Injusto penal, justo resultado

Nacional ganaba 1-0 y sufría el asedio de Rosario Central cuando el juez cobró una falta inexistente
El penal inventado por el árbitro colombiano Wilmar Roldan cuando se terminaba el partido le puso justicia al trámite. Nacional ganaba con el gol de Nicolás López a los 55 minutos, pero en el último tramo del segundo tiempo Rosario Central fue una tromba sobre el arco de Esteban Conde. Pero tuvo que aparecer el error del juez para que Marcelo Larrondo igualara 1-1 desde el punto blanco en el debut de ambos equipos en el grupo 2 de la Copa Libertadores.

Pese a todo es un buen resultado para Nacional. Un empate de visitante, frente a uno de los mejores equipos del grupo, no es mal negocio. La pena es por cómo se dio, después de luchar tanto hasta el final mismo del encuentro.

Nacional no fue a Rosario a refugiarse en su cancha. El planteo táctico de Gustavo Munúa resultó cuidadoso sí (armó un mediocampo con cuatro jugadores), prolijo, con la intención de cerrar todos los espacios posibles, pero incluyó a dos futbolistas por las bandas tienen velocidad y llegada, como Leandro Barcia y Kevin Ramírez.

Adelante quedaron Nicolás López y Sebastián Fernández, otros dos jugadores con vértigo. Y así, el tricolor controló el buen trato de pelota de Central, presionó en la salida cuando pudo y generó algunas oportunidades producto de esa asfixia al jugador contrario.

Un tiro libre de Nico López que peinó Fernández y pasó muy cerca del arco de Sebastián Sosa fue el primer anuncio de Nacional. Después, un contragolpe de Fernández que López se demoró en definir; buscó tanto su perfil de zurda que cuando remató lo bloquearon.

Cada vez que Nacional pasó la mitad de la cancha lo hizo a toda velocidad y con tres o cuatro jugadores lanzados al ataque. Sobre el final de la primera etapa, un tiro libre ejecutado por Victorino rebotó en el cuerpo de Sosa y propició una nueva oportunidad.

Central es un equipo con intenciones parecidas a las de Nacional. Buen trato de pelota, rotación y llegada por los extremos. Recién sobre la mitad de la primera parte pudo arrimarse con peligro a las cercanías de Conde.

La primera vez después de una serie de rebotes (en Espino, en Conde, hasta que la sacó Polenta) y luego un centro desde la izquierda que no pudo conectar Delgado.

Nacional entró mejor en el complemento, más enchufado. Sosa sacó in extremis un puntazo de Barcia y unos minutos después un cabezazo de Fernández (de gran partido) rebotó en el caño. A los 55 llegó el gol en una jugada de laboratorio. Tiro libre ejecutado por Porras para López que aprovechó el desconcierto rival en el área y venció al uruguayo Sosa.

El ingreso de Marcelo Larrondo le dio otra profundidad a Central. El promocionado delantero argentino ganó varias veces por arriba y complicó. Porras y Espino salvaron dos veces el arco en la línea misma. Hubo un par de remates desde afuera del área que pasaron cerca, hasta que llegó la supuesta falta de Victorino que Roldán sancionó como penal.

Pero antes Nacional lo pudo liquidar en una contra de López que atajó Sosa. El partido estuvo para los dos. En términos generales está bien el reparto de puntos, aunque para ellos fuese necesario un grosero error del juez.


Embed



Populares de la sección