La cucharinha de Zunino

En los potreros de Canelones inventó la fantasía que el domingo le tiró a Otálvaro para su golazo ante Nacional

En los potreros de Canelones y en sus inicios en Danubio, Matías Zunino patentó una jugada: la cucharinha. "Cuando la pelota está muerta y el rival está adelante, la levanto, se la jopeo y lo paso", cuenta a Referí. Una vez la hizo contra la cuarta de Peñarol y se llevó un patadón en la cara. Otra vez, ya entre los grandes, la sufrió Nicolás Raguso contra la Olímpica: "Después eludí a Carlos Valdez y la jugada casi termina en gol", recuerda. El domingo la sufrió Sergio Otálvaro de Nacional y así Defensor Sporting logró un triunfazo en el Franzini, 3 a 2 después de estar perdiendo 2 a 0.

"Por cómo se dio el partido fue el gol más importante de mi carrera, aunque no son muchos. Arrancamos con dos goles muy tempraneros; era demasiado para el resultado porque el trámite era parejo. Pero después, el equipo sacó rebeldía, puso actitud para descontar y ese fue un golpe anímico muy importante. En el segundo seguimos igual, logramos darlo vuelta y con la necesidad de Nacional de ir a buscarlo, pudimos aguantar muy bien la ventaja y terminamos ganándolo", dice.

"Jugar con línea de tres atrás me da más libertad para soltarme al ataque, subir y facilita mis características", explica el ex Danubio.

Sobre el presente en Defensor Sporting afirma: "Arrancamos medio irregulares, en cuanto a juego merecimos tener algún punto más porque salimos a proponer todos los partidos, a buscar el arco rival pero los rivales cerrándose atrás, nos llegaban en un par de contras y nos lastimaban mientras nosotros con siete u ocho chances no podíamos convertir".

"El objetivo que tenemos es llegar a una copa; tenemos que seguir sumando para no perderle pisada a los que vienen en la misma zona", argumenta.

La viola tiene 18 puntos, los mismos que Boston River que es el que ocupa la última plaza que clasifica a la Sudamericana 2017. Por delante están Wanderers y Liverpool con 22. Pero Cerro también tiene 18 y Racing acecha con 16. Quedan tres fechas y todo puede pasar.

Del potrero a la franja

Nacido en Canelones, Zuni no hizo baby fútbol en Tres Esquinas para luego pasar a las formativas de Liverpool de Canelones. Cuando integraba la selección departamental, al término de un partido contra San José en el Martínez Monegal, Jorge Iturburu, lo invitó a entrenar con la cuarta de Danubio. Era un sábado de 2008 y lo recibieron el entonces coordinador de juveniles Raúl Bentancur y el entrenador Osvaldo Streccia. Después de verlo le pidieron que empezara a entrenar el lunes.

"Me quedé a vivir en Montevideo con mi padre. hice cuarta en 2008 y 2009 y en enero de 2010 Jorge Giordano me subió a Primera", recuerda.

Debutó el 25 de abril de 2010 contra Peñarol, en Jardines, de la mano de Sergio Markarian. "Perdimos 2 a 1, el gol nuestro lo hizo el Chino (Álvaro Recoba) y los de ellos (Diego) Alonso y (Gastón) Ramírez. Clausura 2010.

"En Danubio me dirigieron Gustavo Matosas, Eduardo Acevedo, que fue el que me propuso jugar de lateral, y me dio continuidad, Juan Ramón Carrasco, Daniel Sánchez y Leonardo Ramos. Todos me dejaron cosas, pero recuerdo mucho la personalidad y el estilo de juego de Matosas", cuenta. Zunino vive en pareja en Parque del Plata y tiene una beba de nueve meses llamada Delfina.

El cambio de vereda de Danubio a Defensor, rivalidad cuyos protagonistas definen como "clásico" la asume con naturalidad: "Soy profesional y tengo que hacer lo mejor por mi familia. Ahora tengo contrato hasta fines de 2017 pero con cláusulas de salida en los dos períodos de pases porque si sale una oferta de afuera es la chance que tenemos para hacer unos mangos". Así es Zunino, el hombre de la jopeada brasileña e impredecible.

Las cifras

7: Desde su debut en Primera, en 2010, Zunino anotó siete goles en el fútbol uruguayo y uno por Copa Sudamericana ante Deportivo Capiatá.
6-5: El 22 de mayo de este año, Defensor le ganó a El Tanque Sisley en Florida y lo mandó al descenso: "Fue muy duro, hasta hacía pocos meses la estábamos luchando juntos. Pero ahora vienen bien para subir. Hace unas fechas miramos con Alejandro Reyes el partido con Rentistas y le grité el gol del triunfo de El Tanque".

La frase

"Cuando se me dio la chance de jugar en Defensor pese a mi pasado en Danubio en ningún momento lo dudé. Me había ido bien en El Tanque pero no había tenido ninguna otra propuesta".

Aquella pelea con Ramos

En octubre de 2014, Leo Ramos apartó del plantel principal de Danubio a Zunino y se generó un cruce mediático entre ambos. "Ya no es más que una anécdota. En definitiva fue algo que me ayudó para crecer porque me fui a jugar a El Tanque donde me fue bien. De mi parte no queda ningún rencor. En el momento me calenté y se dijeron cosas de los dos lados, pero ya pasó. Le deseo lo mejor, menos para este sábado (risas). Ellos van a salir a hacer su juego para seguir primeros y nosotros para seguir prendidos en la lucha por la copa. Ahora mi cabeza está puesta en Defensor", dijo Zunino que tiene contrata hasta fines de 2017.


Populares de la sección

Acerca del autor