Interna en llamas

Los captadores peleados, dirigentes que denuncian dolo en las divisiones formativas, Del Campo y Espert que no dan el paso para comandar el barco y el fútbol de JR en picada que crispó los ánimos de la gente

El mito recorría las calles del barrio. Hay un hombre que anda en bicicleta que se para a mirar los partidos de baby fútbol y después habla con los botijas para llevarlos a Danubio. Con el paso del tiempo el señor de la bicicleta pasó a tener nombre propio: Miguel “Cholo” Trueba. Y así se transformó en uno de los principales captadores de niños del país. La fábrica funcionaba a la perfección. Danubio era una máquina de generar jugadores de exportación. Trueba llegó al club junto a un histórico ex futbolista como Rafael Perrone. Juntos formaron una de las duplas que arrasó en las formativas. Firmaron un acuerdo a través del cual percibían el 4% de cada uno de los pases de los jugadores que habían arrimado. Fue el principio del fin…

Expresan los que conocen la interna que a partir de aquel entonces se inició una batalla que tiene no menos de 10 años de duración. “Se empezaron a pelear por los jugadores de uno y otro que jugaban, porque claro, eran los que se podían vender”, reveló un integrante de la directiva a El Observador.

Esto obligó a que la directiva, en aquel entonces presidida por Fernando Nodar, tuviera que dividir las aguas. El 4% se partió en partes iguales; también separaron las áreas de trabajo y captación. Y sin querer también se partió en dos el club...

Para situarse en la realidad que vive Danubio hay que ir más allá de los resultados del equipo de Juan Ramón Carrasco. Esta historia arranca hace años. Y la crisis que se vive es más profunda que los 14 partidos sin ganar. La realidad revela que los captadores están peleados, que hay denuncias de irregularidades en las formativas y que los candidatos fuertes a poner la cara, como Arturo Del Campo y Enrique Espert, no se postulan.

El problema en juveniles

La interna que lastima a Danubio arranca abajo. La pelea entre los captadores Trueba y Perrone es difícil de entender. “Estas dos personas se desvincularon y se transformaron en dos polos antagónicos y opuestos”, comenzó diciendo a El Observador el dirigente Carlos Mena, que comandó las formativas durante 11 años.

“Por un lado, funciona la Escuelita con Rafael Perrone en pleno Complejo Ingeniero Del Campo y por el otro, a 20 cuadras en un terreno que compró el club en la zona de la Curva de Maroñas, el grupo de AUFI (Asociación Uruguaya de Fútbol Infantil) con Cholo Trueba a la cabeza. Y uno se aprovecha de las situaciones del otro. En Séptima división hay más jugadores de la escuelita que de AUFI”, reveló Mena para conocer un poco más la interna de la franja. En la misma línea habló Aníbal Rey, secretario del club y representante del oficialismo. Con un detalle que da paso a otra punta de la interna: “Ellos siguen cobrando el porcentaje por los pases”.

Mena comentó que hace años denunció en directiva que no corresponde que cobren, pero jamás encontró eco. “Esto lo digo porque lo manifesté en directiva. El contrato que ellos tenían por el porcentaje de los jugadores finalizó el 31 de diciembre de 2002, pero se les sigue pagando desde enero de 2003. Eso ameritó en su momento una asamblea de socios por aquel contrato original del año 1998. La asamblea nunca habilitó ese pago. Hace dos semanas hice ver en directiva que se paga ese porcentaje pero que no hay un contrato que lo habilite. Hice la denuncia correspondiente. Pero la votación salió desfavorable”, expresó Mena.

Pero no es lo único: durante la presidencia de Arturo Del Campo se descubrió que dentro del Complejo había funcionarios que, cuando aparecía un jugador nuevo, lo llamaban para luego representarlo. Del Campo los despidió.

El Chino tiene jugadores

Basta con ir a las tribunas de Jardines para enterarse de una y mil historias. La frase de cabecera en el escenario de Maroñas dice: “En las juveniles están de vivos, se roban todos los jugadores”. En los últimos tiempos surgió un rumor de que hasta Álvaro “Chino” Recoba y Ruben “Pollo” Olivera tienen futbolistas de las formativas danubianas.

