Jugadores locales se suman a lucha política contra Tenfield

Se sumaron a los de la selección y abren otro flanco en el conflicto con la empresa de televisión de Francisco Casal
A la mediática disputa por los derechos de imagen entre los futbolistas de la selección uruguaya y la empresa Tenfield, se sumó ayer un nuevo actor: los futbolistas del medio local. Los delegados de los planteles de futbolistas de Primera y Segunda división, a excepción de Tacuarembó que no participó, se reunieron el jueves en asamblea y a última hora decidieron emitir un comunicado donde se anuncia su intención de renegociar los derechos de imagen del fútbol uruguayo.

"Los futbolistas profesionales del medio local nos despertamos", es el título del texto, en el que manifiestan el interés que tienen de "renegociar los derechos de imagen del fútbol uruguayo", informó un participante de la reunión a Referí.

Tenfield explota los derechos de imagen de clubes y jugadores, junto a los de TV de todo el fútbol uruguayo desde 1998, cuando la empresa de Francisco Casal negoció con el Consejo Ejecutivo que presidía en aquella ocasión Eugenio Figueredo, hoy procesado con prisión domiciliaria por estafa y lavado de dinero. Desde 2003, la Asociación Uruguaya de Fútbol dejó de negociar los derechos de imagen y eso pasó hacia la Mutual (ver apunte).

Los futbolistas de la selección nacional, con Diego Godín a la cabeza, dieron el primer paso para reclamar por sus derechos de imagen. En el comunicado inicial, los jugadores celestes hicieron un llamado "para liberarse del yugo de intereses ajenos".

Luego continuaron de manera individual jugadores de clubes locales como Santiago López de Villa Española, Agustín Lucas de Miramar Misiones, Matías Pérez de Boston River y Mathías Riquero, quien juega en Chile.

El comunicado del jueves fue redactado de manera conjunta por los capitanes de los clubes, y replicado en redes sociales por jugadores de todos los equipos, incluidos futbolistas de los equipos grandes como Diego Polenta (Nacional), Junior Arias y Nicolás Dibble (Peñarol). Si bien se quiere negociar y llegar a un acuerdo, los delegados de los clubes no descartaron tomar una medida de fuerza más adelante como la paralización del Campeonato Uruguay Especial.

"La denuncia realizada por los jugadores de nuestra Selección Nacional nos abrió los ojos. Nos hizo ver que estábamos naturalizando una situación en la que el Fútbol Uruguayo caía en picada. Y nosotros no estábamos tomando ninguna actitud crítica. Ahora sabemos que es necesario luchar para evitar que la enorme mayoría de los beneficios que genera el fútbol uruguayo quede en manos de intermediarios o de terceros, personas y empresas que no son los reales protagonistas de nuestro fútbol", reza en su párrafo inicial el comunicado de los jugadores del medio local.

"El fútbol uruguayo necesita un cambio, queremos ayudar a la AUF, a los clubes para que les entre más dinero y que los jugadores tengan un mejor pasar. Si el fútbol uruguayo genera US$ 45 millones y un compañero nuestro no tiene para el boleto, hay algo que está mal. El fútbol es perverso, te va engañando. Y uno no tenía ni idea de cuánto valen los derechos, entonces en una asamblea donde hay 400 jugadores, uno levanta la mano y todos levantamos atrás. Es por falta de información", dijo López en el programa a Fondo de Radio 1010.

Consultados por Referí, desde Tenfield no se quisieron hacer comentarios sobre el comunicado.

Las corrientes de la Mutual

El comunicado inicial de los jugadores de la selección dejó en una situación delicada a la Mutual, que reconoció haber negociado derechos de imagen sin consentimiento de los futbolistas celestes. Incluso dentro del gremio hay diferentes lecturas. El presidente Enrique Saravia es muy cercano a la empresa Tenfield, mientras que el secretario general Fabián Pumar es más cercano al grupo de jugadores.

Algunos de los futbolistas presentes a la hora de elaborar el comunicado dijeron a Referí que la única discusión fue con algunas de las autoridades de la Mutual por lo que, entienden, es la injerencia de Tenfield en el gremio.

El gremio tuvo hasta ahora una cercana relación con Casal, lo que se refleja, por ejemplo, en que el fuera el único que mantuviera la denuncia penal contra Conmebol, por la que está preso Figueredo. Esa denuncia tuvo la iniciativa de Tenfield y fue presentada por varios clubes, que luego se retiraron ante la amenaza de sanciones. La Mutual quedó como único patrocinante.

La movida de los jugadores del medio local también es un dolor de cabeza para la Mutual, ya que el comunicado que se hizo público el viernes cae en una fecha neurálgica.

El 6 de diciembre será la asamblea anual donde se votará por la renovación de los derechos y los jugadores tienen una decisión tomada: "Se negocia o no se negocia, o no se juega más al fútbol, es el arma más letal que tenemos para conseguir algo, pero tampoco la idea es parar el fútbol", se expresó en el comunicado. La carta fue replicada por jugadores de la selección mayor como Diego Godín, Luis Suárez y Sebastián Coates, entre otros.

