Iván Alonso apareció en su real dimensión

El delantero marcó el primer gol ante Oriente, estuvo a punto de hacer otro fantástico, y fue un azote para los defensas rivales

Iván Alonso fue el mejor frente a Oriente Petrolero. Lejos. Durante el primer tiempo cuando el partido estaba entreverado y Nacional no encontraba el fútbol para llegar al arco de Arias, y también en el complemento, aún cuando en la cancha estaban Álvaro Recoba y su reencarnación, Gastón Pereiro.

En el actual esquema de Nacional, el centrodelantero es uno de los que más sufre. Porque si los encargados de atacar por las bandas no llegan al fondo, no lo acompañan, se le hace muy difícil  el juego entre tantas piernas rivales.

Sufrió Alonso en el partido de ida contra Oriente Petrolero, donde tuvo pocas oportunidades para marcar. También tuvo la cancha cuesta arriba el joven Juan Cruz Mascia en el encuentro frente a Racing.

El martes, Pelusso varió la forma de jugar. Necesitado de ganar por más de un gol, el técnico acercó a los extremos al arco de Oriente. Richard Porta y Carlos De Pena fueron dos punteros, asistidos por el peruano Rinaldo Cruzado.

Así, Alonso se sintió mejor acompañado y ya a los dos minutos tuvo la primera oportunidad tras un pase formidable de Cruzado. Alonso recibió de espaldas pero con un movimiento quedó de frente al arco. Se quitó al defensor de encima y el zurdazo rebotó en el caño.

Después, intentó un gol que si lo convertía, hubiera sido inolvidable. Tomó la pelota en la mitad de la cancha, vio al golero adelantado y le pegó.  Apenas alta frente a la desesperación de Arias.

La tercera fue la vencida. Nicolás Prieto, de gran partido, encontró el callejón y se mandó. Disparó y el golero sacó al córner. El tiro fue ejecutado por Cruzado y después de un leve desvío, encontró la cabeza de Alonso para colocar la pelota abajo, contra el palo.

Un gol que llegó en un momento justo porque recién iban 18 minutos de juego y quedaba bastante para conseguir la clasificación.

Alonso no llegó bien perfilado a un centro de De Pena y después, antes de que terminara el primer tiempo cabeceó exigido otro centro, esta vez de Porta.

La presencia en la cancha de Pereiro y de Recoba en el segundo tiempo le aseguraron más volumen de juego. De una pared entre el Chino y Alonso surgió el segundo gol, el de la clasificación. La pelota derivó hacia De Pena que le prendió de derecha. El golero Arias falló estrepitosamente y el Parque Central explotó de alegría.

Alonso no se conformó solo con eso. Siguió buscando. Luchando entre los defensores. Poniendo el cuerpo. Sobre el final insistió con un disparo por arriba que cayó encima de la red.

Anoche Nacional necesitaba de Alonso y Alonso apareció en su real dimensión. En un plantel que tiene a un centrodelantero suspendido (Santiago García), a otro que ha jugado poco en los últimos meses (Alexander Medina) y a un tercero joven, con camino aún por recorrer (Mascia), Alonso es el titular indiscutible en el corazón del área.

Es el goleador del equipo en la temporada. Marcó 11 goles en el torneo Apertura. Los que lo siguen tienen apenas cuatro: Porta e Ignacio González.

Anoche fue su noche. En el momento más importante. Cuando Nacional necesitaba más que nunca el oxígeno de su talento.


Populares de la sección

Comentarios