La contundencia de Djokovic

El serbio abrumó al esloveno Aljaz Bedene en la fase previa del Abierto de Australia y dejó en claro que está dispuesto a pelear la hegemonía de Federer en Melbourne

El serbio Novak Djokovic dio pruebas de que se encuentra en condiciones de alzar por quinta vez la copa de campeón del Abierto de Australia, mientras que el suizo Stan Wawrinka inició su defensa en un partido que calificó de perfecto.

Djokovic se impuso al esloveno Aljaz Bedene, de la fase previa, por 6-3, 6-2 y 6-4 casi sin sudar, manteniendo el ritmo y la determinación con la que deslumbró en la segunda parte del pasado año, favorecido además por unos problemas físicos de su adversario, que había alcanzado recientemente su primera final en Madrás (India) ante Wawrinka

En 109 minutos, el jugador serbio sentenció su paso a la segunda ronda, donde en teoría debe encontrar en el ruso Andrey Kuznetsov, verdugo del español Albert Ramos, una mayor resistencia, si quiere convertirse en el segundo hombre que logre ganar cinco veces este torneo.

“Hoy fue genial, la forma perfecta de empezar”, sentenció por su parte Wawrinka al derrotar a Marsel Ilhan, el único jugador turco del cuadro, por 6-1, 6-4 y 6-2.

“El primer Grand Slam nunca es fácil, pero estoy contento de lo bien que he jugado. En general tengo una gran confianza en mi juego”, dijo el ganador del pasado año.

Tampoco tuvo muchos problemas el japonés Kei Nishikori, quinto, para derrotar al español Nicolás Almagro, por 6-4, 7-6 y 6-2, en la vuelta de Nico a un Grand Slam después de la primera ronda de Roland Garros el pasado año, y tras siete meses de baja debido a una fascitis plantar de la que fue operado en junio.

El canadiense Milos Raonic, octavo, también avanzó, con una victoria ante el ucraniano Illya Marchenko, de la fase previa, 144 del mundo, por 7-6 (3), 7-6 (3) y 6-3, aunque luego confesó que tuvo que contener los nervios, propios de un debut en un grande.

No cumplió con su condición de favorito el italiano Fabio Fognini, 16, que sucumbió a sus 77 errores no forzados, y acabó lanzando una pelota a la grada, en su derrota ante el colombiano Alejandro González, por 4-6, 6-2, 6-3 y 6-4.

En uno de los últimos partidos de la jornada, el veterano e incombustible Lleyton Hewitt, de 33 años, dio una lección de pundonor y derrotó al chino Zhang Ze, por 6-3, 1-6, 6-0 y 6-4, provocando el delirio de los aficionados aussies que en la noche del lunes ya había despertado su orgullo patriótico con las victorias de siete de los suyos, especialmente de los jóvenes Thanasi Kokkinakis y Nick Kyrigos.

En el cuadro femenino, después de la rápida salida de ocho favoritas el lunes, imperó la calma, y la estadounidense Serena Williams superó con facilidad a la belga Alison Van Uytvanck, 106 del mundo por 6-0 y 6-4, eliminando de su camino a una jugadora que en el segundo set la acechó con fuertes restos al fondo de la pista.

Conoce Serena que Maria Sharapova puede arrebatarle el primer puesto de la clasificación, si la rusa alcanza la final, y ahora otra de esta nacionalidad, Vera Zvonareva, le obligará a mayor contundencia.

La eslovaca Dominika Cibulkova, sorprendente finalista el pasado año, tuvo que remontar el primer set, antes de doblegar a la belga Kirsten Flipkens, por 3-6, 6-3 y 6-1, mientras que la bielorrusa Victoria Azarenka, campeona en dos ocasiones, pero fuera del grupo de las favoritas después de un 2014 plagado de lesiones, se deshizo de la estadounidense Sloane Stephens, semifinalista en 2013, por 6-3 y 6-2.

 


Populares de la sección

Comentarios