Juan Rodríguez, el inesperado héroe de Welcome

Le tocó entrar cuando Welcome jugaba con cuatro contra cinco de hebraica: marcó a García Morales y anotó un triple y el libre del triunfo
Que sería de los uruguayos sin ese componente de hazañas que logran sus deportistas. Probablemente, al ser un país chico, seríamos uno más del mapa. Se viviría el deporte sin pena ni gloria.

Pero el mundo esta lleno de historias de que, cuando hay un uruguayo en la cancha, jamás se lo puede dar por muerto hasta que termine el partido.

Hace unos días Juan Rodríguez, un joven Sub 23, hizo historia por una de las tantas hazañas del deporte uruguayo. Resulta que su equipo, Welcome, jugaba con Hebraica, uno de los favoritos a ganar la Liga. Se generó un problema, se agarraron los jugadores y la mayoría terminaron expulsados. Rodríguez observó desde el banco, lo que incluso le valió la reprimenda posterior.

Pero quedó habilitado para jugar el pico de 5'56''. La W salió a la cancha con las cosas claras. Eran solo cinco jugadores. A falta de 2'36'', una vida en básquetbol, Miguel Barriola salió por quinta falta. ¿Y ahora? Cuatro de Welcome contra cinco de Hebraica que, por si fuera poco, tenía del otro lado al mejor del basquet nacional: Leandro García Morales.

Welcome reacomodó piezas. Y a un tal Juan Rodríguez, desconocido hasta entonces, le tocó marcar a Leandro.

¿Cómo rearmó Welcome? Lo contó el propio Rodríguez a Referí. "Lo primero que te viene a la cabeza es que es imposible. Tenían a Leandro, al Tallarín Izaguirre, y el hecho de ser uno menos te golpea. No se da casi nunca, yo nunca había visto".

Pero la W se acomodó. "El gran impulso anímico lo dio el Panchi (Barrera) que, ni bien salió Miguel, fue y metió un triple. En defensa escondimos bien que faltaba uno, se cobraron varias faltas y fuimos quedando tanto a tanto".

¿Cómo marcaron a cinco rivales? Realizaron un triángulo uno. ¿En qué consiste? Juan Rodríguez tomó como referencia a Leandro y los otros tres compañeros armaron un triángulo en la llave. "Yo nunca lo había visto. Pero fue así. Y al rebote todos a morir".

En ataque la idea pasó por una transición rápida "y el que tuviera media oportunidad que la tire porque nos doblaban constantemente. Fueron tres fouls seguidos de ellos, mi triple y la última jugada", contó el héroe.

No sin antes revelar: "Fue eterno, además cada vez que volvía a la defensa miraba el tanteador y nos empataban".

Hebraica se jugó a la marcación hombre a hombre y el que quedaba libre doblaba a la pelota. Claro, el foco de atención de Hebraica era Barrera, entonces el resto quedó más suelto. Incluido Juan Rodríguez.

Final de infarto

Hasta que se llega a los instantes finales. La bestia de García Morales aparece para igualar el juego. No quedaba más tiempo por pedir. Barrera voleó la pelota para Welcome y Parodi la cacheteó afuera. No había lugar a nada.

Se armó revuelo: Hebraica protestó que el tiempo se había consumado pero los jueces desestimaron.

En la locura Barrera llamó a sus compañeros para planificar la hazaña. "La jugada no era para mí, el tema era tirar. Yo tenía que cortinar a Moglia que iba al aro. Cortiné, Moglia fue y yo me abrí y en lugar de ir al aro y cuando fui a tirar García Morales me hizo falta", contó Juan. Y agregó: "La falta la festejé porque me tenía confianza para los libres"

El partido estaba empatado y terminado. Pero Rodríguez tenía que tirar los tres libres.

"Una situación como esas la soñé mil veces. Tiro el primero y erro. Se me vinieron los nervios a la mente. Pero pensé en todo lo que había entrenado libres. Y metí el segundo", expresó el dueño de la hazaña.

Welcome ganó con uno menos. No a cualquier rival, a Hebraica, uno de los candidatos.

Y el héroe fue Juan Rodríguez, el hijo de Nazar. El que mientras su padre jugó al básquetbol vivió en la capital. El mismo que a los 10 años se fue a Mercedes y realizó las juveniles en Remeros. El que volvió a la capital a estudiar y se perdía en los ómnibus por no saber manejarse en Montevideo. Ese Juan Rodríguez se ganó un lugar en la historia.

"No me cayó la ficha de todo lo que pasó. Desde mi punto de vista no caigo, no me parece algo impresionate, sin duda es una bruta hazaña pero no me deja de parecer que era algo posible. Capaz que por vivir y estar en el anonimato, me pareció mucho que me golpearan la puerta con tantas entrevistas".


"Al otro día de los incidentes se produjo una charla en el plantel y me dijeron de todo. Me remarcaron que en el lío tenía que haber ido". Juan Rodríguez Jugador de Welcome

El hijo de Nazar Rodríguez

Juan es hijo de Nazar Rodríguez, exbasquetbolista que durante muchos años se destacó en Aguada. Juan contó de la relación con su padre: "Me inculcó todo desde chico cuando lo veía jugar y era una figura importante. Cuando yo jugaba en Remeros él iba a los partidos y a la salida me decía las cosas que había hecho mal y las buenas. Me guió en el básquetbol hasta que me vine solo a Montevideo", expresó a Referí. Juan Rodríguez comentó que su padre, cada vez que televisan los partidos de Welcome, los mira y lo llama para marcarle los errores que pudo haber cometido.

Acerca del autor