La década de una máquina

Se cumplen 10 años del debut de Cristiano Ronaldo con Sporting Lisboa en un partido ante Internazionale de Milán en el que militaba por entonces el Chino Álvaro Recoba

Considerado junto al argentino del Barcelona Leo Messi como uno de los mejores jugadores del mundo en el último lustro, Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro (Funchal, 1985) celebra 10 años en la elite del balompié en el auge de su carrera.

Cerca de ganar este año su segundo Balón de Oro –el primero fue en 2008–, pocos imaginaban que el imberbe y delgado Ronaldo quien debutó el 14 de agosto de 2002 podría convertirse en el exuberante futbolista que suma hasta ahora casi 300 goles, 70 anotados la pasada temporada al servicio del Real Madrid.

En el minuto 58 del partido Sporting-Inter, el entrenador rumano László Bölöni sustituyó al medio español Toñito (exTenerife) por el chico madeirense al que le habían colgado el cartel del nuevo Luis Figo por su capacidad de desborde.

El ingreso de Ronaldo no contribuyó a desenredar el choque del José de Alvalade –terminó 0-0–, pero supuso una primera piedra para el glorioso camino que emprendió.

En aquel Sporting, que fue eliminado por el 2-0 de la vuelta en San Siro en un Inter en el que militaban Christian Vieri y Álvaro Recoba, el jugador merengue ya coincidió con su actual colega de selección Ricardo Quaresma y con Paulo Bento, el seleccionador luso.

En esa misma temporada 2002-2003 Ronaldo se afianzó como titular en el equipo verdiblanco –25 partidos jugados y tres goles– y en la pretemporada de la siguiente encandiló en un amistoso al escocés Alex Ferguson, entrenador del poderoso Manchester United.

El propio Ferguson fue quien convenció a los dirigentes de los “red devils” que el fichaje del madeirense supliría la baja del inglés David Beckham, transferido a Real Madrid. Ronaldo, entonces con 18 años, dejó la calurosa Lisboa por la húmeda Manchester a cambio de 18 millones de euros.

El mismo agosto en el que fichó por el United debutó con la selección mayor portuguesa en un encuentro amistoso ante Kazajistán con una victoria lusa (1-0).

A partir de entonces, su carrera se disparó. Cinco temporadas con Manchester United coronadas con 118 goles y cuatro Ligas inglesas (2003, 2007, 2008 y 2009), tres Supercopas (2003, 2007 y 2008) y una Liga de Campeones (2008) le catapultaron al estrellato absoluto.

En junio de 2009, Real Madrid desembolsó 94 millones de euros por el pase del futbolista portugués, la transferencia más cara en la historia del balompié.

En Chamartín, sus estadísticas individuales cobran una dimensión sobrehumana: 33 goles en la temporada 2009-2010; 53 en la 2010-2011 y 70 en la última. Solo el argentino Messi le supera en Barcelona.

Las colectivas, sin embargo, son un poco más discretas y se limitan a una Copa del Rey (2011) y una Liga (2012).

Botín de Oro en 2008 y en 2011, Ronaldo ha transformado su juego con los años. Las filigranas de sus inicios han dado paso a un estilo más frontal, basado en sus tremendas condiciones físicas (1,86 metros y 75 kilos) que le proporcionan un durísimo disparo y un certero remate de cabeza.

En la selección portuguesa, es la referencia indiscutible, a pesar de las críticas puntales a su rendimiento, ya que no mantiene el nivel goleador. Con 35 goles en 95 partidos internacionales, solo tiene por delante al legendario Eusebio da Silva Ferreira (41 goles) y al delantero Pauleta (47), los principales artilleros históricos de “las quinas”.


Populares de la sección

Comentarios