Jugadores de fútbol tienen nivel de grasa corporal "muy elevado"

Un perfil antropométrico realizado a un equipo de Primera división determinó que ese factor puede ser limitante del rendimiento físico durante los partidos

Un estudio realizado en un equipo de fútbol profesional uruguayo determinó que los jugadores del medio local tienen un porcentaje de grasa corporal muy elevado, lo que puede ser un factor limitante del rendimiento físico durante los partidos.

El “Perfil Antropométrico y Estrés Fisiológico en Jugadores de Fútbol de la Primera División De Montevideo – Uruguay”, fue realizado por Héctor de los Santos, médico del plantel profesional Bella Vista, y el brasileño Alberto Inácio da Silva, doctor en Fisiología, y fue publicado en la Revista Brasileira de Futsal e Futebol, de San Pablo.

El objetivo del estudio fue describir el perfil antropométrico y valorar la intensidad de la actividad física de jugadores profesionales durante un partido de fútbol. La muestra estuvo compuesta por jugadores de fútbol profesional de un club de Montevideo, con edad promedio de 23 (±4,05) años, talla de 178,9 (±4,6) cm y masa corporal 78,5 (±3,9) kg.

El estudio tuvo como resultado, con respecto a los datos de composición corporal, que los jugadores en promedio tienen 15,4 (±2,3) % de grasa corporal. La frecuencia cardíaca (FC) media de los jugadores durante el partido fue de 159,36 (±6,97) latidos por minuto (lpm), con un tiempo de juego promedio de 81 (±7,23) min. Se agrega que los volantes centrales o de marca están el 76,85% del tiempo total de juego por encima de 80% de la FC máxima, lo cual en tiempo de juego son 62,24 minutos.

“Los jugadores presentaron un porcentaje de grasa corporal muy elevado, lo que puede ser un factor limitante del rendimiento físico durante el partido”, dice el informe.

El estudio analizó a 11 jugadores de fútbol profesional de un club de Montevideo que formaron parte del test por voluntad propia: tres delanteros, dos zagueros centrales, un lateral, tres volantes centrales y dos volantes de creación o armado. “Los deportistas ocupaban sus puestos, en partidos amistosos contra el seleccionado nacional, equipo de primera división, y equipo de la divisional B. Todos los encuentros se realizaron en período de competencia, jugados en fechas sin actividad oficial”, agrega el informe.

Volantes centrales, los más intensos

“Al analizar los datos como porcentaje de frecuencia cardíaca mayor al 80%, y realizar la media del tiempo total por puestos, se obtuvo que los volantes centrales están el 76,85% del tiempo total de juego por encima de 80% de la FC máx., los delanteros se encuentran en 70,49% los laterales en 69,06%, los volantes de creación en 59,82%, y los zagueros en 52,92%”, dice el estudio.

La frecuencia cardíaca media total fue 161,00 (± 6,63) lpm, durante el juego. Por puesto, la media fue la siguiente: zagueros 152 (± 0,7) lpm; lateral 166 lpm; volantes centrales 163 (± 3,53) lpm; volantes de creación 156,5 (± 0,35) lpm; delanteros 160 (± 6,12) lpm.

También se determinó que en tiempo real de juego los volantes centrales están por encima del 80% de la FCmáx unos 62,24 minutos, los delanteros unos 57,09 minutos, los laterales unos 55,93 minutos, los volantes de creación unos 48,45 minutos y los zagueros unos 42,86 minutos.

El informe se recuerda que el “trabajo fue realizado con los jugadores de un solo club, por lo cual no pueden extrapolarse los datos a otros planteles, se deberá seguir con las investigaciones en el fútbol uruguayo a fin de extraer conclusiones finales”.

Grasa corporal

En el fútbol parece haber un consenso entre los evaluadores, agrega el estudio, siendo apuntado el índice que varía 7 a 12% de grasa corporal (%GC) como aceptable para los futbolistas. En el caso de los jugadores uruguayos que fueron evaluados, el %GC fue superior a esos índices.

“Los datos demostraron que los jugadores envueltos en estos estudios están con un porcentaje de grasa corporal por arriba de los índices encontrados en atletas de esta modalidad”, dice la nota. “La intensidad alcanzada por los jugadores durante los partidos fue inferior al alcanzado por otros atletas relatados en la literatura científica”, agrega.

También se aclara que los resultados pueden ser justificados por el hecho que las mediciones se hicieron en partidos amistosos contra el seleccionado nacional, un equipo de Primera división y otro de Segunda, “donde los atletas no disputan las jugadas con tanta intensidad para no lesionarse ni lesionar sus adversarios”.

Por último, se concluye: “Los atletas presentan índices de grasa corporal por arriba de los estandarizados, recomendándose verificar que estos atletas están siendo sometidos a programas nutricionales, para que esta grasa en exceso no perjudique la performance de estos jugadores durante el partido”.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios