La contracultura bohemia

Wanderers, que sigue muy convencido de sus ideas, derrotó a Palestino y se anima a soñar

Como Los Choby’s en Carnaval. Como Iron Maiden germinando su heavy metal en los pubs londinenses en plena ebullición del punk. Así va Wanderers por la vida. A contracorriente del fútbol uruguayo. Y con su estilo audaz y ofensivo se anima a soñar en la Copa Libertadores. Soñar, primero que nada, con pasar el grupo. Y el triunfo que logró anoche ante Palestino por la tercera fecha del Grupo 5 le da forma a la ilusión bohemia.

Porque Wanderers no es una manifestación más del atávico fútbol uruguayo que se ve los fines de semana. No es una mera reproducción de usos y costumbres. No es pragmático ni simplista.

Es otra cosa. Es un equipo rebelde a sentir el tedioso juego de los pelotazos largos y la mendicidad de las segundas pelotas.

Wanderers es audacia y riesgo. Es fútbol de posesión. Es propuesta ofensiva. Y así se jugó sus cartas contra Palestino, un equipo que siente el fútbol con la misma intensidad de esas ideas.

Fueron los chilenos los que salieron a pisar fuerte en el Parque Central. Con un arriesgado 3-3-1-3 inclinaron la cancha por derecha donde en los primeros 15’ el capitán Maximiliano Olivera le ganó todos los mano a mano a Leonardo Valencia para marcar la cancha.

Pero así como Palestino tuvo la iniciativa en el arranque, Wanderers fue mucho más profundo en cada intento ofensivo explotando la velocidad de Reymundez y Verges desde un inicio para descubrir enormes grietas en la defensa rival.

Con ataques rápidos y explosivos más buen trato del balón, el bohemio jugó un primer tiempo perfecto. Generó ocho situaciones de gol y se puso 1-0 arriba con un gol notablemente gestado por ese exquisito pasador que es Matías Santos.

El déficit estuvo en la concresión. Wanderers erró mucho. Reymundez se perdió dos goles abajo del arco. Y en el segundo tiempo, los contragolpes del local ya no fueron tan punzantes.

Palestino trepó metros y se adueñó de la pelota en la recta final del encuentro (en la posesión lo superó 58% a 42%). Burián sacó la cara por el equipo con algunas intervenciones salvadoras. Y Arias, sin renunciar al buen trato del balón, sumó volantes y defensas para cerrar el partido.

Así lo ganó Wanderers. Como una manifestación contracultural para un fútbol uruguayo que vio a su último campeón local (Nacional) sucumbir ante este mismo rival en primera fase preso de un estilo anacrónico, incapaz de hilvanar secuencias de pase ni de gestar casi situaciones de gol.

Como Los Choby’s que en un Carnaval que venera la sobreactuación, como Maiden y su heavy metal a fines de la década de 1970, la contracultura bohemia es para disfrutar.

 

 

WANDERERS 1 - PALESTINO 0

Cancha: Parque Central
Juez: Adrián Vélez (Colombia)

WANDERERS: Leonardo Burián, Alex Silva, Gastón Bueno, Paulo Lima, Maximiliano Olivera, Santiago Martínez, Matías Santos, Joaquín Verges, Nicolás Albarracín, Gastón Rodríguez y Leandro Raymundez. Director técnico: Alfredo Arias. 

Cambios: 64' Jonathan Rodríguez x G. Rodríguez, 71' Diego Riolfo x Reymundez y 78' Emiliano Díaz x Albarracin

PALESTINO: Darío Melo, Alejandro Márquez, Germán Lanaro, Paulo Díaz, Esteban Carvajal, Diego Rosende, Matías Vidangossy, Jason Silva, Leonardo Valencia, Renato Ramos y Diego Chaves. Director técnico: Pablo Guede. 

Cambios: 59' Marcos Riquelme y César Valenzuela x Renato Ramos y Jason Silva, y 72' Jonathan Cantillana x Valencia

Gol: 23' Santos (W)

Amarillas: Bueno (W), Carvajal, Ramos, Márquez, Díaz (P)

POSICIONES GRUPO 5
Boca Juniors 6 (2 PJ)
Wanderers 6 (3 PJ)
Palestino 3 (3 PJ)
Zamora 0 (2 PJ)


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios