Inglaterra: la ventaja de no esperar nada bueno

En las islas se han acostumbrado a reírse de los fracasos pero siempre tienen un equipo temible

Además de ser la cuna de varios de los movimientos más influyentes dentro de la cultura pop y de ser tierra entre otras cosas de buena cerveza, en Inglaterra también se hace muy buen humor, principalmente a la hora de reírse de sí mismos.

Y en eso hay tradición a la hora de combinarlo con el fútbol porque en los últimos años los ingleses parecen entregados a su suerte, una muy mala, que señala fracasos que se repiten Mundial a Mundial y Eurocopa tras Eurocopa, desde el gol de Maradona a la eliminación en la pasada Copa del Mundo, tras una fase inicial complicada y una paliza a manos de Alemania (4-1) en la que Jorge Larrionda tuvo aquel flagrante error que detuvo la remontada de los británicos. Cada eliminación y derrota se cuentan en tono de broma, quizá conscientes de que en ciertos casos, lo único que queda es la ironía.

Sin embargo, Inglaterra es el lugar de la Liga de más nivel del mundo y, a pesar de ese aura de perdedores casi eterna que su selección mantiene, la selección conserva su chapa de equipo con aspiraciones año a año porque todos sus jugadores compiten allí, a pesar de que no todos destaquen.

En Uruguay, estos futbolistas no son unos desconocidos.  Más allá de los más visibles pilares del equipo como Wayne Rooney y Steven Gerrard, el capitán de Liverpool que cada vez apuntala más a Luis Suárez, la selección de los Tres Leones que dirige Roy Hodgson (una especie de Maestro Tabárez por perfil y por los años que también supo vivir en Italia, donde dirigió a Inter) tiene varios jugadores contundentes con gran técnica y buena velocidad, todas aptitudes bien trabajadas en esas espectaculares canchas que vemos semana a semana por TV. Inglaterra arranca con un arquero bien trabajado en Joe Hart y crece en figuras de la mitad de cancha hacia adelante.

Por ahí andan Michael Carrick, Tom Cleverley y Jack Wilshere, el crack de Arsenal, puntero de la Premier, y los velocísimos Welbeck, Defoe y Bent junto a Daniel Sturridge, el socio de Suárez en Liverpool, goleador que ya supo hacerle goles a Uruguay en los Juegos Olímpicos. También estarán los líderes de Chelsea, Ashley Cole y Frank Lampard, que también aportan veteranía en un equipo que, como toda escuadra de procedencia inglesa, domina el remate de media distancia. De tres cuartos de cancha en adelante el equipo acelera como una locomotora y sus laterales también llegan. Eso sí, nunca ganan campeonatos.

Y precisamente, quizá lo que más puede complicar de esta Inglaterra sea que a cada Copa del Mundo sus jugadores, la prensa y los hinchas parecen sentir menos y menos presión por dar la talla como equipo de clase A que sin dudas continúan siendo.


Populares de la sección

Comentarios