Jara, el guapo del toqueteo furtivo

Los chilenos lo idolatran, pero el defensor reincidió en la provocación: en las eliminatorias pasadas también palmeó a Suárez

Enviado

Apenas terminó el partido los periodistas chilenos calificaron de "guapo" a Gonzalo Jara. Lo subieron a un pedestal y lo coronaron como un gran campeón. De acuerdo a los primeros comentarios, Jara fue el símbolo del triunfo de Chile frente a Uruguay. Con su "viveza" hizo "entrar" a Edinson Cavani, los celestes se quedaron con 10 hombres y les fue imposible aguantar el empate hasta el final.

Quizá, con la sangre caliente aún por haber clasificado a semifinales de su Copa América, segados por el nacionalismo y la pasión, no habían visto todas las imágenes del partido. Tal vez no observaron (o no quisieron observar) cómo Jara le tocó la cola al delantero uruguayo, lo que hizo que éste reaccionara frente a la cara del árbitro Ricci.

No estuvo bien Cavani, pero peor estuvo Jara, un futbolista con antecedentes en este tipo de cuestiones. Durante las Eliminatorias para el último Mundial, en el partido también jugado en Santiago, Jara manoseó la parte delantera del short de Luis Suárez. El uruguayo reaccionó con un "cortito". El árbitro de entonces, el argentino Néstor Pitana, no vio la provocación del chileno y tampoco la respuesta del uruguayo. Fueron las imágenes de televisión las que delataron todo.

Embed

Suárez entonces estaba en el medio de la polémica por todo lo que le había pasado en Inglaterra y esto lo aprovechó un dirigente irlandés para abrirle un expediente en FIFA. Finalmente no pasó de eso.

Pero la nueva aventura de Jara recordó aquel antecedente. La FIFA suspendió a Suárez por el mordiscón al italiano Giorgio Chiellini y ahora la Conmebol debería actuar de una manera semejante. ¿Qué es peor? Lo que hizo el actual delantero de Barcelona o lo que repitió ahora el defensor del Mainz 05 alemán.

En ese minuto 62 del partido de ayer comenzó el lío que prosiguió sobre el final cuando Jorge Fucile cortó abajo a Alexis Sánchez y Ricci le mostró la segunda amarilla.

Cuando Cavani sufrió la agresión el partido estaba 0-0 y Uruguay aguantaba como podía el fútbol de la Roja. Cuando sucedió lo de Fucile, Chile ya ganaba 1-0 tras el gol de Isla.

Jara y Cavani

El salteño, que los días previos al encuentro vivió momentos difíciles por el accidente de su padre, seguramente no estaba en buenas condiciones anímicas para entrar a la cancha. Pero el Maestro Tabárez habló con él y dejó que el futbolista decidiera.

Cavani optó por quedarse con sus compañeros y Tabárez, tal como estaba previsto, lo incluyó entre los titulares. El desarrollo del juego hizo que el futbolista del PSG francés no entrara mucho en juego durante el primer tiempo. Sacó sí varias pelotas de su propia área, al colaborar en la zona defensiva. Recibió la primera amarilla por protestarle enérgicamente al línea tras cometerle una infracción a Vidal.

Fucile se metió al equipo por la suspensión de Álvaro Pereira. Llegó al torneo tras recuperarse de una operación de rodilla y con escasa actividad. Que Tabárez lo incluyera en la lista fue toda una sorpresa.

No la pasó bien Fucile en los primeros minutos. Chile volcó el ataque por su costado. Sufrió las subidas de Isla y el juego de Vidal y Valdivia. A los 39 recibió la primera amonestación por empujar a Vargas sin pelota.

Uruguay perdió los estribos en los minutos finales. La provocación de Jara a Cavani encendió la mecha. También algunos fallos del juez del encuentro. En ocasiones se mostró localista y dejó pasar infracciones de los chilenos que al revés las hubiera cobrado.

Pero no fue esa la explicación de la derrota.

Tabárez seguirá trabajando en la cancha y es de esperar que la Conmebol lo haga en los escritorios como lo hizo la FIFA con Suárez.


Acerca del autor