La compleja tarea de armar el puzzle 2012

El regreso de Pacheco y Olivera habilita el juego de las especulaciones: ¿dónde jugará Tony? ¿De doble cinco? ¿Olivera puede convivir con Zalayeta en el equipo? Da Silva ante la dura misión de armar la oncena

El regreso de Pacheco y Juan Manuel Olivera generó felicidad y el desembarco de Macaluso y el paraguayo Torres entusiasmo. Las gestiones por Mora, Freitas y un golero dan ilusión de pelear por el campeonato. Peñarol va tomando forma. Pero el detalle en el que pocos reparan es en la misión que tendrá ahora el técnico Jorge Da Silva para armar el nuevo puzzle. ¿Hay lugar para todos? ¿Dónde va a jugar Pacheco? ¿Es titular o debe ingresar en el transcurso de los partidos? ¿Si viene Guillermo Rodríguez, qué zaguero sale del equipo? ¿Olivera y Zalayeta pueden jugar juntos? No es sencilla la misión. El técnico imagina y sueña una cosa, pero después la cancha marca la realidad.

El arco de Peñarol se transformó en un drama. Cuando no es porque el golero no sale es porque se come goles insólitos. Fabián Carini está dispuesto a retirar sus pertenencias de Los Aromos. Danilo Lerda jugó poco pero no convence. ¿Entonces? Queda solo Gelpi, que es joven. Por eso el cuerpo técnico apuntó a un hombre con personalidad. Fueron por Migliore y quedó descartado. Otra opción fue Sebastián Sosa pero renovó con Boca. Se mencionó a Martín Campaña y ahora las opciones más claras parecen ser el argentino Mauricio Caranta y Mariano Andujar. El tiempo pasa y el tema no se resolvió.

En el sector defensivo las cosas parecen estar claras. Se da como un hecho la salida de Alejandro González al exterior y llegó Damián Macaluso que jugaría con Carlos Valdez. Se queda Darío Rodríguez para el lateral izquierdo. El tema es si se va Albín.

En la zona media el entrenador tendrá un dolor de cabeza. Es que la gran interrogante pasa por saber donde va a jugar Pacheco.

En Wanderers lo hizo como armador, un media punta. En su etapa anterior con Diego Aguirre fue delantero. Puede ser enganche. Pero Da Silva no lo descarta como doble cinco.

Con Pacheco el equipo ganará calidad y podrá disimular una carencia del pasado: la generación de juego. Nadie tomaba la bandera de armar.

Otro aspecto del que sacará provecho es de la pegada del 8. Peñarol lleva un año sin anotar de pelota quieta y el último gol lo hizo justamente Pacheco.

Y en ataque se plantea otra incertidumbre. ¿Podrán convivir en el mismo equipo dos gigantes como Zalayeta y Juan Manuel Olivera? Es otra de las dudas que deberá resolver Da Silva a la hora de sentarse a resolver el armado del puzzle del Peñarol 2012.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios