La calma antes del repecho

Uruguay comenzó a mirar hacia Rusia 2018: llegó la primera tanda de futbolistas a Santa Cruz
Por Agustín Castillo, especial para Referí desde Santa Cruz, Bolivia

"¿Está Muslera? ¡Me quiero sacar una foto con él!", un funcionario de Blooming, uno de los dos equipos grandes del fútbol cruceño que prestó a la selección sus instalaciones, hizo la pregunta. Estaba ansioso por tener una foto con el golero uruguayo. Lo mismo pasó con algunos niños y otros no tanto que se acercaron hasta las instalaciones del equipo albiceleste dónde ayer Uruguay comenzó a andar con la mira puesta en el Mundial de Rusia 2018.

La expectativa por ver a los jugadores de la selección uruguaya en el pueblo boliviano fue tal que en el acceso a la sede de Blooming hubo que controlar el ingreso de los hinchas que, smartphone en mano, estaban listos para capturar un recuerdo con los futbolistas. Ni el propio combinado local despierta tanto interés en la afición. Eso sí: la ansiedad se calmó de pronto: los que lograron entrar se iban dando cuenta que las principales figuras todavía no habían llegado a Santa Cruz.

"¿Cuándo viene Godín?", preguntó otro curioso que no podía reconocer a ninguno de los futbolistas que estaban entrenando en la cancha más alejada del complejo mientras los jugadores uruguayos jugaban, sobre el final de la práctica, un fútbol tenis que en ese momento tenía dos equipos.

De un lado Brian Lozano, Nicolás Lodeiro y Nahitan Nandez y del otro, Cristian "Cebolla" Rodríguez (muy requerido por locales que lo acosaron a fotos y firmas), Álvaro "Palito" Pereira y Michael Santos. Lodeiro definió de cabeza, la pelota se fue apenas ancha y el Cebolla festejó: le ganaron 3-2 y enseguida entró otro equipo que tenía como refuerzo a Carlos Nicola.

Lo que no cambió fue el humor: desde el hotel hasta el primer entrenamiento, lo que sobresalió fue el buen ambiente. Bromas, saludos, abrazos y risas a pesar de las horas de vuelo en los futbolistas. Incluso Lodeiro y Aldo Cauteruccio, cocinero de la selección, se toparon en los pasillos del hotel y ni bien saludaron hablaron de lo que habrá próximamente en la parrilla de este último.

La llegada

La primera tanda del plantel llegó sobre las 12 del mediodía al hotel Los Tajibos. La misma estaba compuesta por los cuatro futbolistas del medio local más el cuerpo técnico y directivos que viajaron en vuelo chárter. Después de unos días de frío, viento y lluvia (cosa extraña en esta época en la ciudad) Santa Cruz recibió a la selección con 32 grados y el cielo despejado. Tendencia que se mantendrá durante toda la estadía en Santa Cruz y que cambiará cuando suban el jueves a La Paz: allí cambiaran el calor cruceño por el frío seco paceño y un promedio de 13 grados.

Dos horas más tarde del arribo de la primera delegación llegaron Álvaro Pereira, Nicolás Lodeiro y Cristian Rodríguez. La pregunta que enseguida se instaló en el lobby de Los Tajibos no demoró en llegar: ¿dónde están los celestes de River? Carlos Sánchez y Camilo Mayada perdieron la conexión y no pudieron llegar con sus colegas del fútbol argentino. Se estima que en la medianoche del lunes se integren al plantel que tiene su bunker en el hotel más lujoso de Santa Cruz, situado en el elegante y coqueto Equipetrol, el barrio más top de la ciudad.

El último en llegar fue Giorgan de Arrascaeta, quien debía arribar con el golero Martín Silva, que también por complicaciones con los vuelos no llegó en tiempo y forma. De esta forma, finalmente, el primer entrenamiento de cara a Rusia 2018 se efectuó con ocho futbolistas en vez de once.

El movimiento fue regenerativo y recreativo. Como los futbolistas llegaban de jugar partidos en las horas previas se trabajó en ejercicios de recuperación. Largas sesiones de trotes, estiramientos y movimientos recreativos para bajar las cargas, explicó a Referí el profe Sebastián Urrutia.

Primero se armó un círculo en el medio de la cancha y hubo una breve charla encabezada por Mario Rebollo. Siempre con la mirada cercana del Maestro Tábarez, quien dio una breve charla y luego pasó la mayor parte del entrenamiento sentado en una de las conservadoras junto a los fisioterapeutas Alfredo Montes y Richard López observando atentamente los movimientos de sus seleccionados que tanto martes –ya con el plantel completo- y miércoles será a puerta cerradas. Allí, con la calma y el calor del llano Santa Cruz, empezará a asomar el equipo titular que el mismo jueves suba a los más de 3.500 de La Paz para comenzar esta aventura que debe terminar en Rusia.