La barra brava de Boca contada desde adentro

La popular 12 de Boca Juniors copó Montevideo y un periodista de El Observador cuenta su interna

La Barra Brava de Boca Juniors llegó y se fue de Montevideo como un torbellino que rompió la parsimonia habitual de la capital uruguaya.

Fueron cinco mil los hinchas que en ómnibus, autos particulares y en barco cruzaron el Río de La Plata para alentar al equipo en una visita relámpago.

La presencia de la barra brava más famosa del continente no pasó desapercibida y sus integrantes fueron custodiados en todo momento por la Policía uruguaya.

En Tres Cruces, donde el grueso de la barra de aliento xeneize se hizo presente bajo una importante custodia policial, El Observador fue testigo de la interna y las historias que rodean al equipo de la ribera.

“Yo vengo de Córdoba y llegué hace un par de horas. El viaje fue eterno pero vale la pena venir a ver a Boca, aunque sea por un rato y que salga una plata”, dice Emanuel, con tonada cordobesa e impecable uniforme azul y oro, mientras desgusta un chivito y una cerveza bajo la atenta mirada de dos policías.

La 12, como se conoce a la Barra Brava de Boca Juniors, completó 12 micros de los cuales seis quedaron varados en la frontera, ya que personal de Migración requisó a sus ocupantes armas blancas, alcohol, marihuana, éxtasis, cocaína y LSD.

“Yo vine en barco para no tener problemas, pero me iban avisando por WhatsApp que algunos pibes de la 12 habían tenido problemas para entrar y que habían encontrado algunas sustancias”, dice Rodrigo mientras se ríe, sentado en un muro de la terminal Tres Cruces.

Los integrantes de la barra brava que lograron llegar se diferencian del resto. Son cerca de 300 y están identificados.

Muchos de ellos se negaron a hablar con El Observador, mientras los vientos de la hinchada hacían sonar los trompetas al ritmo de distintas cumbias que sacudían la modorra de los comerciantes.

“Yo lo único que quiero es que lo de esta noche (ayer) sea una fiesta. La 12 sigue a Boca a todos lados; el tema es que la prensa muchas veces se mete para hacer puterío, porque el puterío vende en Argentina”, dice un integrante de la 12 al periodista de El Observador bajo una espesa nube de humo de marihuana que sacude hasta los árboles.

Consultado sobre las drogas que agentes de grupos GEO, Policía Caminera y Antinarcóticos incautaron a seis de los ómnibus que trasladaban a la barra brava en el kilómetro 27 de ruta 1, el integrante de la 12 afirma: “En Argentina está todo ese verso de la hinchada visitante, pero es un verso. La Policía de acá hace su trabajo, pero no tengo dudas de que van a llegar”.

La 12 es una marca registrada mundial y es conocida como la mejor hinchada del mundo, galardón que le dio la revista europea de fútbol So Foot en octubre de 2013.

Sus integrantes son celebridades en los medios de comunicación argentinos y tienen estrechos vínculos con agentes de la Policía Federal y los políticos de turno.

Para ellos, el partido de ayer en Montevideo fue una bocanada de aire fresco, ya que solo pueden ver a su equipo en la Libertadores, porque en Argentina sus nombres figuran en el derecho de admisión.

Los jefes de la 12, Rafael Di Zeo y Mauro Martín, estuvieron en Venezuela para el choque ante Zamora en el estadio de Barinas y hasta tuvieron tiempo para recorrer centros comerciales, sacarse fotos y firmar camisetas como estrellas de cine.

Martín, quien estuvo preso 22 meses investigado por el asesinato de Ernesto Cirino ocurrido el 29 de agosto del 2011, y Di Zeo, no pudieron asistir al juego entre Palestino y Boca en Chile por un convenio entre los dos países, normativa que no existe con Uruguay.

Por ese motivo, los hermanos Rafael y Fernando Di Zeo y el propio Martín, estuvieron ayer en el Estadio Centenario, según confirmaron a El Observador fuentes del Ministerio del Interior.
Además, tres hinchas de Boca fueron detenidos en Río Negro, ya que se encontraban requeridos por la Justicia Argentina.


Populares de la sección

Comentarios