En la actualidad la Mutual recibe US$ 225 anuales por la cesión de los derechos de imagen de los jugadores (ver apunte).

El arquero de Danubio Michael Etulain dijo al programa No Toque Nada de Océano FM que ese punto se quiere cambiar: "Pedimos asesoramiento con los jugadores de la selección, que son unos fenómenos y nos dieron el impulso inicial para empezar con todo esto. Se lo planteamos a los planteles y todos se pusieron de acuerdo, aclaramos las dudas y de esa forma obtuvimos la mayoría".

El diálogo con El Observador TV, el capitán de Wanderers, Sergio Blanco, indicó que en estos días hay casos de equipos que no están entrenando por falta de pago (Fénix), y agregó que "es bravo" cuando el jugador no tiene dinero para llevar la comida a su casa ni para ir a entrenar. El reclamo por los derechos de imágenes se plantea "sin ofender a nadie, no es contra nadie, queremos unir, no dividir", dijo pero argumentó que "abrieron los ojos", dado que el dinero que el fútbol genera "no está bien repartido", dijo.

¿Cómo se negocia?

En Uruguay, los derechos de imagen de clubes y jugadores se dividen de la siguiente manera: los clubes ceden sus derechos de imagen a Tenfield al firmar el contrato de televisación, que en este momento está vigente hasta el año 2024. Por otro lado, hasta ahora Tenfield siempre consiguió los derechos de imagen de los jugadores a través de un acuerdo con la Mutual, que se refrendaba año a año en una Asamblea, además de que la Mutual pasaba club por club a recoger la firma de todos los jugadores. Por esos derechos –que incluía a los jugadores del fútbol local y a los de la selección– Tenfield le pagaba a la Mutual US$ 225 mil anuales, con lo que el gremio se mantenía. Ese monto incluía aproximadamente US$ 4 mil que los jugadores de selección cobraban en cada fecha FIFA, pero que desde hace unos meses se negaron a seguir cobrando. Los jugadores de selección fueron los primeros en oponerse a esa práctica y dijeron que ya no negociarán sus derechos de imagen con Tenfield, que ha dicho que tiene un contrato con la Mutual por ellos hasta 2019. De todos modos, la cátedra jurídica considera que, como esos derechos son personalísimos, no pueden ser explotados sin el consentimiento de la persona, aunque sí podrían tener que pagarse daños y perjuicios por el incumplimiento del contrato.

Varios flancos abiertos

La medida de los jugadores del medio local tiene mucho más de simbólico y de fuerza política que efectos concretos, según pudo saber Referí, ya que Tenfield casi no usa la imagen de los jugadores, salvo en las promociones de sus partidos. Sobre ese punto es sobre el cuál se puede desatar una batalla jurídica para dilucidar si se trata de los derechos de imagen de los futbolistas o los derechos de los clubes.

Pero más allá de las consecuencias concretas, se trata de un golpe inédito al poder de Tenfield, justo en el corazón de lo que históricamente fue su mayor argumento por ser una empresa creada por exjugadores: defender a los colegas.

Tenfield tiene varios frentes abiertos en este momento, porque además de los jugadores de selección y los locales, tiene pendiente una disputa con la AUF por los derechos de marketing de la selección. El contrato, por el cual la empresa de Casal tiene derecho a explotar los sponsors de la selección vence el 31 de diciembre, y significa una enorme fuente de recursos para la AUF, que está en una compleja situación financiera. En ese sentido, la intención del Ejecutivo es no aplicar el derecho de preferencia que Tenfield tiene en el contrato de 1998, ya que quiere explotar directamente esos derechos para sacar mejores ganancias. La estrategia de la AUF es dejar que venza el contrato, basados en que, a pesar de que la cláusula no tiene fecha de finalización, no puede ser válida eternamente una vez vencido el contrato.

En el medio de esa situación, los clubes también tienen su voz. Se reunieron la semana pasada en la sede de Nacional y crearon una comisión que se reunirá con el Ejecutivo el martes para hacerle saber su preocupación por el poco tiempo que tuvieron para evaluar la oferta de Nike –acercada por los jugadores de la selección y que fue igualada por Tenfield–, lo que no quieren que se repita con los nuevos sponsors.

Algunos clubes fueron más lejos y, por ejemplo, el presidente de Cerro, Alfredo Jaureguiverry, dijo que en la reunión "estaban los votos para hacer caer al Ejecutivo". Los neutrales vieron esa delcaración como una presión de Tenfield para que no se negocien los derechos de marketing, dijo a Referí uno de ellos, algo que desde Tenfield se negó enfáticamente. En ese sentido, fue clave el apoyo que la directiva de Nacional extendió al Ejecutivo en su reunión del miércoles, lo que fortalece la postura del Ejecutivo, golpeado políticamente luego que hace unos meses Peñarol le retirara la confianza.

Populares de la sección