La ciencia para ponerse a punto

Los Teros. El trabajo de fisioterapia es clave en la semana para que los técnicos tengan todos los jugadores a disposición

Enviado a Inglaterra

El día después de un partido, cuando el público y los medios están concentrados en las repercusiones, comienza una etapa clave para el staff de Los Teros y también para los jugadores: los trabajos de fisioterapia, de manera de recuperarse de los golpes y el desgaste del partido del día anterior, para llegar en las mejores condiciones posibles al siguiente partido, ante Fiyi el próximo martes.

En un deporte como el rugby, y en un torneo como la copa del mundo, eso adquiere una importancia aún más grande. Los golpes y los 80 minutos de partido son más intensos que en la mayoría de los deportes; por eso el tiempo de descanso entre un encuentro y otro es mayor al del fútbol o el básquetbol. Pero además, en un mundial, y en un grupo de superpotencias como el que le tocó a Uruguay, los golpes se acumulan de manera más dura, y también es más grande el desafío de recuperar a los jugadores.

El saldo físico ante Australia fue particularmente duro. Ante un equipo muy superior en tamaños, kilos y dinámica, el desgaste se sintió en muchas facetas, y por eso el trabajo se diversifica.

No hubo lesiones que aparten a ningún jugador del torneo –Australia tuvo dos– pero de todos modos, se requiere de varios días y sesiones de recuperación para poner al equipo a disposición de los entrenadores en las prácticas.

Allí es que pasan a ocupar un rol clave el área médica, el área física y el área de fisioterapia, que tienen la responsabilidad de evaluar al plantel y verificar quienes son los de mayor desgaste, de manera de hacer un trabajo separado por áreas para optimizar la situación de cada jugador:-

"El trabajo empezó a hacerse después del partido. Ya en el vestuario se hace una evaluación de los jugadores y se aplica crioterapia y antiinflamatorios para los jugadores, además de hielo. Al otro día, de mañana, se hace otra evaluación para ver quiénes son los jugadores que están más cansados y los que necesitan más recuperación. La idea es dejarlos lo mejor posible para el próximo partido, pero también para los entrenamientos de la semana", cuenta Santiago Ramírez, fisioterapeuta del plantel desde hace varios años, y que está con Los Teros desde el inicio de la gira por Japón, hace ya dos meses.

"El grupo se divide en tres: los que están con mucha carga, los que tienen menos y los que no jugaron. Y aparte los que tienen alguna lesión o patología aparte que no les permite entrenar", agrega Ramírez, que agrega que el objetivo es optimizar la recuperación de cada jugador; además, se busca que quienes no tuvieron desgaste el fin de semana puedan mantener ritmo de competencia, sin esperar la recuperación del resto.

Eso permite ir emparejando a los jugadores, hasta llegar a la práctica de rugby intensa de la semana, en la que todos deberían estar disponibles de manera de empezar a definir el equipo para el partido siguiente.

"Fue un partido muy duro, y nuestro trabajo es muy importante para que vuelvan a la cancha", agrega Diego González, fisioterapeuta y ex basquetbolista de Defensor Sporting, que se integró al plantel tras el primer partido, ante la demanda de trabajo de recuperación física.

Junto a ellos han trabajado varios masajistas designados por la Rugby World Cup.

"Al estar en un país extranjero no es tan fácil tener contactos. Muchos otros países no lo necesitan porque vienen con equipos muy amplios. Y además viajan cada año hacia aquí, por lo que tienen generados los contactos. Lo que queremos es ayudar a darle a Uruguay el paquete más completo para poder presentar la misma forma física el fin de semana. Podemos conseguir algunos fisioterapeutas extra para colaborar en la recuperación. Y sacar la presión del staff médico para centrarse en los jugadores lesionados y asegurarse que los entrenadores tengan el mejor equipo disponible a la orden", dijo la semana pasada Brett Davison, consultor de la World Rugby, que ayudó al plantel en ese rubro y destacó el trabajo del área médica y física.

"La ciencia del deporte para el nivel de élite está muy bien aplicada en Uruguay; aplican los mismos principios que los mejores equipos del mundo para la recuperación de los jugadores", agregó.

Para esta semana, un factor que ayuda son los 10 días de descanso entre un partido y otro, el mayor período en el torneo.

"Es un buen lapso entre partidos para poder recuperar bien; cuando hay una semana se trata de recuperar lo más posible. Si tenemos que hacer masajes o doble horario lo hacemos; lo importante es darle a los técnicos los jugadores en las mejores condiciones posibles para los entrenamientos. Después va a venir Inglaterra, y ahí si vamos a tener menos tiempo y más difícil la organización", concluye González, que junto con Ramírez, es de los más atareados de la delegación en estos días.

Entrenamiento en grupos

Ayer el equipo volvió a dividirse en tres para entrenar. Dos grupos bajaron a la cancha, y quienes no jugaron el domingo se dedicaron a realizar ejercicios livianos con pelota, ya que habían entrenado también el lunes.

Mientras tanto, quienes jugaron pero no sumaron muchos minutos trabaron de forma más intensa bajo las órdenes de los preparadores físicos Federico Izeta y Santiago Alfaro.

Finalmente, los que sumaron más minutos y golpes hicieron ejercicios de activación en el jardín del hotel, que consistieron en juegos recreativos con pelota. Aparte, todos hicieron masajes y otros ejercicios de fisioterapia.


Acerca del autor

Comentarios