Jordania, una selección sin “europeos”

El equipo asiático que jugará ante el quinto clasificado de Conmebol por un lugar en Brasil cuenta solo con jugadores que militan en su país, Kuwait y Arabia Saudita

La selección de fútbol Jordania, que este martes se ganó el derecho a disputar un cupo en el Mundial de Brasil frente a la quinta clasificada en las Eliminatorias de la Conmebol, está integrada en su mayoría por jugadores que militan en la liga local, más algunos de Kuwait y otros de Arabia Saudita.

En la nómina de jugadores citados por el seleccionador, el egipcio Hossam Hassan, para los dos encuentros disputados ante Uzbekistán, a quien le ganaron la definición, no hay futbolistas que actualmente militen en el fútbol europeo.

Los “extranjeros” del equipo que juegan en Kuwait son el mediocampista Saeed Murjan (Kazma SC), Odai Al-Saify (Al-Salmiya) y Ahmad Hayel (Al-Arabi); mientras que en Arabia Saudita lo hacen Khalil Bani Attiah (Al-Faisaly), Abdalla Deeb (Al-Oroba), Shadi Abu Hash'hash (Al-Taawon) y Mossab Al-Laham (Najran).

Las “estrellas”

Una nota de la página de la FIFA del año 2011 sobre la selección de Jordania, bajo el subtítulo “las estrellas”, destacaba que “los éxitos en Asia han facilitado que muchos jugadores del país se formen en clubes extranjeros”.

“Odai Al-Saifi y Abdalla Deeb se han mudado a Europa”, señalaba la web de FIFA en ese entonces. “Además, se está produciendo una gran afluencia de internacionales jordanos a las ligas árabes. Entre ellos se cuentan el capitán, Hatem Aqel, el segundo capitán, Bashar Bani Yaseen, Anas Bani Yaseen, Amer Deeb y Hassan Abdel Fattah”, agregaba el portal.

El DT

La campaña realizada por Jordania en las recientes Eliminatorias es una de sus mejores participaciones, al lograr por primera vez la última ronda en la que superaron a los uzbekos. En su serie quedaron segundos por detrás de Japón y Australia, lo que les permitió ir a esa definición.

En este proceso, el combinado tuvo un cambio de DT: el iraquí Adnan Hamad fue reemplazado por el egipcio Hossam Hassan, quien es discípulo del legendario técnico Mahmoud el Gohary, quien revolucionó al conjunto jordano durante la última década, informo FIFA.com .

Dos meses después, el nuevo DT tuvo que preparar los partidos ante Uzbekistán. “Al llegar, ya sabía que me aguardaba una tarea difícil, porque este periodo tan corto no se presta a la preparación de un compromiso tan importante”, dijo a FIFA antes de los encuentros.

“Hubiera querido jugar más partidos, pero no daba tiempo. Por suerte, ya conocía a los jugadores, y los había seguido durante la competición preliminar, lo que nos permitió romper enseguida el hielo”, agregó.

Antes de jugar ante los uzbekos, el entrenador egipcio explicó su planificación. “Hay que definir nuestros objetivos antes de los dos partidos. Considero los partidos de ida y de vuelta como la primera y la segunda parte de un encuentro. Jugaremos la primera en Ammán, y la segunda en Tashkent, cuatro días más tarde. Tenemos que conseguir un resultado positivo en casa, para afrontar con confianza la vuelta. La táctica y la composición del equipo cambiarán según el resultado del primer partido, que esperamos con impaciencia”. Finalmente, el planteo le dio resultado.

“Combativos” de local

Hassan también destacó el juego de su equipo cuando oficia de local en el estadio Rey Abdalá, donde no perdió ningún partido de la última ronda y donde además le ganó a dos pesados de Asia, como Japón y Australia, ya clasificados a Brasil 2014.

“Siempre somos muy combativos en Ammán, acude mucho público, y eso motiva a los jugadores”, dijo el DT.

En la previa a los partidos, el entrenador destacó que “la velocidad es un elemento ofensivo importante” de su equipo. “Pero no debemos precipitarnos ni multiplicar las pérdidas de balón, que dan ocasiones a nuestros adversarios. Hay que evitar los fallos, y concentrarnos en el ataque. El nivel ofensivo del equipo es satisfactorio, tenemos varias opciones a nuestra disposición. Nos apoyamos en la compenetración entre los jugadores”.

Hossam Hassan y su hermano y ayudante de campo, Ibrahim, disputaron como jugadores el Mundial de Italia 1990. Ambos quieren regresar al principal torneo de selecciones en Brasil.

“Jugar un Mundial es el sueño de cualquier futbolista. Yo viví en él momentos inolvidables, que transmito a mis jugadores. Tienen muchas ganas de participar en la mayor competición internacional de fútbol, y llegar así al final de lo que han comenzado”, dijo el DT.


Populares de la sección

Comentarios