¿Iván Alonso está?

El delantero faltó a los partidos más importantes y ahora surge la posibilidad de irse a Qatar

El 22 de febrero frente a Danubio, el golero Salvador Ichazo le atajó un penal a Iván Alonso. Iban 30 minutos y el partido, correspondiente a la cuarta fecha del actual Clausura, estaba 0 a 0. Nacional terminó perdiendo 2-0 en el Parque Central. Desde entonces, Alonso no fue el mismo. No marcó más goles en los ocho partidos siguientes que disputó (cinco por el torneo local y tres por la Copa Libertadores), siendo que antes le había anotado dos a Sud América y dos a Rentistas consecutivamente.

Estuvo ausente por inconvenientes físicos y de salud en los últimos cuatro juegos del torneo. Entre ellos, el clásico que Nacional perdió 5-0. Mientras tanto, surgió la posibilidad de irse a jugar a la liga de Qatar. Su contrato con los tricolores vence en diciembre.

Cuando el equipo atravesaba la ominosa racha de seis derrotas seguidas, el cuerpo técnico y el plantel se reunieron en Los Céspedes para encontrar los motivos. Uno de los que habló fue Alonso, quien dijo que se sentía “desmotivado”, según contó a El Observador uno de los participantes de la reunión.

El pasaje del goleador por Nacional tiene distintos elementos para analizar, incluso desde antes de llegar al club en el verano del año pasado. En el último semestre de 2012 Alonso no jugó en su equipo Toluca porque le apareció un problema cardíaco. Se hizo estudios en Estados Unidos y le recomendaron no jugar en la altura (2.680 metros) de Toluca. Rescindió su contrato con el club mexicano y firmó en Nacional cobrando uno de los salarios más altos.

La casualidad metió la cola y unas semanas después tuvo que viajar con Nacional para enfrentar a Toluca por la Libertadores. Nacional ganó 3-2 y el gol de la victoria lo hizo Alonso.

Todo iba bien en el Clausura 2013 hasta la 10ª fecha. Frente a River Plate salió a los 18 minutos por una rotura en la pantorilla izquierda. En la fecha siguiente se jugaba el clásico. Contra muchos pronósticos que no confiaban en su recuperación, el delantero integró el equipo titular frente a Peñarol. Pero a los 10 minutos sintió la pantorrilla y tuvo que salir ante el estupor de los hinchas tricolores.

Por supuesto que no estuvo en el tramo final del campeonato. Volvió a todo gol en la temporada siguiente, pese a que durante la preparación a punto estuvo de irse. Recibió una importante oferta del exterior y en su contrato había una cláusula que indicaba que se podía marchar en setiembre o diciembre ante una mejor propuesta. Finalmente, después de arduas negociaciones, se quedó. Extendió su vinculación hasta diciembre de 2014.

Marcó 11 goles en el Apertura, jugó el clásico (Nacional perdió), pero faltó en la última fecha contra Fénix. Si el tricolor ganaba ese partido era el campeón, pero no tuvo a su goleador por una expulsión. Alonso recibió la roja a los 84 minutos de un partido que Nacional le ganó 4-1 a Miramar.

Pasó la Libertadores donde marcó un gol en seis partidos para la peor campaña de la institución en el torneo continental y en el Clausura había marcado cuatro goles en tres fechas. Hasta que llegó el partido contra Danubio y Alonso agarró la curva descendente.

El 29 de marzo contra Liverpool actuó por última vez. Después, una molestia en los gemelos, seguido de una bronquitis y un esguince de tobillo, no le permitieron integrar el equipo en los últimos cuatro partidos, incluido el clásico.


Populares de la sección

Comentarios