La anécdota de Damonte: una camiseta por un penal

“Un juez me pidió la camiseta de Iván Alonso. Me dijo que si se la conseguía cobraba un penal para Nacional” comentó el volante. Las historias tricolores en la noche de “Fútbol x 100”

Mucho ha avanzado la tecnología y el modo de televisar los partidos de fútbol: slow motion, cámaras aéreas, cámaras con grúas, en las redes del arco, todo con el fin de mostrar mejor lo que sucede dentro de la cancha. Pero hay cosas que solo las saben los protagonistas del juego, los actores, sean jugadores o árbitros, que llevan adelante con sus acciones el espectáculo.

En un partido se dan miles de situaciones concretas, de juego o anecdóticas con elementos externos al partido que inciden en los jugadores de alguna manera. Hay 25 puntos de vista entre jugadores y terna, más lo que sucede en los bancos de suplentes, más la visión de los espectadores y la prensa. Cada una de estas visiones se suma o se opone, y de ellas sale algo parecido a la realidad, que en último caso es una construcción social.

Con ocasión de Fútbol x 100, la premiación organizada por El Observador de los mejores exponentes del Campeonato Uruguayo 2012-2013, se reunieron una serie de jugadores de diferentes equipos que concurrieron a recibir sus premios el lunes pasado al hotel Carrasco.

El Observador tuvo la oportunidad de conversar con los jugadores de Nacional, Israel Damonte (premio al mejor extranjero) e Iván Alonso (delantero integrante del equipo ideal), acerca de esas situaciones que no salen a la luz, que no muestran las cámaras, que muy rara vez se hacen públicas y que forman la cara oculta del fútbol.

En ese ámbito distendido, los jugadores tricolores comentaron incidencias de partidos del campeonato que les tocó jugar, así como anécdotas divertidas, o no tanto, de lo que significa vivir el fútbol desde adentro.

Más de una anécdota de la charla los tuvo como protagonistas de situaciones de juego tácticas o referiles. Por ejemplo, un juez uruguayo, cuya identidad los jugadores quisieron mantener en secreto, le pidió a Damonte que le consiguiera la camiseta de Iván Alonso.

“Un juez me pidió la camiseta de Iván Alonso. Me dijo que si se la conseguía cobraba un penal para Nacional” comentó el volante.

Damonte le respondió que le daba la suya, pero el árbitro quería la del delantero, e incluso allí hizo referencia al cobro del penal para Nacional, equipo del que es hincha, según le explicó al jugador. El pacto nunca llegó a concretarse, por lo que la pena máxima a favor de Nacional no se produjo, según contaron los jugadores.

Otra anécdota que los unió en cancha se refirió al partido en que Nacional debió enfrentar a El Tanque Sisley en el Parque Central. Los tricolores perdían 1 a 0 y en la desesperación por conseguir el empate, Damonte quiso vestirse de número 10 y le lanzaba pases largos a Alonso, que no llegaba por la potencia con que iba la pelota.

Damonte se insultaba a sí mismo por la vehemencia en los pases, y Alonso lo aplaudía, hasta que en un momento el delantero le hizo un gesto de que cortara con esos pases, a lo que Damonte le dijo, reconociendo: “Está bien, te estoy tirando bifes”.

Alonso recuerda, de ese tipo de partidos en los que Nacional debía remar en desventaja, el murmullo de la gente, sobre todo si se jugaba en el Parque Central, donde las tribunas están muy cerca del campo de juego.

“En Uruguay el fútbol es muy directo: si el equipo va perdiendo, el hincha pide a gritos mandar la pelota al área para empatar de cualquier forma”, dijo Alonso.

A propósito de la bronca del hincha de Nacional (que en 2013 ha tenido una colección de enojos), Alonso tampoco se olvida de la situación que vivió al errar el penal contra Boca Juniors en el Centenario, por la Libertadores.

Esa noche, después del partido, se quedó charlando con el Chino Recoba. “Estuvimos hablando hasta las cinco de la mañana. No me podía dormir de la calentura. Después, cuando metí el penal contra Toluca, corrí a decirle al Chino: ‘¿Viste cómo le pegué?’”, contó Alonso.

Dentro de una cancha hay drama, hay calentura, hay victoria y hay derrota, pero también hay momentos para el humor. Damonte recordó a un jugador uruguayo, Ernesto “Colorado” Zapata, que militó en el Cienciano de Perú, que para desconcentrar a los rivales les hacía chistes.

“Había un córner, y de pronto de la nada Zapata venía y te decía: ‘Te voy a contar un chiste que te vas a cagar de la risa’. Y vos no sabías qué cara ponerle”, narró entre risas Damonte.

Ante la ausencia de Marcelo Zalayeta, recibió el premio a mejor jugador de la temporada en su nombre el dirigente Jorge Barrera, quien bromeó en buenos términos con los jugadores de Nacional. Barrera dijo que Zalayeta a las 20.30 “estaba leyendo la Biblia”, y que por eso no había ido.

A Damonte le dijo que lo quería ver en Peñarol, porque “tiene la personalidad de un jugador aurinegro”.

A Alonso le dijo que sabía que era jugador de Nacional, un profesional, pero que no era hincha de Nacional. A lo que Alonso le respondió a Barrera que le preguntara a su primo Diego, actual técnico de Peñarol, de qué cuadro era hincha. “Todos nosotros de chicos siempre fuimos fanáticos de Rampla”, remató Alonso.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios