La cosecha que la sub 20 le deja a los clubes

Se acaba el torneo de Corea del Sur y los equipos uruguayos refuerzan sus planteles y aprovechan para hacer caja
Cada uno expresó la bronca a su manera. El dolor de la eliminación de la final del Mundial sub 20 de Corea del Sur, por un penal, parecía un precio demasiado elevado a pagar para tanta expectativa acumulada luego de un largo recorrido que –con este mismo grupo– empezó en octubre de 2015 y culminará el domingo, sin chances de pelear por la copa. Marcelo Saracchi se sacó la camiseta, la tiró al piso y luego pidió disculpás por Twitter. Nicolás Schiappacasse terminó en un llanto incontrolable.

Rodrigo Amaral se expresó en redes sociales, retuiteando un posteo que servía de mensaje indirecto para el técnico.

Otros lo procesaron en silencio. Y cada uno de los hinchas, del otro lado de la pantalla del televisor, de la computadora o del teléfono, lo vivió a su manera.

El fútbol tiene eso, pero también la capacidad de reconvertir las desilusiones de hoy en satisfacciones en el futuro. En reciclar y descubrir en las derrotas las fortalezas para refundar jugadores y clubes. Es por ello que al pasar a esta selección sub 20 por el cernidor el resultado inmediato que queda es que el fútbol uruguayo (sí, el torneo local) gana una generación para disfrutar a partir de un par de semanas en el cierre del Torneo Intermedio y en el Torneo Clausura.

Incluso, cuando frente a la posibilidad de que sean transferidos, el hincha se perderá la calidad futbolística de estos pibes pero los clubes ganarán recursos genuinos para reforzar sus arcas, si no son tentados por la desesperación de vender a cualquier precio.

Un zaguero para la Copa

En el top cuatro de los jugadores de esta selección sub 20 que regarán el fútbol local con sus aportes, el caso insignia será el de Agustín Rogel, el zaguero de Nacional que debutó con Martín Lasarte poco antes de irse al Mundial.

El defensa demostró en Corea que tiene talento y condiciones futbolísticas para transformarse en un zaguero de proyección. Algo así como sucedió con Sebastián Coates en 2009, quien además completó la carrera perfecta: debutó en su club, jugó tres años en Primera, fue campeón del Uruguayo, elegido primero relevación, al segundo año mejor defensa y al tercero mejor jugador del campeonato en la Encuesta Fútbolx100 que organiza anualmente El Observador. Paralelamente vivió su salto a la selección mayor y fue transferido al exterior en una cifra récord para el fútbol uruguayo.

La ficha de Rogel es 100% de Nacional. Será el próximo gran negocio de Nacional. No obstante, antes de eso los tricolores lo disfrutarán en la Copa Libertadores, en la que en julio volverá a jugar en octavos de final.

El golero del futuro

Santiago Mele se transformó en una de las piezas fundamentales de la sub 20 con su producción estelar en el partido ante Portugal, cuando atajó tres penales, pero sus tardes de fútbol para el aplauso en el fútbol profesional uruguayo ya tienen casi un año.

El golero de Fénix debutó el 30 de agosto de 2016 contra Cerro. Los albivioletas tienen en Mele un golero para ahora y Uruguay para el futuro aunque el titular en los de Capurro es Darío Denis.

Un lateral de peso

La ficha de José Luis Rodríguez pertenece en su totalidad a Danubio. Es de los jugadores mayores de esta selección (ya cumplió 20 años), pero también de los que tienen más recorrido en Primera división. Se estrenó en el primer equipo de Danubio el 2 de abril de 2016 contra Racing. En el Mundial confirmó todo lo que había expresado en el campo de juego en el Sudamericano que Uruguay ganó en Ecuador, después de 36 años.

De la escuela violeta

Carlos Benavidez, 100% de Defensor Sporting, fue la segunda opción que tuvo Coito para el mediocampo. El volante central ya lleva una larga temporada en el fútbol profesional. Debutó el 11 de abril de 2016 contra Nacional. El presidente de los del Parque Rodó confirmó a Referí que salvo que llegue una buena oferta, intentarán aprovechar su calidad por un tiempo.

Ahora, que la carrera de formación comienza a quedar atrás, empieza para estos sub 20 el desafío más difícil: ser profesionales del fútbol. Y por ahora los van a disfrutar en Uruguay.

Jugadores para seguir disfrutando

Marcelo Saracchi
La ficha del futbolista de Danubio pertenece en su totalidad al club.

Juan Manuel Boselli
En noviembre cumplirá 18 años. El club tiene el 90% de su ficha.

Agustín Canobbio
Fénix tiene en el polifuncional jugador una buena venta para el futuro.

Nicolás de la Cruz
Liverpool lo tasó en US$ 14.000.000. Es el capitán de la selección sub 20.

Santiago Viera
Tiene 19 años recién cumplidos, el volante pertenece a Liverpool.

Adriano Freitas
El golero, que no jugó en el Mundial, esperará su oportunidad en Peñarol.

Rogel y Viña: Refuerzos de Primera
Además de Agustín Rogel (ver nota principal) Matías Viña, que en noviembre cumplirá 20 años y Martín Lasarte ascendió al plantel principal, llega para reforzar un sector del equipo en el que Nacional tuvo problemas esta temporada porque Alexis Rolín no estuvo a la orden y las opciones defensivas que tuvo el técnico quedaron reducidas a Diego Polenta y Rafael García. Apeló como excepción a Diego Arismendi y subió a Guzmán Corujo. Ya debutó en Primera.

Rodríguez: traerá oxígeno económico
El lateral de Danubio, José Luis Rodríguez, ya no solo le aportó en el aspecto futbolístico a Danubio, ahora, a su regreso del Mundial, le seguirá brindando una solidez en el lateral derecho y también será una salida económica de valor superlativo para el club de Maroñas. Danubio es dueño del 100% de la ficha, igual que en el caso de Marcelo Saracchi. Los franjeados escuchan ofertas pero no están apurados en desprenderse de los jugadores.

Waller: espera por otra ecografía
El volante de Plaza era la carta de crédito del equipo de Colonia. Una lesión en la rodilla izquierda –en el debut ante Italia–, que lo sacó de la cancha a los 29' y no le permitió volver, presenta un futuro incierto hasta tanto no le hagan una segunda ecografía programada para la próxima semana en Montevideo para conocer el grado de la lesión. El jugador, titular en el equipo de Coito, era pretendido por tres equipos europeos. Todo quedó en suspenso.

Los que emigraron o ya fueron negociados

La selección sub 20 llegó a Corea del Sur con cuatro jugadores actuando en equipos del exterior (Santiago Bueno, Nicolás Schiappacasse, Federico Valverde y Rodrigo Bentancur) y con un futbolista cuya ficha está en poder de un empresario: Mathías Olivera, adquirido por Daniel Fonseca a Nacional y cedido a Atenas de San Carlos en una suerte de pase puente. El empresario pagó US$ 1 millón por la ficha del lateral juvenil.

Por su parte, Joaquín Ardaiz ya fue negociado por Danubio a un grupo empresarial inglés. El futbolista de esta sub 20 que está en una situación indefinida es Rodrigo Amaral, que tiene contrato con Nacional hasta el 31 de diciembre, pero el jugador (representado por Fonseca) aseguró que tras el Mundial no regresará al club. La cláusula para su salida es de US$ 3.000.000. El técnico Martín Lasarte lo bajó a Tercera y no lo tendrá en cuenta esta temporada.


Acerca del autor