Juveniles: de las achuras a los resultados

La caída de Matosas y la osadía de Gallardo en las anécdotas de partidos clásicos

Si bien hay futbolistas que por su personalidad o clase se destacaron frente al tradicional rival, no siempre es una confirmación de éxitos. El domingo Nacional afronta el partido con algunos futbolistas sin experiencia en clásicos  (al menos en Primera) y solo al cabo del mismo se sabrá si el técnico tuvo razón o no.

La historia no es nueva, aunque los antecedentes de tantos juveniles en partidos clásicos generalmente se da en clásicos de verano. “Nacional puso la carne en el asador y Peñarol las achuras”, dijo el entonces coordinador institucional de Peñarol, Juan Pedro Damiani, en referencia al equipo con el que Gustavo Matosas afrontó un clásico de verano en el que perdió 3-0 por la Copa Ricard 2008.  La apuesta por los juveniles le costo cara al entonces entrenador: minó la confianza que le tenía la directiva, y los siguientes resultados precipitaron su salida.

Pocos días después, volvieron a encontrarse los clásicos rivales por la Copa Suat y los tricolores vencieron 2-1 con un hombre de menos a un equipo de Peñarol que se había reforzado con varias estrellas. “Con uno menos y de atrás es importante ganarles, cualquier hincha sueña con esto. En una semana ganarles dos veces, a las achuras y al asado, es muy importante”, ironizó después el arquero Alexis Viera.

Un mes más tarde, tras el primer tropezón oficial, Damiani despidió a Matosas. Perder aquellos clásicos de verano, pese a que en uno de ellos jugó con las achuras, le costó el puesto.

El entrenador de Nacional era Gerardo Pelusso que comenzó así a forjar una historia ganadora frente a Peñarol, pese a que se trataba de amistoso.

En 2012 Marcelo Gallardo confió en juveniles frente a Peñarol y le dio resultado. En un torneo de verano puso 10 jugadores surgidos en el club y ganó por penales: Burián, Alvarez, Rolín, Torres, Abero, Romero, Rafael García, Calzada; Renato César y Bueno.


Populares de la sección

Comentarios