Juez, merezco la amarilla

Faltan dos fechas para el clásico y los jugadores de Nacional y Peñarol que tienen cuatro amonestaciones intentarán este fin de semana recibir la quinta para llegar “limpios” al gran choque

El fútbol es tan pasional que da para todo. Ahora resulta que hay dos jugadores de Nacional (Alejandro Lembo y Alexander Medina) y uno de Peñarol (Darío Rodríguez) que el fin de semana intentarán que el árbitro les muestre la tarjeta amarilla para acumular la quinta en el Apertura, cumplir el partido de sanción que corresponde en la siguiente fecha y quedar “limpios” para disputar el clásico.

Es tan importante un clásico, el honor que significa ser uno de los protagonistas de la fiesta dominguera que paraliza al país, que los futbolistas ni siquiera ocultan el crimen con tal de ser parte de ella. Son como Alberto Arenas, el del tango: “Arrésteme sargento y póngame cadenas... yo soy criminal”.

El Cacique Medina, el hombre que lleva tatuado a fuego el lema “nunca perdí un clásico”, ya intentó el miércoles que el árbitro del partido Nacional-Bella Vista lo amonestara. Pero le salió el tiro por la culata. Solo le faltó decirle a Cardellino: “Ché, no viste que tiré la pelota al diablo después que vos cobraste la falta”.

Los titulares de las noticias de Peñarol en las últimas horas son, según fuentes informadas: “Darío Rodríguez se va a hacer sacar la quinta amarilla contra Racing”.

En el Clausura anterior, el zaguero de Nacional Alexis Rolín contó la picardía que llevó adelante para que le sacaran la quinta tarjeta amarilla y así poder jugar frente a Peñarol. ¡Se quitó la camiseta para festejar un gol en contra de un rival! Así fue: el tricolor le ganó 1-0 a El Tanque con un autogol del Velázquez, en una jugada donde no estaba Rolín, pero sí apareció en el festejo y con el torso desnudo. Para su felicidad, terminó amonestado.

Pero esta viveza no es solo oriental. Sucede a menudo desde que se implementó en los reglamentos del fútbol. El año pasado pasó en España con un jugador de Barcelona, el mejor equipo del mundo. En un partido de la Liga de Campeones Andrés Iniesta se puso delante de un jugador de Shakhtar de Ucrania que iba a ejecutar un tiro libre, solamente para que el árbitro lo amonestara y así, en semifinales, no perderse el encuentro contra Real Madrid.

Este fin de semana todos van (vamos) a estar pendientes de lo que inventan Lembo, Medina y Rodríguez para merecer, con sumo placer, la tarjeta amarilla. 


Populares de la sección

Comentarios