La defensa de Nacional entre las tres peores de América

Así no se puede aspirar a mucho: las zagas de los tres equipos uruguayos que disputan la Libertadores figuran entre las ocho que reciben más goles en el continente

Durante mucho tiempo este país se caracterizó por ser la cuna de los defensas. Acá venían los equipos brasileños a buscar lo que les faltaba: la cuota necesaria de liderazgo y carácter.

Así fue como se llevaron entre otros a Hugo De León, Darío Pereira, Walter Indio Olivera, Jorge Manicera, Ángel Brunell, Eber Moas, Atilio Ancheta, Francisco Salomón, Obdulio Trasante, Oscar Aguirregaray, Víctor Hugo Diogo y César Pereira. Y más acá en el tiempo Diego Lugano, Pablo Hernández, Gonzalo Sorondo, Bruno Silva y Mauricio Victorino.

Era claro que los reyes del ataque necesitaban algo más para ser completos.

Por estas tierras se levantaba una piedra y aparecía un zaguero. Hasta que los tiempos modernos modificaron las preferencias. Entonces los jóvenes, empujados incluso por el entorno familiar, quieren ser todos el 9 o el 10 del equipo. Hacia ahí apuntan las luces de la fama.

Desde entonces el fútbol uruguayo todo sufre las consecuencias del cambio. Primero empezaron a desaparecer los marcadores laterales. El ejemplo más claro es la cantidad de marcadores que tuvo que improvisar o transformar Oscar Tabárez en la selección.

El hecho es que se llegó a un punto donde las defensas cobraron real importancia. Cada vez más los delanteros ganan en mañas. Las pelotas evolucionaron todas en beneficio de los ataques. Y los goleros y defensas quedaron expuestos. En el fútbol actual una distracción tiene un alto costo.

Por estas horas las defensas de Nacional y Peñarol son sumamente cuestionadas.

Las razones son innumerables. Primero se apunta a temas de velocidad en el juego, luego a la edad de determinados jugadores y finalmente a las condiciones futbolísticas.

El hecho es que los errores se repiten y hay datos que desnuda una dura realidad: las defensa de Nacional, Peñarol y Defensor Sporting figuran entre las ocho peores de América.

El Observador realizó un estudio sobre los 30 equipos que forman parte de la Copa Libertadores. Tomó en cuenta los goles anotados y recibidos por cada uno de los participantes y le sumó la actividad en cada una de sus ligas para obtener los promedios.

La conclusión es lapidaria. La defensa de Nacional es la tercera peor de América recibiendo de promedio un gol y medio por partido. La estadística es contundente: la peor línea defensa del continente es la de Unión Español, luego viene Cerro Porteño y la de Nacional.

Claro que Peñarol no se queda atrás. La última zona de los aurinegros está en el séptimo lugar entre las más vulnerables, compartiendo el lugar con Defensor Sporting con 1,4 goles de promedio por partido.

Pero no vaya a pensar que el problema de los tricolores, que como su propio entrenador Gerardo Pelusso denunció, “estamos en crisis”, es defensivo.

Del otro lado de la cancha también tienen problemas. La ofensiva tricolor es la novena del continente que menos goles convierte. Apenas supera el gol por partido

 

Las peores defensas de América

Se toma en cuenta Copa Libertadores y torneo local

U. Española     13 partidos      23 goles           1,76 gol por partido

Cerro Porteño  8 partidos        14 goles           1,75 gol por partido

Nacional          11 partidos      17 goles           1,54 gol por partido

Garcilaso         8 partidos        12 goles           1,5 gol por partido

Lanús               11 partidos      16 goles           1,45 gol por partido

Bolívar 12 partidos      17 goles           1,41 gol por partido

Defensor Sp.    10 partidos      14 goles           1,4 gol por partido

U. de Chile      15 partidos      21 goles           1,4 gol por partido

Peñarol            11 partidos      15 goles           1,36 gol por partido

Anzoátegui       11 partidos      15 goles           1,36 gol por partido


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios