Italia tuvo una tarde de terror

El equipo azzurro, con varios suplentes, empató 0-0 con Irlanda; lo peor fue la fractura de tibia de su capitán, Riccardo Montolivo, quien se perderá la Copa del Mundo

Italia, futuro rival de Uruguay en el Mundial de Brasil 2014, tuvo una jornada para el olvido por varios motivos, pero el principal fue la fractura de tibia que sufrió su capitán, Riccardo Montolivo –volante de Milan– quien fue uno de los pocos titulares en el muy pobre partido en el que empataron 0-0 ante Irlanda en Londres, en el estadio de Fulham.

Montolivo fue retirado del terreno de juego en camilla y trasladado desde a un hospital de dicha ciudad, en donde se constató la lesión.

Italia optó por un juego defensivo y, durante todo el primer tiempo, no provocó demasiado peligro en el campo, sino que los 25.700 espectadores que asistieron a ver el amistoso, pudieron disfrutar de una Irlanda más atacante.

La intención de Italia era probar a sus jugadores, por lo que hizo un mayor uso de los cambios que los irlandeses.

El equipo de Cesare Prandelli no estuvo acertado en el primer tiempo e incluso brindó al equipo irlandés una ocasión de gol en el minuto 21, cuando el defensa del Juventus Leonardo Bonucci vio la primera tarjeta amarilla por una falta a Stephen Ward.

Irlanda, por su parte, protagonizó un primer tiempo con algunas ocasiones de gol, como cuando Ward esquivó a los defensas Long y Pilkington y a punto estuvo de marcar de cabeza en el minuto 32.

Pero su juego ofensivo no le fue suficiente y su poca claridad en el campo, unida a unos pases no acertados, fueron la causa de que el equipo no recibiera ningún tanto.
En el segundo tiempo las cosas cambiaron e Italia salió al campo con el objetivo de demostrar por qué se ha clasificado para el Mundial.

Su superioridad se dejó notar en los primeros minutos y desató la emoción de sus aficionados, quienes corearon cánticos de ánimo a su equipo, incluso cuando Italia vio su único gol anulado, por encontrarse Immobile fuera de juego en el minuto 65.

Después de esta sorprendente acción, Prandelli, que anunció el viernes que renueva su contrato al frente de la selección nacional hasta 2016, pidió el cambio y ofreció la oportunidad de mostrar su juego al delantero Antonio Cassano.

Una Irlanda visiblemente más cansada en la segunda parte entregó el partido durante la primera media hora del segundo tiempo, una debilidad que fue aprovechada por los italianos, bien posicionados y acertados en sus acciones.

Un disparo de Simon Cox, con pase de McClean, fue la única ocasión de gol que tuvo Irlanda en la segunda parte, pero en la que nuevamente el arquero de Paris Saint-Germain y compañero de Edinson Cavani, Sirigu, fue determinante como en gran parte de la primera mitad.

Aún así, ninguno de los dos equipos logró marcar y el encuentro terminó en empate a cero.


Populares de la sección

Comentarios