La catarsis de Aguirre: “Le dije a los directivos, no me jodan porque me voy"

El entrenador dio detalles de cómo se dieron los hechos de su frustrado acuerdo con el club; apuntó la responsabilidad a los directivos de la oposición

Diego Aguirre descargó este lunes su frustración por su fallida llegada a Peñarol, y deslizó la responsabilidad en los dirigentes de la oposición, que no aceptaron las condiciones que había negociado con Juan Pedro Damiani.

“Estoy muy tranquilo con los pasos que di, con lo que fui hablando varias veces en el correr de la semana.  No me jodan porque me voy”, dijo la “Fiera” en La Oral Deportiva de AM970, como resumen de dos semanas en las que primero arregló su llegada como entrenador y director deportivo con Juan Pedro Damiani, pero luego los resultados electorales lo pusieron en una situación donde entendió que sus ideas ya no era prioridad.

“Lo único que tengo para decir es mi verdad. Como el fútbol es muy pasional despierta estas cosas. Intento hablar desde lo racional, obviamente que es difícil, son momentos duros para mí por cómos e fueron dando los hechos”, dijo el DT, que luego explicó cómo se fueron sucediendo los hechos.

“Como se sabe, durante varios meses que no consideraba volver a Peñarol porque entendía que no era el momento. Después de muchas conversaciones, de pensarlo bien, de poder estar en Uruguay después de tres años afuera, entendí que era un momento que Peñarol me necesitaba. Por eso tuvimos un acercamiento con Juan Pedro díez días atrás. Llegamos a un principio de acuerdo en caso que pasaran determinadas cosas, que después no fueron así”.

“En caso que Juan Pedro hubiésemos tenido la mayoría se resolvía rápidamente. Es algo que no previmos o no nos imaginamos. Un hecho que tenía que ser de alegría de todos se fue estirando, se fue dilatando. Se crearon comisiones para tratar temas, para analizar la llegada de algún gerente deportivo”.

“Algunas ideas que plantee en un principio no podían ser. Yo cedí en cosas como en toda negociación, pero después se continuó hablando de que había diferencias económicas, sentí que las cosas no eran como yo me imaginaba, que tenía que ser una fiesta mi llegada, todos unidos y juntos para adelante. Se fue deteriorando y entendí que no era mi momento”.

“No me gustaba llegar a Peñarol en una situación dividida, decir “conseguí un voto de la oposición para obtener la mayoría 6 a 5”. Me pareció que tenía que ser distinto. Después cada uno hará sus valoraciones”.

“Llegué teniendo dos  o tres ofertas, cinco días atrás le dije a la gente de Inter ‘no puedo porque estoy para firmar con Peñaro’.  Pero después se fue dilatando el tema, enfriando. El fin de semana dije no es mi momento, lo lamento mucho, sé que es duro”.

“En el caso de Juan Pedro sabe lo que hablamos, si hay alguien que quería que yo llegara más que nadie era Juan Pedro. Hizo lo imposible, estaba todo dado y servido, pero después se fueron desvirtuando las cosas”.

“A Juan Pedro le dije que sí en determinadas condiciones que después cambiaron. No deja de ser una negociación que no llegó a su final. Estábamos hablando 15 días antes. Yo tenía una ilusión muy grande, después no fue así, empecé a cambiar mi cabeza, lo manifesté a los dirigentes, trataré de dar vuelta la página y continuar adelante”.

“Acá no quiero empezar a buscar culpables. Hay hechos. Hay una elección y promesas electorales que las quieren hacer valer. Eso lo respeto, fueron electos y tienen su opinión. Más allá que nos juntamos y había coincidencias. No era que quería ser el director de Peñarol por imponer ideas. Mi planteamiento fuer ayudar en todas las áreas, aprovechar mi experiencia y algunas ideas que se hacen en otros clubes”.

“Sin entrar en detalles ni dar nombres hubo cosas que se fueron desvirtuando. Vi que había otras prioridades o ideas. Por ahí yo entendí que tenían que darle prioridad al tema mío. Respeto los pensamientos de los demás, las intenciones son buenas. No estoy enfrentado, no lo tomo personal”.

“Con Carlos Sánchez aprovechamos que fuimos a Colonia por temas personales, y empezamos a proyectar ideas, es normal cuando crees que un proyecto se va a cristalizar. Después se fue enfriando la cosa, hubo tres o cuatro días de silencio, fueron surgiendo cosas nuevas que me hicieron rever la posición. En mi casa estuvieron el miércoles pero después hasta el sábado no recibí mas llamadas”.

“No pienso nada, el tiempo dirá. Doy mi versión. Estoy muy tranquilo con los pasos que di, y lo que fui hablando varias veces en el correr de la semana. No me jodan porque me voy”.
 
“Este tema me tiene mal, ya me embarcaré en el nuevo proyecto, pero obviamente es un momento difícil para mí. Pero estoy recontra tranquilo que las cosas fueron habladas, advertidas y nadie se puede llamar a sorpresa”.


Populares de la sección

Comentarios