Inestabilidad, la palabra que marca a Peñarol

Por presiones de los hinchas, malos resultados, o decisiones de la directiva, bajo la era Damiani desfilaron 15 entrenadores e innumerables jugadores

Hace unos días Juan Pedro Damiani comparó a Peñarol con un transatlántico. El presidente aurinegro trasladó la interrogante sobre si la gente tenía la idea de lo que era conducir un barco de esa magnitud. Está claro que solo el que lo vive desde adentro tiene la real dimensión de lo que puede significar.

Lo cierto es que la inestabilidad gana la pulseada en Peñarol. Ya sea por presiones y bronca de los hinchas. Por malos resultados. O los golpes de timón de la directiva, los técnicos que llegan al club conviven con la soga al cuello. No en vano, cada vez que llega un DT se habla si tiene espalda ancha para tolerar las presiones.

Juan Pedro Damiani es presidente del club desde el 30 de noviembre de 2008, y bajo su mandato apenas un profesional pudo completar su ciclo, es decir terminar una temporada en el cargo.

Si se toma en cuenta como punto de partida la temporada 2008/2009 la estadística dice que desfilaron por la institución: Mario Saralegui, Julio Ribas, Víctor Púa, Gregorio Pérez (dos pasajes), Manuel Keosseian, Edison Machín (interino dos partidos), Diego Aguirre, Jorge Goncálvez (interino un encuentro), Jorge Da Silva (único que terminó una temporada), Diego Alonso, Jorge Goncálvez, Jorge Fossati, Paolo Montero, un ídolo como Pablo Bengoechea y ahora Jorge Da Silva.

¿Qué pasa? ¿Cómo se explica? Son preguntas que pueden tener innumerables respuestas.

Desde una política deportiva equivocada, donde se contrató más de la cuenta y se brindaron pocas posibilidades a los jóvenes. La pérdida de jugadores referentes que transmitan lo que es el club. El legado fue de Walter Olivera a Nelson Gutiérrez y de ahí en adelante Bengoechea, Pacheco, Darío Rodríguez y Paolo Montero hasta que se cortó la cadena.

Entrenadores que armaron un plantel a su gusto y no terminaron la temporada, entonces el que viene atrás se encuentra con algo que no es de su agrado futbolístico.

Y los golpes de timón de un club politizado y con una directiva dividida a la cual el propio presidente le sugirió unión.

Cada uno tendrá la suya y en el fútbol no hay una sola verdad.

Pero como decía el contador José Pedro Damiani, "la única verdad es la realidad". Y la inestabilidad de Peñarol está reflejada en sus números.

Los números de la realidad

2007/2008

gregorio.jpg
Gregorio Pérez<br>
Gregorio Pérez

Gregorio Pérez había perdido la final con Danubio por penales. Fue confirmado en su cargo y lo echaron por teléfono. Atrás vino Gustavo Matosas. Terminó undécimo en el Apertura y duró hasta la cuarta fecha del Clausura donde fue sustituido por Mario Saralegui que llevó al equipo a las finales.

2008/2009

Mario Saralegui
Mario Saralegui en el Parque Central
Mario Saralegui en el Parque Central

Mario Saralegui se ganó la continuidad pero su tarea concluyó una fecha antes del final del Apertura. Julio Ribas asumió para dirigir la última fecha donde perdieron 2-1 con Danubio. Terminó su campaña quinto en la tabla. Se le renovó para la temporada siguiente debido a que no había armado el plantel.

2009/2010

ribas.jpg
Julio Ribas<br>
Julio Ribas

Julio Ribas armó el plantel pero su tarea duró tres fechas. Era resistido y Damiani puso a Víctor Púa, que llevaba adelante un trabajo en juveniles. Terminó cuarto y volvió a las formativas. Diego Aguirre sacó las castañas del fuego al ganar el Clausura y el Uruguayo. Fue el único que cambio que dio resultados.

2010/2011

Manolo.jpg
Manuel Keosseian<br>
Manuel Keosseian

Para sorpresa de muchos Damiani apostó a Manuel Keosseian. El sueño duró 13 fechas. Estaba quinto en la tabla cuando lo destituyeron. Edison Machín fue interino dos partidos. Se volvió a recurrir a Diego Aguirre que terminó tercero en el Clausura pero fue vicecampeón de la Libertadores.

2011/2012

aguirre.jpg
Diego Aguirre<br>
Diego Aguirre

El equipo era un ballet y líder, pero una oferta de Medio Oriente tentó a Aguirre y se fue. Volvió Gregorio. Perdió el Apertura en el tramo final. Se quedó pero al no clasificar a la Libertadores lo sacaron jugada una fecha del Clausura. Goncalvez interino y desembarcó Da Silva. Peleó la Anual pero no alcanzó.

2012/2013

Jorge Da Silva

Única temporada donde un DT que inició terminó la temporada. Jorge Da Silva armó un plantel a su antojo y, pese a los innumerables cuestionamientos, entre ellos la contratación del golero Enrique Bologna, terminó coronando como campeón de la temporada. Vencido su contrato se fue.

2013/2014

alonso.jpg
Diego Alonso<br>
Diego Alonso

Diego Alonso asumió uno de los retos más importantes de su corta carrera como entrenador. No le encontró nunca la vuelta al equipo y su tarea duró seis fechas. Llegó Jorge Goncálvez que era el entrenador del equipo de Tercera división. No logró cristalizar y fue cesado antes de empezar el Clausura.

2014/2015

fossati.jpg
Jorge Fossati<br>
Jorge Fossati

Jorge Fossati estuvo hasta la fecha 12 del Clausura. Atrás vino un interinato de Paolo Montero que era el conductor de la Tercera división. Para el inicio del Clausura llegó Bengoechea. Perdió por poco el torneo.

2015/2016

Bengoechea

Pablo Bengoechea inició la temporada 15/16 ganando el Apertura. Sin embargo, el presidente Damiani dio un golpe de timón y lo echaron luego del clásico de verano. Arribó Jorge Da Silva para el Clausura y terminó de conquistar una temporada plagada de contratiempos que terminó hasta con la salida de Diego Forlán.

Especial 2016

Jorge Da Silva
Jorge Da Silva
Jorge Da Silva

La directiva aceptó el desafío de renovar el plantel. Se apostó a jugadores jóvenes y de renombre en el mercado local. Para muchos, Peñarol conformó el mejor plantel del medio. Pero el equipo jamás encontró un rendimiento acorde a las individualidades incorporadas. Da Silva fue respaldado por el presidente primero, por el plantel después, pero los resultados no lo bancaron y se alejó. Ahora se viene un interinato de Fernando Curutchet.


Populares de la sección

Acerca del autor