“El Chino (Recoba) representa a tres o cuatro, pero también tiene jugadores en Nacional. Es una especie de semi representante”, dijeron Mena y Rey a El Observador. Y Rey aclaró: “Pero no es el dueño de las fichas”.

Otro tema que se pone en tela de juicio es la formación de los jugadores. No deja de llamar la atención que en los últimos años Danubio aporta zagueros a las selecciones juveniles cuando era el emporio de los delanteros de los principales clubes del mundo: Recoba, Zalayeta, Chevantón, Cavani, Stuani, Olivera, Salgueiro y Nery Castillo, entre otros.

“Yo denuncié y están las actas que lo avalan, que el nivel de trabajo en juveniles no es el correcto. No se trabaja como habitualmente se debe trabajar en formativas. Y luego se ven los resultados en la formación de jugadores que llegan a Primera”, comentó Mena.

Hay quienes dicen que quedan pocos formadores con el sello del club. ¿Quiénes son los profesionales en las formativas? Gerardo Rodríguez (Cuarta división), Alejandro Larrea (Quinta), Dardo Pérez (sub 16) y Enrique Angelotti (Sexta) y José Aguiar (Séptima).

El desembarco de Juan Ramón Carrasco en el club determinó que Daniel Martínez saliera de Tercera división porque JR pone a trabajar en esa divisional a su hijo Juan Carlos.

Esta situación determinó que la directiva vinculara a Martínez a una coordinación de juveniles para que eleve a fin de año un informe de lo que sucede hoy en las formativas.

Club saneado

No todas son malas noticias en Maroñas. El club está saneado económicamente. Hay dinero en el banco para solventar la próxima temporada. “El balance es mejor que el anterior. El club está ordenado económicamente”, acotó Rey.

Danubio, según pudo saber El Observador, hizo un acuerdo especial por los derechos de televisión. Junto con Defensor Sporting vendieron su imagen a Tenfield para los torneos de verano. Esto determina que perciban US$ 50 mil mensuales por los derechos de TV, unos US$ 600 mil anuales.

Pero claro, al margen de todas estas novedades la preocupación sigue latente. La fábrica de delanteros cambió de rubro y ahora saca defensas. “Tenemos 24 chicos conviviendo en la sede y de los 24 no hay ningún delantero. La captación y la inversión que se hace parece no ser la adecuada”, dijo Mena.

Los resultados

La interna que heredó JR es compleja. Lo que sucede abajo se ve reflejado arriba. Y la mala racha de resultados conmovió los cimientos del club. Los hinchas están que arden y se la agarran con todo el que se cruza a su paso.

Como en diciembre hay elecciones se duplica el efecto. Hay quienes claman por el retorno de Arturo Del Campo y otros piden por Enrique Espert. En la audición Vamos Danubio todavía, que se emite por radio Imparcial, cuando se abren los micrófonos muchos hinchas les piden que intervengan para salvar al club.

Del Campo ya expresó públicamente que no quiere saber de nada. Y si bien lleva al club adherido a la piel, aduce estar alejado del fútbol. Su mandato no terminó bien porque, sus diferencias con el empresario Francisco Casal, empezaron a repercutir en la salida de jugadores: Sergio y Ribaír Rodríguez, Scorza, Vonder Putten, y Santiago Silva. El pasado fin de semana se inició un movimiento destinado a juntar firmas para su regreso.

Otras fuentes revelaron a El Observador que Espert hizo movimientos hace unos meses y pidió un informe, y llamó a los dirigentes Fierro y Goicoechea para que le explicaran la situación del club.

Lo cierto es que, a poco de las elecciones, el oficialismo tiene una fórmula que va con Tabaré Fierro como presidente y Leonardo Goicoechea como vice. Con una interna caliente y los hinchas en pie de guerra, los fines de semana se transformaron en un martirio. El presidente Hugo Sebastiani es insultado en el Palco y Carrasco tiró nafta al fuego. Es evidente que así es difícil salir adelante.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios