Jugado a recuperar su mística

Sin antecedentes recientes positivos, Peñarol toma el Quinquenio de referencia
El martes arrancó en Los Aromos el operativo clásico rumbo al partido ante Nacional del próximo domingo y por eso, pese a la tranquilidad que da la punta del campeonato, en Peñarol se respira ese aire de semana especial.

En conferencia de prensa, Pablo Bengoechea y Marcelo Zalayeta mencionaron clásicos del Quinquenio cuando fueron consultados sobre sus recuerdos más alegres. Es que por más que el delantero logró ser campeón uruguayo y dijo presente en la red en la histórica victoria por 5-0, la mala racha reciente obliga a remontarse en el tiempo.

El caso de Bengoechea pinta de cuerpo entero el cambio de función. Ganador nato de clásicos y arquitecto de remontadas inolvidables durante la década de 1990, el riverense sufrió como entrenador el revés de no lograr victorias en cuatro partidos.

Dirigió dos clásicos de verano (los perdió), empató 1-1 el del Clausura (que luego ganó) y cayó en la final ante los tricolores por 3-2 para redondear el saldo negativo.

Por eso, la referencia del Quinquenio es el sostén anímico de cara a la cita del domingo y se refuerza con la presencia del propio Bengoechea y Zalayeta, más Óscar Aguirregaray, José Enrique De Los Santos y Óscar Ferro en el grupo de trabajo.

"Firmo donde sea que se logren los objetivos del club, y en esos objetivos siempre está ganar clásicos, sea cual sea el entrenador. Desde que terminó el último clásico, todo el que está en el club
piensa en el próximo".

El estratega mirasol también se refirió a los nervios de acero que debe tener ahora en su nueva función: "En mi etapa como jugador me ponía mucho más nervioso porque dependía de lo que uno pudiera hacer, tenía otra participación. Acá lo que deseo es que los muchachos lleguen de la mejor manera y prepararlos bien, hablarles claro, no generar dudas y que entren con mucha confianza. Me enseñaron en el club que los clásicos son partidos especiales a los que hay que llegar de la mejor manera. Ahora como técnico intento transmitir eso", dijo Bengoechea.

Consultado sobre su mejor recuerdo clásico, Bengoechea optó por su debut, el 9 de mayo de 1993, con victoria de Peñarol y con un gol suyo.

Ese día, el Peñarol de Gregorio Pérez alineó a Óscar Ferro; Washington Tais, Darwin Quintana, José De Los Santos, Robert Lima; Diego Dorta, José Perdomo, Bengoechea; Marcelo Otero, Néstor Gabriel Cedrés y Darío Silva.

Bengoechea dejó el campo aplaudido a los 89 minutos para el ingreso de Danilo Baltierra.
En la última jugada del primer tiempo, Otero fue derribado en el área y el árbitro Jorge Nieves pitó el penal que transformó en gol Bengoechea.

Consultado sobre el peor recuerdo, el entrenador mencionó el clásico del 27 de noviembre de 1998 cuando Olivier Viera anuló dos goles válidos de José Franco en plena lucha por el sexenio.

Gastón Guruceaga también estuvo presente en la conferencia y al ser consultado sobre un clásico del Quinquenio eligió una de las remontadas de 1997: "Era muy chico pero luego vi por televisión el partido que Peñarol perdía 3-1 y ganó 4-3".

A esa mística se aferran los mirasoles.

Populares de la sección

Acerca del autor