La Copa entre ceja y ceja

Nacional armó un plantel como para dar batalla hasta el final en la Copa Bridgestone Libertadores

Es una obsesión. Después de acariciar las finales (en 2009) y de ver cómo Peñarol llegó a esa instancia decisiva al año siguiente, Nacional tiene la Copa Bridgestone Libertadores entre ceja y ceja.

Por eso este año apostó fuerte. Eduardo Ache ganó las elecciones en diciembre y una de las  prioridades (que también tenía su opositor, José Fuentes) era alcanzar una buena figuración en la Copa.

La gloria deportiva y el alivio económico que significa llegar bien alto son puntos que los dirigentes tienen en cuenta.

Después de la buena actuación lograda en 2009 –cuando estuvo muy cerca del trofeo–, el club armó para la edición de 2010 un plantel con futbolistas de extenso pasaje en el fútbol europeo. Así llegaron Alejandro Lembo, Gianni Guigou, Gustavo Varela y Mario Regueiro, además de Álvaro “Tata” González y Christian Núñez, entre otros.

La experiencia no fue buena. Nacional fue eliminado por Cruzeiro, que le marcó seis goles en dos partidos. El envión del año anterior no alcanzó.

Para el 2011 bajó el nivel de exigencia, apenas arribaron Tabaré Viudez y Bruno Fornaroli, como grandes contrataciones, y el resultado se vio en la cancha. Eliminado en la fase de grupos.

Tampoco saltó ese muro el año pasado, con las incorporaciones de Andrés Scotti, Vicente Sánchez, Israel Damonte y Jorge Bava, que se sumaron a los que llegaron al inicio de la temporada, como el Chino Recoba, Placente, el Cacique Medina. Otro fracaso de un equipo que además perdió los dos partidos que disputó en el Parque Central, frente a Libertad y a Vasco da Gama.

La ilusión se renovó para este año y el club apostó fuerte. Armó un plantel experimentado, con varios jugadores que sobrepasan los 30 años.

A los que ya estaban (Recoba, Scotti, Lembo, Sánchez, Romero y Medina) le agregó a Abreu, Alonso, Juan Albín y al colombiano Cortés.

Nacional piensa en obtener el tricampeonato local –para eso debe ganar el Clausura–, pero también sueña con una buena actuación en la Copa, título que de los actuales integrantes del plantel, solo ha ganado Juan Manuel Díaz, con Estudiantes en 2009.

El técnico Gustavo Díaz, que está dando los primeros pasos en su carrera, tendrá una ardua labor. Primero para lograr que el equipo desarrolle un juego competitivo a nivel internacional y luego para que no se le alborote el avispero en el plantel.

Medina dijo días atrás que le “preocupa la convivencia” en un grupo donde hay muchos jugadores grandes y Sánchez expresó que por ahora “está todo bien”, pero aclaró: “aún no empezamos a jugar”. El primer paso será mañana contra Barcelona.

Los 21 concentrados

El plantel entrena este lunes a la hora 18.30 en Los Céspedes y luego 21 jugadores quedan concentrados para el encuentro del martes que comienza a la hora 20.15 en el Parque Central, con el arbitraje del chileno Enrique Osses.

Los elegidos son Jorge Bava, Pablo Álvarez, Alejandro Lembo, Efraín Cortés, Adrián Romero, Israel Damonte, Santiago Romero, Juan Albín, Vicente Sánchez, Gonzalo Bueno, Iván Alonso (los 11 titulares), Leonardo Burián, Andrés Scotti, Alexander Medina, Diego Arismendi, Sebastián Abreu (será titular si no llega la autorización de Alonso), Carlos De Pena, Juan Cruz Mascia, Christian Núñez, Adrián Luna y Álvaro Recoba. 

Por otra habilitación

Además de la autorización de la FIFA para que pueda jugar Iván Alonso, Nacional espera este lunes la habilitación parcial de la Intendencia para la segunda bandeja de la tribuna Héctor Scarone. Si lo consiguen, los tricolores pondrán más entradas a la venta. Los boletos para el resto del estadio, incluidos los de la primera bandeja de la Scarone, ya se agotaron. Los albos esperan una gran fiesta en el debut del equipo en la Copa mañana a la hora 20.15 ante Barcelona.


Populares de la sección

Comentarios