La accidentada espera a Henry Giménez

El vuelo que trajo a Montevideo al primer refuerzo de los tricolores se demoró tres horas en llegar; durante ese tiempo lo esperó el gerente deportivo Alejandro Lembo y dos personas se desmayaron casi al mismo tiempo en la sala

El vuelo que trasladó a Henry Giménez desde Ezeiza a Carrasco, último tramo del viaje que empezó en Italia, llegó con tres horas de atraso. Durante ese lapso de tiempo el gerente deportivo de Nacional Alejandro Lembo aguardó pacientemente,  mientras era total la incertidumbre sobre la llegada del avión y dos personas se desmayaron casi al unísono y fueron atendidas en el piso.

Lembo caminaba de un lado a otro. Hablaba por teléfono. Giménez era el primer futbolista al que esperaba cumpliendo la función de gerente. Los periodistas permanecían impacientes, con las cámaras de la televisión montadas en el medio de la sala.

La gente, curiosa, veía el movimiento y consultaba, ¿quién llega?, ¿a quién están esperando? A Henry Giménez, señora... “Ah, pensé que era alguien que yo conocía” respondió una de las tantas fisgonas.

De pronto, una escena que parecía policíaca. Una mujer intenta que un hombre no le quite la valija. Forcejean y el hombre cae al suelo con convulsiones, aparentemente epilépticos.

De inmediato aparece un médico para atenderlo. Los encargados de la seguridad tratan de desviar a los demás pasajeros, para que salgan por otro lado. Una señora parece no entender. Mira fijo al guardia. Éste le insiste, que salga por otro lado. Cuando la mujer parece entenderle, da un paso al costado y cae desmayada.

Tensión, sorpresa, los enfermeros que no daban abasto  y por otro lado, Lembo que continuaba esperando la llegada del delantero que pidió Pelusso para reforzar el equipo.

A la hora 14.30, tres horas después de lo previsto, el futbolista salió por la sala VIP del aeropuerto. Con su familia, con un perrito y con signos de cansancio. Pero feliz de volver a casa, como dijo después.

Esperan a Cruzado

El segundo jugador que espera Pelusso es el volante peruano Rinaldo Cruzado. El jugador tiene contrato con Newell’s Old Boys, pero como el club argentino le debe dinero, no pondría reparos en dejarle el pase en su poder.

El dirigente tricolor José Fuentes dijo el jueves en una radio argentina que “mientras Cruzado sea jugador de Newell’s, Nacional no puede hablar con él”. Expresó que se trata de una prioridad de Pelusso, quien lo dirigió en Alianza Lima de Perú.

El técnico tricolor espera que el futbolista, que no se presentó al inicio de la pretemporada con el conjunto rosarino, se integre al plantel entre viernes y sábado.

Mientras tanto, aunque Pelusso sigue esperando por Jorge Fucile, la prensa portuguesa informó que dos equipos se interesaron en él: Sporting Lisboa y Benfica.


Populares de la sección

Comentarios