

Diego Lugano, el hasta hace poco capitán de la selección, se inició en Nacional y como jugaba poco, se fue a Plaza Colonia. Hizo una carrera espectacular sobre todo en São Paulo y Fenerbahçe.

Es otro gran ídolo celeste quien en los últimos meses admitió que no quiere regresar al fútbol uruguayo para jugar en un equipo grande. Tomó una decisión contraria a otros.

“No quiero terminar mi carrera en Uruguay. Dividiría a un país”, dijo hace un par de meses en una entrevista en ESPN.

Los ídolos son diferentes y por eso a veces piensan de otra manera. Algunos aceptan jugar en un grande de Uruguay y otros no. Por distintas circunstancias quedan en la gran disyuntiva.

 

FORLÁN NO TIENE PROBLEMA
Diego Forlán admitió el pasado viernes que en Sudamérica, jugaría solo en Peñarol.

RECOBA Y DOS CARAS OPUESTAS
Ídolo de Nacional, el Chino nunca pudo serlo en la celeste y era silbado por los seguidores de Peñarol.

LUGANO NO QUIERE VENIR A UN GRANDE
Diego Lugano en su corta época en Nacional. El excapitán celeste prefiere no volver a un grande uruguayo.

SOSITA BOLSO
Ruben Sosa brilló con la celeste y luego fue ídolo de Nacional en el que aún trabaja.

FRANCESCOLI JUGÓ SOLO UN AMISTOSO
Ganó tres veces la Copa América con Uruguay y nunca jugó en un grande uruguayo oficialmente, pese a ser manya.


Populares de la sección

Comentarios