La clasificación se diluye ante los eliminados

Desde 1998, Uruguay quedó fuera de los Mundiales por los puntos que dejó ante los equipos que quedaron en su misma condición

Por el impacto mediático siempre adquiere mayor relevancia ganar los seis puntos ante Argentina o Brasil que frente a los otros combinados del continente. Sin embargo, las Eliminatorias, un torneo de largo aliento y en el que todos los triunfos valen tres puntos, exigen regularidad y conseguir victorias de local y visitante ante los equipos que luego no llegan al Mundial. Ese es un eterno problema que arrastra Uruguay.

Desde 2002 las Eliminatorias para Uruguay comienzan con tres puntos, los que consigue frente a Bolivia. No obstante, cuando se inicia la segunda rueda, esa misma selección, que muchas veces llega sin chances, termina complicando la existencia de los uruguayos.

El repaso de las estadísticas refleja una cruel realidad. Frente a las selecciones que quedan eliminadas, Uruguay empieza a perder las clasificaciones.

De las 38 serie que jugaron los celestes ante los conjuntos que no pudieron avanzar a los últimos cuatro mundiales, el combinado nacional solo sumó los seis puntos  (por los partidos de local y visitante) en tres oportunidades. Para Francia 1998 ante Venezuela, contra Chile en la clasificatoria de 2002 y frente a Colombia para Sudáfrica 2010.

El camino a Francia
En el proceso para conquistar el boleto para Francia 1998 el equipo uruguayo recibió un golpe durísimo contra Ecuador en Quito. Los celestes perdieron 4-0, terminaron con varios expulsados y la imagen que quedó de la selección fue terrible. Pero no fue el único partido. También se dejaron puntos contra Perú en Lima cuando el combinado uruguayo perdió 2-1. Y para completar el cuadro, el equipo fue eliminado por Bolivia en La Paz.

El camino a Corea
Uruguay clasificó al Mundial de Corea y Japón 2002. En ese proceso conquistó los seis puntos contra uno de los eliminados: Chile. Pero después no pudo con el resto. Otra vez empató frente a Bolivia en La Paz pero lo más doloroso fue la primera derrota en la historia contra Venezuela en la ciudad de Maracaibo. Otro punto cedido fue contra Colombia en el Centenario. Los dirigidos por el argentino Daniel Passarella, primero, y Víctor Púa después, fueron al repechaje.

El camino a Alemania
Otra vez la misma constante pero empeorada. Uruguay no pudo sacar los seis puntos contra ninguno de los combinados eliminados. Además se registraron resultados que lastimaron como los triunfos de Venezuela y Perú en el Centenario. El primero bajo la conducción de Juan Ramón Carrasco, el segundo con Jorge Fossati como nuevo entrenador. Y enseguida otro golpe duro: el 0-5 en Barranquilla ante Colombia. Otra vez la condena del repechaje, pero esta vez fue eliminado en la definición por penales ante Australia, en Sídney.

El camino a Sudáfrica
Uruguay solo conquistó los seis puntos en la doble fecha contra Colombia al ganar 1-0 en Bogotá y 3-1 en Montevideo. Con el resto de los seleccionados eliminados no pudo sumar de a seis. Esta vez los que le robaron puntos en el Centenario fueron Venezuela y Ecuador con sendos empates. Selló la clasificación ganando en el exterior.

¿Qué es más importante?
Las cuentas dicen que siempre es mejor ganarle los seis puntos a Perú y Bolivia (a los que Uruguay le ganó en la primera ronda), aunque los puntos que se logren ante Brasil o Argentina hagan más ruido.

A pocas horas de iniciarse la segunda rueda Uruguay está ante un nuevo desafío. Empezar a sumar de a seis contra los que se perfilan para quedar afuera, y el primero que se cruza en el camino es Bolivia. Una victoria en La Paz le dará a los celestes la posibilidad de recuperar los puntos que perdió en el Centenario.


Fuente: Jorge Señorans, enviado a La Paz

Populares de la sección

Comentarios