Indignación de tenistas en Roland Garros por ser obligados a jugar bajo lluvia

"Es una estafa", dijo el español David Ferrer luego que lo obligaran a jugar bajo lluvia para no atrasar el calendario

Obligados a jugar bajo la lluvia en la víspera, los tenistas explotaron este miércoles contra la organización, a la que acusan de anteponer los criterios económicos a los intereses y la salud de los jugadores.

"Una estafa", dijo el español David Ferrer. "Los jugadores son los que menos han importado a la organización. Cobra su dinero, habrá a quién le parezca bien o no, a mí me parece una estafa", explicó tras caer con el checo Tomas Berdych después de un partido que empezó el martes, cuando sólo se pudieron disputar tres juegos por la lluvia (2-1) para el español.

"Las condiciones no eran idóneas, la pista sobre todo, por suerte nadie se lesionó. Me parece increíble que en un torneo histórico no tenga un par de pistas cubiertas, con lo que llueve en París. Me parece ridículo. Es increíble que nunca se haya evolucionado. No encuentro el adjetivo, ¿raro?", añadió.

Su compatriota Marcel Granollers, que cayó ante el austriaco Dominic Thiem, tampoco estaba contento.

"Han sido días complicados. Ayer en el primer set nos mandan jugar sí o sí y lo hacemos bajo la lluvia. Al final me fui del club a las 9 de la noche, desde las 8 de la mañana, muchas horas", explicó.

El mismo tono mostró el belga David Goffin, que ganó este miércoles al letón Ernests Gulbis.

"Ayer estaba seguro que no íbamos a jugar, pero querían que al menos lo intentáramos. Sólo esperaba que se anulara. Afrontar un partido cuando llueve es difícil, teníamos problemas para desplazarnos. Teníamos barro en las zapatillas, nos han forzado a jugar, no teníamos mucha elección", señaló el cuartofinalista.

El español Roberto Bautista, eliminado en la pista central por el número 1 mundial Novak Djokovic, comparte esta opinión.

"Las condiciones no eran buenas para jugar al tenis, pero puedo comprender la posición de la organización. Nos han empujado a jugar durante dos horas", dijo.

Hasta 1 hora y 59 minutos de juego el importe de las entradas se devolvía al 50%. El encuentro Djokovic-Bautista se aplazó tras 2 horas y 1 minuto.

- Djokovic, muy crítico -
Djokovic, por su parte, también deslizó críticas por la situación vivida: "Las condiciones eran límites durante toda la jornada de ayer. Hemos jugado más de dos sets bajo la lluvia, sólo hubo cinco o diez minutos sin lluvia".

"Puede que los árbitros y los responsables de las canchas no lo comprendan porque ellos no juegan, pero nosotros sabemos que es peligroso", explicó antes de reclamar un techo para la pista central.

"Puede resultar gracioso, pero es al mismo tiempo inaceptable ver a un árbitro con sus elegantes zapatos pasar por la línea para verificar si desliza o no, cuando siempre va a deslizar con ese tipo de zapatos. Al menos tendrían que llevar calzado de tenis", señaló.

Djokovic recordó que cuando le ha tocado jugar en terrenos que no eran lo suficientemente buenos ha sufrido "torceduras de tobillo".

"La prioridad debería ser la salud de los jugadores", añadió.

El martes las que levantaron la voz fueron la polaca Agnieszka Radwanska (N.2) y la rumana Simona Halep (N.6), que mandaban con comodidad el domingo, 6-2 y 3-0 la primera, 5-3 la segunda, y fueron remontadas tras la reanudación.

"Estoy sorprendida y enfadada por haber tenido que jugar bajo la lluvia. Esto no es un torneo de 10.000 dólares, es un Grand Slam ¿Cómo nos pueden hacer jugar bajo la lluvia? No quiero jugar en estas condiciones", explicó en rueda de prensa Radwanska, que encajó 10 juegos consecutivos bajo la lluvia.

"No estoy contenta, la pista no estaba bien, las bolas llegaban cargadas de agua. Es muy difícil jugar en estas condiciones. He tenido dolores en la espalda y en el tendón de aquiles, no me sentía segura en la pista", añadió Halep.

2 millones de pérdidas
La anulación de todos los partidos de este lunes en Roland Garros supone para el torneo dejar de ganar "unos dos millones de euros", señaló en rueda de prensa su director Guy Forget.

"Alrededor de unos dos millones de euros. Pero es algo secundario hoy, porque tendremos beneficios suficientes para compensarlo más tarde", explicó el antiguo jugador y capitán francés de Copa Davis.

"Hoy la necesidad es tener un techo, las cosas cambian en Francia, hay que darse cuenta de que realmente hace falta", añadió.

Los otros tres torneos del Grand Slam cuentan con techo. Wimbledon lo estrenó en 2009, el Abierto de Australia lo inauguró hace tres años y el US Open lo tendrá listo para su próxima edición (29 agosto-11 septiembre).

En París las obras de mejora de Roland Garros no estarán finalizadas al menos hasta 2020, debido a los recursos presentados por los vecinos en defensa del patrimonio que bloquean la extensión de las instalaciones de la Puerta de Auteuil.

Estos últimos son contrarios a la construcción de una cancha semienterrada en el jardín de Auteuil, un sitio natural e histórico doblemente protegido.

Por el momento el proceso está suspendido hasta que la justicia tome una decisión en diciembre.

"Ya está bien de las pequeñas denuncias. Tenemos necesidad de avanzar, la gente que viene lo hace para ver partidos y no para hacer política. Hoy han tenido que irse sin ver nada, es muy frustrante. Imaginen que mañana pasa lo mismo, no podemos continuar así", explicó.

¿Por qué no dar prioridad a la construcción del techo?, le preguntaron.

"Se trata de la última pieza del puzle, tenemos que tirar una serie de cosas y cambiar la estructura de la central. Nos hacen falta espacios más grandes, más confortables. Hoy cuando llueve parece que todo va a explotar en todos los sectores", añadió.

Los problemas de la suspensión
Las entradas de las jornadas suspendidas por lluvia no son válidas para los días siguientes. Los espectadores tendrán la posibilidad de recuperar su dinero porque ninguno de los partidos llegó a comenzar.

Eso sí, hará falta todo un proceso: Enviar a la Federación Francesa de Tenis por correo, antes del 18 de julio, la entrada, una fotocopia del carnet de identidad, el recibo de haber accedido al recinto y un justificativo bancario (o postal).

En la anterior ocasión en la que se aplazó una jornada completa, hace 16 años, cinco canchas dedicadas a los entrenamientos fueron utilizadas junto a las 16 pistas de competición.