Jugar con la vida por deporte

El Dakar se cobró el martes la 63ª víctima de su historia luego de constatarse el fallecimiento del motociclista polaco Michal Hernik

El piloto polaco de motos Michal Hernik falleció ayer mientras disputaba la tercera etapa del Dakar, entre San Juan y Chilecito, según oficializó la organización del rally.

El debutante en este Dakar, de 39 años, con el dorsal 82, murió en el kilómetro 206 de la Cuesta del Miranda, en la provincia de La Rioja, a la hora 16.03.

Hernik había nacido el 30 de enero de 1975 en Cracovia.

Según consta en el comunicado oficial, un helicóptero médico encontró el cuerpo de Hernik a 300 metros de la pista y todavía se desconocen las razones de su muerte.

El polaco había participado como antecedente a este Dakar en la prueba L’Abu Dhabi Desert Challenge el año pasado y en el Rally de Marruecos de 2013.

De esta manera, la legendaria prueba de origen europeo-africana sumó su quinta muerte desde su desembarco en tierras sudamericanas con los antecedentes del francés Thierry Pascal en 2009, el argentino Jorge Martínez Boero en 2012, el francés Thomas Bourgin en 2013 y el belga Eric Palante el año pasado.

El director del Dakar, Etienne Lavigne, y el director de relaciones exteriores, Gregory Murac, lamentaron el fallecimiento del piloto.

“La organización lamenta el fallecimiento del piloto Michal Hernik, que fue encontrado muerto esta tarde en el kilómetro 206 junto a su moto”, afirmó en francés el máximo responsable de la prueba.

“Como no teníamos noticias de Michal, decidimos comenzar a buscarlo y el helicóptero médico lo localizó. Si bien los médicos intentaron reanimarlo, el cuerpo yacía sin vida junto a su moto”, completó Lavigne.

A su tiempo, Gregory Murac agregó: “El piloto fue hallado a 300 metros de la pista sin su casco y la causa ya está derivada a la justicia argentina”.

“Quiero expresar las condolencias a la familia, los parientes y el equipo de Michal”, finalizó el director de relaciones exteriores.

El motociclista Patrick Dodin fue la primera víctima mortal de la carrera. Perdió la vida en 1979 tras salirse de la pista en Agadés.

El año más luctuoso fue 1986, edición en la que murieron siete personas, entre ellas el alma máter de la prueba, Thierry Sabine, cuando se estrelló el helicóptero que lo transportaba junto a otras personas.

El Dakar también se ha cobrado la vida de muchos espectadores en la etapa en que se disputaba en su trazado original, de París a una ciudad africana.

Pasan los años y las tragedias se suceden. “Sabemos que jugamos con nuestras vidas”, le dijo una vez el piloto franco-uruguayo Laurent Lazard a El Observador. Y año tras año, el Dakar se encarga de recordárselo a los pilotos. l


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios