Jugadores de Racing de Santander hicieron paro en la cancha

En el súper profesionalismo europeo también pasa que un equipo se retire de un torneo por deudas

Los jugadores del Racing de Santander se unieron abrazados junto al círculo central apenas pitó el juez el inicio del partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey contra la Real Sociedad, que finalmente no se jugó.

El plantel de Racing, equipo de Segunda B, comunicó hace tres días su decisión irrevocable de no jugar el jueves si el Consejo de Administración del club, con su presidente, Ángel Lavín, a la cabeza, no renunciaba.

Así, apenas pitó el juez, los jugadores se reunieron abrazados junto al círculo central para dejar clara su intención de no jugar, como anunciaron. Segundos después, el árbitro señaló la suspensión del partido.

Hace tres días los jugadores recordaron que desde hace varios meses no cobran su salario, "pese a las promesas de pago llevadas a cabo por el presidente".

Los jugadores del equipo cántabro, a quienes el club les adeuda varios meses, formaron abrazados en el centro del campo tras el pitazo inicial y, después de que los futbolistas rivales echaran el balón fuera, le comunicaron al árbitro que no iban a jugar y esperaron al resto del plantel y al cuerpo técnico, mientras en el palco no estaba Lavín

Durante los minutos de calentamiento fueron constantes los gritos de ánimo hacia un plantel que lleva varios meses sin cobrar y a la que Lavín le ha venido prometiendo durante las últimas semanas que les iba a pagar, sin cumplir su palabra.

Cuando los jugadores de ambos equipos saltaron al terreno de juego el público los recibió con el grito de "¡No se juega, no se juega!", además de continuar profiriendo eslóganes contra los dirigentes racinguistas, que ni siquiera hicieron acto de presencia en el palco.

Luego la afición ovacionó a sus jugadores mientras estaban formados abrazados en el centro del campo viendo como los donostiarras se pasaban el balón hasta que lo echaron fuera de banda y se acercaron a mostrar su solidaridad a los futbolistas de Racing.

Una vez decretado el "final" de este partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey (3-1 en la ida), eliminatoria que se salda con el paso de la Real Sociedad a las semifinales, todo el plantel de Racing y el cuerpo técnico dieron una vuelta al campo para agradecer el apoyo de la afición.

Cuando todos abandonaron el terreno de juego, los hinchas se mantuvieron en sus localidades alternando cánticos de apoyo a Racing, con el ya habitual grito de "¡Fuera chorizos del Sardinero!.

Eso hizo que el plantel volviera a salir al campo y se acercara hacia la tribuna en la que se ubican los incondicionales seguidores racinguistas, para aplaudirles por su apoyo y por la lucha que han mantenido durante meses contra los actuales dirigentes del club. 


Populares de la sección

Comentarios