Jorge García: el trágico final de una carrera que pintaba para crack

Fue procesado por el asesinato de su padre, aunque la jueza lo declaró inimputable al entender que no estaba en uso de sus facultades y mandó internarlo en el Vilardebó

Del Borro a Chelsea. Así parecía ser el destino de Jorge García en 2004, cuando el poderoso club inglés se interesó en futbolista que por aquel entonces tenía 17 años, unas buenas actuaciones en las juveniles de Uruguay y ningún partido en la Primera de Danubio, su equipo.

Ese fue el camino de la fama para el enrulado volante. Pintaba como una de las tantas estrellas del fútbol uruguayo, pero su carrera de a poco se empezó a apagar, rodeado de incidentes extradeportivos. Hace seis meses quedó libre de Cerro, y este jueves enfrenta uno de los momentos más duros de su vida: fue procesado por el asesinato de su padre, aunque no irá a prisión ya que la jueza penal Graciela Eustachio lo declaró inimputable y ordenó internarlo en el Hospital Psiquiátrico Vilardebó, según informó El País en base a su abogado defensor, y confirmó la propia magistrada a El Observador, al entender que no estaba en pleno uso de sus facultades mentales.

Luego de la pericia psiquiátrica, realizada por un perito del Instituto Técnico Forense, la jueza Eustachio procesó al ex jugador de fútbol Jorge García como "autor inimputable de un delito de homicidio especialmente agravado" y se le impuso como "medida curativa provisoria" la internación en el Hospital Vilardebó.

Según indicó la magistrada a El Observador, se concluyó que el ex futbolista tiene problemas de salud mental, pero de todas formas se hará una nueva pericia para obtener un diagnóstico definitivo.

Una carrera truncada.
Lejos quedaron esos días en los que el jugador viajó unos días a Londres para entrenar y ser observado por los ojeadores del equipo azul. Luego volvió a Uruguay y, mientras la prensa destacaba la historia del joven ante un posible fichaje millonario, en Inglaterra el sueño comenzaba a quedar trunco.

Con el paso de los meses, García arrancó a jugar en la Primera de Danubio. El lateral, dueño de una gran precisión en su pie zurdo, empezó a mostrar toda su calidad en las canchas del fútbol uruguayo.

Pero también, aparecieron algunas situaciones extradeportivas que fueron marcando su carrera. El 22 de mayo de 2006 fue procesado con prisión por atentado, informaron en ese entonces desde la Jefatura de Montevideo. Luego, intentó sobornar a un efectivo.

Al año siguiente, en setiembre, el volante danubiano tuvo nuevamente problemas con la Justicia en una de sus salidas nocturnas. Aparentemente, el jugador reaccionó y lastimó a un individuo con un vaso en una discoteca.

Pocos meses después, en diciembre, volvió a ser detenido cuando se encontraba "totalmente alcoholizado" y circulaba en un vehículo a contramano en horas de la mañana.

A fines de octubre de 2010, el futbolista volvió a salir en las noticias policiales. Un domingo por la mañana,  a la hora 8:15, fue detenido por un patrullero en la intersección de Saravia y San Martín, en el barrio Borro.

Se le hizo un control de espirometría que dio positivo con 1.6 y además se le incautaron gramos de cocaína, informaron a Observa desde Prensa de la Jefatura de Montevideo. Al momento de su detención el futbolista cometió desacato. Luego fue trasladado a la seccional 17ª y en el correr de la mañana fue dejado en libertad por la Justicia.

“El esfuerzo para ayudarlo se hizo”
Tras ese incidente, quien era el presidente de Danubio por ese entonces, Arturo Del Campo, señaló a El Observador que, debido a los varios problemas del jugador con la Policía, el club había hecho un gran esfuerzo para ayudarlo. “El esfuerzo para ayudarlo se hizo, pero es muy difícil”, comentó. “Hace un tiempo que tiramos la toalla”.

En ese momento el jugador terminaba su contrato de tres años con los de Maroñas y no se le iba a renovar.

 Luego de algunos meses de inactividad, el futbolista se sumó a Cerro, pero las malas noticias siguieron afuera de la cancha.

En febrero de 2013, la madre de Jorge García fue asesinada. La mujer recibió un tiro en la espalda, cerca de su hombro, que atravesó su cuerpo. Fue traslada a la policlínica de Capitán Tula, y allí perdió la vida. El jugador fue a reconocer el cuerpo de su madre.

Poco más de un mes después, el jugador salía a la cancha para enfrentar a Peñarol en el Tróccoli. En el minuto 90, el lateral volante puso el 2-2 definitivo que le dio al empate a los albicelestes y festejó su gol con las manos hacia el cielo, homenajeando a su madre.

Su estancia en Cerro también duró poco, y a comienzos de temporada quedó libre. García no volvió a ser noticia, hasta que este jueves fue detenido por la Policía, acusado de asesinar a su padre, luego de mantener una discusión en su casa de Los Palomares. Según la incvestigación policial, el ex futbolista golpeó a su padre con un cenicero, provocándole la muerte.


Fuente: Sebastián Amaya y Melissa Lewis

Populares de la sección

Comentarios