La dinastía del arco

El hijo de Sebastián Viera y nieto de Mario Viera ya se calzó los guantes en Florida

Máximo Viera, hijo de Sebastián Viera, tiene los genes de su padre y de su abuelo Mario, también golero en el pasado. A los cinco años ya se calza los guantes y "ataja como si tuviera ocho", dijo a Referí Mauricio Mesa, entrenador floridense encargado de la escuelita de fútbol de Atlético Florida y del Colegio Del Huerto en la ciudad de San Cono.

"El niño vino a pasear a Florida con la abuela, porque él vive en Chile. Entrenó con nosotros y le regalé una camiseta de Atlético. Le gusta el arco, le encanta. Y quedé asombrado cómo a los cinco años ya hace cosas que haría un niño de ocho años: se tira, sale a cortar. Eso es innato, se lleva en los genes y tiene tremendo futuro", comentó Mesa.

Su padre Sebastián es actualmente golero e ídolo de Junior de Barranquilla y atajó en la selección nacional. El abuelo Mario también fue golero de las selecciones juveniles uruguayas y jugó en Bella Vista, Racing, Miramar y otros clubes, hasta que comenzó su carrera como entrenador junto a Gerardo Pelusso.

Mario Viera escribió un libro sobre el puesto: "Un sentimiento... ser arquero".

La escuelita de fútbol de Atlético Florida, donde entrenó Máximo, es una cantera de futbolistas. De ahí surgieron Jonathan Rodríguez, Rodrigo Pastorini, Marcelo Palau, Facundo Guichón, Facundo Barceló, Martín Galain y José Varela en distintas épocas: "Me acuerdo que Palau se quedaba a tirar tiros libres después de los entrenamientos. Armaba la barrera con sillas de plástico y tiraba", recordó Mesa.

"Acá hacemos juegos lúdicos y trabajamos más la persona que el resultado. El respeto, el órden y la disciplina son los valores que le inculcamos a los chicos", expresó el entrenador.


Populares de la sección

Acerca del autor