La despiadada crítica mexicana tras la humillación de su selección

El periodista más crítico de la selección acusó a los jugadores de traición

Rafael Ramos es considerado "el periodista más crítico" del DT de México Juan Carlos Osorio. Trabaja en ESPN y, con esos antecedentes, era las voz más esperada tras la histórica goleada 7-0 sufrida por el seleccionado mexicano ante Chile.

Ramos no se guardó nada. Y es más: reveló una charla que tuvo con el entrenador horas antes, donde el DT defendió su modo de trabajar y su defensa de los jugadores del medio mexicano.

No es nuevo: cada vez que ocurre una serie de malos resultados, vaya a saber si por chauvinismo o qué, se apunta a los jugadores del exterior y a su sentimiento por los colores nacionales. Pasó en Uruguay en la década del 90 y el enfrentamiento con Cubilla, en Argentina tras la eliminación de la Copa América 2011 y aquel famoso comentario del periodista Fernando Niembro, y ahora en México.

Para Ramos no hay vueltas: "Ante Chile ocurrió el acto de traición", escribió, y aclaró. "Ojo: todos se equivocaron, porque en el caso de Osorio, obrar de buena fe, no necesariamente significa obrar con buena fe".

"¿Podrán esos hombres pequeños, de arrumacos europeos, y de fantasías de idolatría, egocentrismo, fatuidad y auto veneración sobrevivir a esta gran derrota, tras no sobrevivir a una gran victoria?", opinó Ramos sobre los jugadores europeos.

"Contaré una infidencia. No es una traición. Es ayudarlos a Ustedes, mis tres fervorosos pelagatos asiduos a este espacio, a saber, entender y seguro reflexionar sobre hechos. Dos días antes del holocausto ante Chile, hubo una encerrona con Osorio, en el hotel del Tri. Grabadoras apagadas, libretas cerradas. Un pacto. Y Osorio abrió libretas, hizo revelaciones, citó ejemplos, detalló momentos. Y sobre todo dogmatizó sobre ese recurso suyo llamado rotaciones. El ajedrez en un tiovivo", contó el periodista sobre la postura de Osorio de rotar varios jugadores de un partido a otro.

"Era la segunda charla en detalle con Osorio. Leí u ojee u hojee los apuntes en rojo y en azul. Y me detalló el plan de guerra ante Chile. Defendió al jugador mexicano a muerte, a su jugador mexicano, a ése que otros han tachado de idiota funcional, como Ricardo LaVolpe", agregó Ramos. "Espero que los jugadores no abusen. Espero que no lo traicionen. Puede pasar lo mismo que con Enrique Meza en la selección. No puedes entregar buenas personas a futbolistas abusivos", contó.

Y luego, pasó a destrozar uno por uno a los jugadores de la selección.

Por ejemplo, acusó a Paul Aguilar de realizar "un ridículo miserable", a Guillermo Ochoa de "entumecimiento mental y físico", a de Javier "Chicharito" Hernánadez de "esconder sus piernas" y de "desertor de sus raíces".