Inversión a largo plazo

Con chances mínimas de aspirar al título en este semestre, Nacional extiende su racha triunfal y suma para la Anual

El resultado genera una sensación extraña, porque Nacional le ganó 6-1 a Progreso, marcador que por sí mismo es un hecho que motiva una celebración extra, y la tribuna disfruta, pero el hincha no está plenamente satisfecho. Tiene razones de sobra para sentirse así: el lugar que ocupan los tricolores en la tabla del Torneo Apertura no le permiten a los dirigidos por Gustavo “Chavo” Díaz celebrar como quisieran. Sin embargo, en las circunstancias que recorre el equipo del Parque Central la recta final del Apertura –cuando con las derrotas de la novena y décima fecha y el envión de Peñarol perdió el título–, el triunfo adquiere un valor agregado de cara a lo que será el segundo semestre y en esa Tabla Anual en la que se acumulan puntos durante todo el año.

Fue importante para Nacional el triunfo que logró el sábado de noche en el Parque Central ante Progreso, por lo que sumó para la Anual, porque sigue forzando la chance de pelear por una remota posibilidad de aspirar al título del Apertura y porque sin Álvaro Recoba, que se lesionó a los tres minutos, venció a un rival que le planteó un buen partido, le jugó de igual a igual y lo puso en aprietos durante el primer tiempo.

Después, la mejor conformación del tricolor y la mala fortuna que tuvo el visitante, que convirtió dos goles en su propio arco y marró un penal, llevaron a los de La Teja a sufrir la goleada.

El partido fue intenso y alcanza con repasar las situaciones de gol que tuvieron ambos equipos para comprender el buen espectáculo que brindaron. En ese escenario, en el que la pelota anduvo casi siempre en las áreas, el golero mexicano Iriarte se llevó los aplausos en el primer tiempo y los delanteros de Nacional en el complemento.

La lesión del Chino
La primera pelota que tocó Recoba, a los dos minutos, fue un pase de gol a Luna, que salvó el guardameta. Inmediatamente se lesionó el volante y el técnico dispuso que Luna se encargara de la creación y mandó a Medina al campo.

Scotti encontró el primer gol de cabeza, tras un centro de Lembo. Y cuando Nacional debía imponer su autoridad, un yerro defensivo, permitió a la visita igualar a través de Alles.

Con el partido abierto, de ida y vuelta, el golero mexicano le sacó goles a Medina, César y el palo le dijo que no a Medina, hasta que otra vez Scotti, en el juego aéreo que tan bien sabe resolver, puso el 2-1.

Progreso mantuvo su propuesta y le llevó peligro al arco tricolor y Nacional le respondió con sus mejores hombres. Antes del final se lo perdió bueno y en los descuentos, en forma increíble, Appelt convirtió en su propio arco.

Siguió de largo
Ramos dispuso el ingreso de Tapia para el arranque del segundo tiempo y de Gatián luego, lo que le dio más profunidad al equipo, pero la suerte de Progreso estaba echada, porque a los 57 minutos el defensa Carlos Canobbio convirtió en su propio arco el 4-1.

Ya sin más que esperar el final del partido, transcurrieron los últimos minutos en los que los tricolores convirtieron dos goles más, para extender al 6-1 y Progreso marró un penal.


Populares de la sección

Comentarios