“Jugar el repechaje es un premio, no es injusto”

El capitán de la selección habló sobre el partido del miércoles ante Jordania, destacó que “esto se debe tomar como una gran oportunidad y no como un castigo”

"Mirá, no soy cabalero, pero vamos a hablar de los partidos contra Jordania. Después tendremos tiempo de analizar lo que pasó en las Eliminatorias”, pide el capitán de la selección uruguaya, Diego Lugano, cuando es abordado por El Observador para charlar sobre distintos aspectos del combinado. Claro, en los últimos tiempos Diego se llamó a una especie de silencio. No fue común verlo en las conferencias de prensa. Y si bien lo niega, adoptó como una especie de cábala no hablar en la concentración celeste y sí hacerlo a su arribo al aeropuerto.

El pacto parecía sellado. Bajo estas perspectivas, se hablaría solo de los encuentros contra los jordanos, que tendrá el primer capítulo el miércoles en Amán a la hora 13 de Uruguay. Pero una vez que se inicia el diálogo, Lugano no puede evitar su responsabilidad y asume: “Llegamos a esto porque hubo tres meses claves que coincidieron con partidos difíciles en el calor de Barranquilla, Argentina, y la altura de La Paz. Y nos tomó mal a muchos jugadores”.

Era inevitable. Con Lugano, el hombre más ascendente del plantel, no se podía eludir hablar de lo que sucedió y lo que vendrá.

¿Por qué llegamos a esta situación del repechaje?
Es una situación que al inicio no queríamos llegar pero como se dio se debe tomar como una gran oportunidad y no como un castigo.

¿A qué atribuye lo que le pasó a Uruguay?
No sé si es hora de comentar toda la eliminatoria porque ya está: falta el repechaje. Fue una eliminatoria rarísima. Arrancamos primeros, bien, y nunca esperamos que fuera tan difícil. Pero hubo tres meses claves: agosto, setiembre y octubre de 2012, que encontraron al 80% de los jugadores en nuestro peor momento de los últimos años. Algunos cambiaron de equipo, otros estaban de pretemporada, otros no la hicieron por los Juegos Olímpicos, cambios de club, cambios de ambiente, de casa. Fue un momento increíble que nos agarró a todos. Para colmo llegaron los partidos en los 45º de Barranquilla, Argentina de visitante y en la altura de La Paz. Y quedamos negativos. Perdimos la ventaja que teníamos en la tabla de posiciones y ya no jugamos tan tranquilos. Luego nos empatan tres partidos en la hora. Nos ha pasado de todo.

Y se puso cuesta arriba.
Fue un momento muy duro porque fue cuesta arriba de verdad. Pero cuando para todo el mundo estábamos afuera vino la reacción. Esto de jugar el repechaje con Jordania es un premio. No es injusto porque la eliminatoria es todos contra todos. Tuvimos momentos catastróficos, que todos los equipos pueden tener, y tuvimos reacción, que no todos pueden tener.

Diego Forlán argumentaba en una charla con El Observador que lo que sucedió con Uruguay es normal, que un equipo no puede mantenerse tantos años al más alto nivel. Incluso Tabárez remarcó que fue una de las razones por las que Guardiola se fue de Barcelona, ¿qué opinión tiene usted?
Dicen que es normal en todo equipo; a nosotros nos agarró mal. Pero si tenés memoria siempre le pasa a dos o tres que andan mal. Entonces en un grupo de 20 se disimula; ahora si son 8 o 10 no salís. Nos costó y ahora nos pone este nuevo desafío.

Justamente, ¿el cruce con Jordania lo toman como eso, cómo un nuevo desafío que se les plantea?
Sí, aunque en realidad como los uruguayos venimos en la eliminatoria cada partido tiene sabor a despedida o a seguir en el camino. Ahora es un mano a mano, es otro continente, no hay revancha, se crea un marco diferente que hay que saber llevar. En nuestro grupo se nota el ambiente. Si llegamos acá es un premio a la reacción y está claro que hay algo en el uruguayo. Ahora es otra instancia con un rival que tiene las mismas ilusiones, tal vez menos presión, pero piensan igual que nosotros.

¿Cuánto más peligroso lo hace al rival el hecho de que no tenga nada para perder?
Ellos deberían jugar más sueltos por buscar una hazaña histórica, pero esto es fútbol y deben haber hecho algún mérito para llegar acá. Debemos tomarlo como lo que es. Luego de tres años de sacrificio hay que respetar al rival.

¿Qué responde si le digo que un solo jugador de Uruguay vale más que todo el plantel jordano?
Que Messi valía más que todos nosotros juntos y les ganamos en la Copa América. Preguntale a los uruguayos que van a jugar contra Neymar que piensan. Nos pasó 20 veces lo contrario y ganamos. Y ahora hay que ser cautelosos para no dar margen a las sorpresas. Debemos saber que va a ser duro para que no nos tome por sorpresa.

Antes del partido con Argentina usted sorprendió diciendo: “No vayan a pensar que no sabemos nada de Jordania”.
Claro, porque los había empezado a mirar. Tuve la oportunidad de ver un partido que jugaron contra Uzbekistán. Pero el análisis más detallado lo va a brindar el Maestro (Tabárez) en las charlas previas.

¿Y de lo que vio qué puede decir?
Es un equipo como los asiáticos, con jugadores livianitos y ágiles que juegan al fútbol. No hay misterio. Y de local se dejan llevar por la emoción de la gente. Pero si Uruguay hace las cosas bien no hay excusas. Para la sociedad de ellos debe ser importante jugar contra Uruguay. Nosotros tenemos historia, temple, responsabilidad y tenemos que salir a hacer lo nuestro. No tenemos dos caminos: queda uno solo.


Fuente: Jorge Señorans, enviado a Estambul

Populares de la sección

Comentarios