La barra de Peñarol no quiere perder el poder

El club busca una solución a la violencia en medio de intereses encontrados; tras el episodio del martes, se cerrarán Los Aromos para los socios por un tiempo

Hasta no hace mucho, el gobierno tenía en la mira a Peñarol por no cumplir los protocolos de seguridad. Sin embargo, últimamente el club le hincó el diente a ese tema y comenzó a actuar. Ello trajo aparejadas molestias en la barra de la Ámsterdam, por lo que algunos integrantes de la misma están bastante molestos. No quieren perder poder, y sobre todo, piensan que pueden perder pie con negociados del futuro estadio del club.

El primer hecho positivo de los aurinegros fue enviar los nombres de los referentes de la seguridad que trabajaban en dicha tribuna. Pero luego de eso, hubo otros mensajes de la dirigencia con la suspensión de 13 socios por incidentes por 3 meses y el miércoles se supo que se suspendieron a tres quienes fueron procesados por los hechos vandálicos del último clásico.

El 1°de julio pasado, cuando Peñarol volvía a los entrenamientos para comenzar la pretemporada, hubo una discusión entre el jefe de la seguridad aurinegra, Washington Vega, y un representante de jugadores que terminó a los golpes de puño.

El pasado martes hubo nuevamente otro episodio que terminó de la misma manera en la concentración mirasol. Sucedió entre un hincha e integrantes de la seguridad del club.

Debido a esta reiteración, Peñarol decidió que al menos la semana que viene, los entrenamientos sean cerrados para los socios.

"Hace algunas semanas hubo un incidente y ayer (el martes) se dio otro. Por eso decidimos dejar de abrir las prácticas al público al menos por la semana que viene. Capaz que lo hacemos por un tiempo más", explicó a Referí el flamante presidente de la Comisión de Seguridad, Julio Luis Sanguinetti.

Por otra parte, en la interna de la barra de Peñarol se viven momentos difíciles y no es de ahora, sino desde hace algunos meses. Existe una lucha por el liderazgo.

A eso hay que sumarle la nueva política del club que comenzará a implementarse en el Torneo Apertura que comienza, que entre otros puntos apunta a que en la Tribuna Ámsterdam, solamente ingresen los socios del club. Eso lo señaló hace un par de semanas atrás el presidente de la institución, Juan Pedro Damiani.

"Dirigentes no jueguen con la gente, el club no es de los socios, sino de los que estamos siempre", cantó la Ámsterdam en el partido del debut de Diego Forlán.

En ese encuentro, en el momento en que fue a ingresar el propio Forlán, el dueño de la fiesta, la Ámsterdam empezó a corear el apodo del último ídolo del club: Antonio Pacheco. Forlán pisó el césped y desde esa tribuna se escuchó: "¡Olé, olé, olé, olé, Tony, Tonyyyy!", en clara alusión a que el actual consejo directivo no le renovó contrato y el futbolista decidió dejar de jugar.

Ya en el partido anterior ante Málaga, hubo paro de bombos de cierto sector de la Ámsterdam (porque otros pocos aparecieron). "Nos tratan de delincuentes, nos meten en la misma bolsa que los que hacen líos y nos ensucian sin sentido. Acá todos somos laburantes y tenemos nuestras cosas pero también nos hacemos lugar para Peñarol, perdiendo plata y tiempo para estar con la familia (...) Así que señores dirigentes, pónganse las pilas con nosotros y déjense de payasadas. Si ustedes también nos necesitan", escribió un grupo llamado "Percusión Barra Ámsterdam" en Facebook.

En ese mismo encuentro, al final, un grupo de hinchas mostró una pancarta en la citada tribuna: "Violencia es mentir. Las banderas no matan". El ambiente no es el mejor y eso está claro.

La opinión de Sanguinetti

Con relación a lo ocurrido el martes en Los Aromos, Sanguinetti admitió a Referí que se está confeccionado "un organigrama de un plan integral de seguridad que prevé el mejoramiento de la misma en Los Aromos. Estamos en la etapa de estudio".

Según comentó, "estamos confeccionando un plan de seguridad más claro para poder identificar a quienes ingresan a nuestra concentración. Lo que ocurrió el martes no fue un hecho aislado. Por lo que me informaron, fue una provocación a un integrante de la seguridad de Peñarol. Esto no puede volver a pasar. Si sumamos el otro episodio ocurrido a principios de julio, todo parece que esto ocurre por el cambio de relacionamiento que está haciendo el club con relación a la Tribuna Ámsterdam para los socios. Eso va a ser así y no vamos a cambiar".

Consultado acerca de si Peñarol está preocupado por esta situación, el presidente de la Comisión de Seguridad dijo: "No. Estamos preocupados por el fútbol, no por Peñarol. Estamos preocupados porque no ocurra nada malo en el fútbol en general".

Muchas veces los propios barras ingresan con sus automóviles a Los Aromos. Eso se quiere cambiar. "Estamos pensando en pedir el carné de socio con la cédula a quien ingrese y buscando la forma de tomarle una fotografía a todos los que entren a Los Aromos. Para los jugadores, es su lugar de trabajo, es como para un periodista de diario la redacción. Ellos deben tener un ámbito de trabajo lo más tranquilo posible de cara a lo que se viene".

Para Sanguinetti, se está avanzando en el relacionamiento con las autoridades nacionales y de la AUF, aunque no tiene previsto reunirse con nadie de la barra.

"Hay que volver al viejo concepto de que la barra es una barra de amigos. Yo aspiro a que suceda eso. Sé que los tiempos que corren son diferentes, pero hay que cambiar. El término barrabrava no existe para Peñarol. Sobre ese concepto estamos trabajando", agregó.

El futuro estadio en la mira

Un tema que no es menor es el futuro estadio de Peñarol. La barra ve allí una oportunidad única para poder hacer un negocio enorme y de muchos años. Entre ellos, los puestos de cuidacoches.

En el club, si bien no dicen nada de esto, lo tienen muy claro. Ese es otro de los focos por el que siguen existiendo cánticos contra los dirigentes, ya que quienes hoy manejan las cuentas de la barra (y ya se quedaron sin entradas), ven que ese posible futuro negocio corre serio riesgo para ellos. En ese sentido, desde Peñarol pretenden tener un estadio saludable desde el arranque mismo. Y esa actitud ya está generando respuestas.


Populares de la sección

Acerca del autor